El cancunense Carlos Vela consuma la última cruzazuleada de 2020

Orlando.- El Cruz Azul prosiguió aquí su estela derrotista y volvió a perder y ser eliminado de un torneo, ahora en la Concachampions por Los Angeles F.C.

La Máquina no venía bien en lo anímico después de su megapapelón en el Torneo de Liga de la Primera  División del Fútbol Mexicano.

Y esta noche bastó con que el conjunto de la Major League Soccer le alcanzará en el marcador durante la primera mitad, para derrumbarse por completo.

FUERON LOS PRIMEROS EN IRSE ARRIBA, PERO…

Los cementeros se adelantaron rápido en el partido, apenas a los 14 minutos con una pena máxima ejecutada por Yoshimar Yotún.

Empero, la historia no tuvo un final feliz para el equipo mexicano, que se vio superado en todas las líneas del campo.

A pesar de estar abajo en el partido, el conjunto angelino se apoderó del partido explotando la velocidad y profundidad de sus jugadores.

Y, además, aprovechar la calidad y desequilibrio de Carlos Vela, cuya aportación fue decisiva

El cancunense movió los hilos de Los Angeles F.C., y cada vez que la pelota pasó por sus pies, la sensación de peligro iba en aumento.

Ello generó incertidumbre en la zaga cruzazulina que ya, a partir de entonces, operó con incertidumbre.

Después de varias llegadas, la escuadra de Bob Bradley empató el partido a través de una pena máxima inexistente sobre Carlos Vela.

Fue el mismo cancunense Vela, quien se encargó de ser quien firmara y reflejara esa pena máxima en el marcador.

El gol sacó de balance a los cementeros y terminó por confirmar que el ambiente no es el mejor.

Ello fue bien encaminado por el once estadounidense que jugó a un ritmo superior, y a final de cuentas, mejor.

Después de un dominio claro sobre Cruz Azul, Opoku puso el último clavo en el ataúd de La Máquina al minuto 70′.

Un de rechazo cruzado sobre la portería de Sebastián Jurado terminó de hacer la diferencia.

Cruz Azul se despidió así de 2020 con una nueva eliminación y con más dudas que nunca, pues lo que comenzó como un año prometedor culminó como una pesadilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario!
Porfavor ingrese su nombre