¡¡Felices 60 años Don Fernando Valenzuela!!

Mérida.- Desde nuestra redacción enviamos una sincera y cálida felicitación al deportista mexicano más famoso de la historia, Fernando Valenzuela Anguamea, quien este 1 de noviembre cumple 60 años de haber llegado al mundo.

Un mundo que él, con su saga histórica, de película, lo recuerda desde aquella aún recordada temporada de 1981.

Con su brazo zurdo irrumpió en ella para ganarse un sitio en la rotación de los Dodgers de Los Ángeles y un espacio perpetuo en el corazón de su país.

Hombre de personalidad raramente magnética (aún no entendemos porqué, pues era un tipo taciturno, callado y con apariencia ermitaña y hasta hosca), Valenzuela conquistó un sitial del que no cayó.

EL PRIMERO Y EL ÚNICO HASTA AHORA

Su talento, decisión, determinación y la bendición de Dios, al que siempre veía cuando realizaba su windup hacia home, lo llevaron al Cy Young y al premio de Novato del Año en su primer año completo en el Gran Circo.

Su racha inicial de ocho triunfos, cinco de ellos por blanqueada, llevaron al béisbol a ser el deporte preponderante de México, como lo había sido hasta hace unos 10 o 15 años antes, previo a que la TV privada tuviera intereses en el fútbol.

Fue Valenzuela el último que pudo romper el dominio exclusivo, artificial, impuesto, del fútbol en las pantallas de televisión mexicanas.

El magnetismo de su personalidad, mexicana, algo despreocupada, moreno, gordito, pero triunfador en la casa del poderoso gringo, y en una ciudad repleta de sus paisanos e hispanoparlantes, no le dejó de otra a los fulanos que controlaban la tv.

Entendieron que el gordo de 20 años había logrado, sin proponérselo, ser el mexicano que todos querían ser.

Todos, ricos, pobres, independientemente de sus diferencias físicas o sociales, se identificaron con él.

NI LA HUELGA PUDO CON ÉL

Ese 1981, ni la huelga en la pelota estadounidense se interpuso al curso estelar del menor de los 12 hijos de don Avelino y doña Hermenegilda.

Así, Fernando llevó a su equipo a la Serie Mundial tras un triunfo en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional con un jonrón decisivo de Rick Monday sobre el expo Ray Burris.

Tras perder los dos primeros juegos en Nueva York en la serie de ensueño contra los Yanquis, a los que enfrentaban por tercera vez en el Clásico de Otoño en menos de cinco años, Fernando cambió el rumbo de las cosas.

Fajándose los pantalones, “El Gordo” Valenzuela condujo a su equipo, lanzando un juego completo en Los Angeles, a darle un giro a la serie.

Ganó ese partido, primero de otros tres consecutivos que los ex de Brooklyn se llevarían para ser los campeones de ese año.

DEL DODGER STADIUM A LA CASA BLANCA…Y LA FERNANDOMANÍA

Lo demás, su boda de ensueño en Mérida ese mismo 1981, su reunión con los entonces presidentes José López Portillo y Ronald Reagan en la Casa Blanca y todo lo que vino después es algo que permanece en la historia.

Y también en la memoria y el corazón de los que tuvimos la oportunidad de verlo lanzar con los Leones de Yucatán, con los Dodgers y de vivir y ahora recordar la primera manía deportiva en la historia de este país: la de Fernando.

Felices 60 Don Fernando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario!
Porfavor ingrese su nombre