El destacado directivo se despide de los Diablos Rojos del México a quienes convirtió en el mejor equipo, no del béisbol, sino del deporte profesional nacional