Berchelt gana, pero no impresiona en su debut en ligero

Ciudad de México.- El campeón súperpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB),  Miguel “Alacrán” Berchelt salió avante en su estreno en peso ligero en una noche que en el papel lucía fácil y que si bien no resultó peligrosa, requirió echase, al final, todo su esfuerzo para acabar con un valiente y digno sinaloense Eleazar “Tronco” Valenzuela, que le soportó su arsenal, antes de perder por nócaut técnico en seis episodios.

En la pelea estelar de la velada promovida por Zánfer en los estudios de TV Azteca, Berchelt ganó con más problemas de los esperados en su debut en peso ligero y en la Ciudad de México, donde evidenció falta de “gas” y del mismo poder que ha demostrado en la división súperpluma.

GANÓ TODOS, PERO…

No hubo round que el  cancunense no ganara, pero si bien fue el que tuvo el mando de las acciones en el 90 por ciento de lo que duró el pleito, que finalmente no fue una “noche de campo”, como supusimos, sí debió esforzarse para marcar una diferencia ante un rival muy modesto.

Al término del combate, el de Quintana Roo, radicado en Hermosillo, aceptó que el pleito no fue fácil y en un gran, deportivo gesto, fue a la esquina de su rival, para reconocerlo y levantarle el brazo.

También señaló que la altura de esta capital no le favoreció y aunque dijo que se sintió fuerte en los ligeros, sus impactos repetidos sobre la humanidad de Valenzuela no parecieron pesar tanto, como suele sucederle en peso súperpluma.

De hecho, Berchelt, si bien jamás había combatido en la Ciudad de México, sí ya había peleado en una altura un poco mayor en la población mexiquense de Los Reyes, La Paz, donde derrotó por nócaut y expulsó del ring en camilla al duro (que él lo hizo fácil) tailandés, Chonlatarn Pirinapinyo en 2016.

Parecería ser que el cambio de peso al ligero (donde aspira a enfrentarse a Vasily Lomachenko) habría influido más en su falta de potencia, que la altura, pero de momento, son solo especulaciones; habrá que verlo de nuevo en ese peso para tener una mejor perspectiva.

En lo boxístico, el campeón, que en esta pelea no arriesgó la corona, tuvo siempre la ventaja e incluso en el primer round sorprendió al sinaloense para mandarlo a la lona al final de ese episodio.

Luego, comenzó a buscarlo y luciendo bien técnicamente, con idea y manteniendo una distancia adecuada desde la que lanzó golpes de muy buena manufactura, castigó a su rival repetidamente con golpes que le sacudieron la cabeza, pero sin causarle un daño mayor.

Berchelt buscó el cuerpo y golpeó repetidamente a su rival, pero sin lograr que se rindiera y sí causando que aya por él y lo conecte más de una vez aunque sin lograr lastimarlo.

Ya para el cuarto episodio, comenzó a abrir la boca y por momentos pareció desesperado por acabar  a su rival, sin poderlo lograr, pues aquél soportaba todo lo que el campeón súperpluma le tiraba.

Para el sexto, las cosas siguieron en ese mismo ritmo hasta que el peninsular sorprendió al sinaloense con una serie de combinaciones que ahora sí lo pusieron mal y sobre todo lo dejaron inerme para que el réferi entrase a detener las acciones al 1:13.

Valenzuela, quizás no estaba acabado, pero si se lo permitían, Berchelt sí lo iba a lastimar.

Para Berchelt fue su pelea 39, con 38 triunfos, 34 kos y una sola derrota, mientras que Valenzuela se quedó con 21 éxitos, 16 antes del límite, con 14 derrotas.

Lo que sigue paar el monarca es enfrentar al nada fácil sonorense Óscar Valdez, en una pelea en la que si el coronavirus no dice otra cosa, sucedería a finales de este año…y luego, quizás siga su carrera en ligero. Ya veremos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario!
Porfavor ingrese su nombre