Las Vegas.- El brasileño Yamaguchi Falcaco estableció esta noche su ritmo vertiginoso y su sucio, falto de ética estilo de pelea, para imponer su ley a la del réferi Jay Nady y vencer al mexicano Elías Espadas en uno de los combates de la velada presentada aqu esta noche ´por Golden Boy Promotions, Queensberry Promotions y Don King Promotions en el Hard Rock Hotel de esta ciudad.

Falcao, al término de los 10 asaltos pactados de esta pelea en peso medio se llevó el resultado por decisión unánime con votaciones de 95-93, 96-92 y 96-92, puntuaciones estas últimas, con las que coincidimos.

PERDIÓ, PERO NO DESLUCIÓ Y LUCIÓ COMPETITIVO

Elías, pese a todo no deslució, si bien perdió legítimamente, fue competitivo y pudo haber tenido, de haber llegado al pleito con mejor condición física que la de esta noche, una velada mucho más positiva.

El yucateco flaqueó a partir de la segunda parte de la contienda y sobre todo en los tres últimos asaltos en los que se mostró “macho”, pero ya sin fuerza para doblegar a quien a base de todo tipo de artes, las prohibidas, la no tanto y las que no, lo socavó física y anímicamente.

“COLMILLO” HIZO FALTA

Hay que decirlo también, al chamaco de la colonia Cortés Sarmiento en Mérida,le faltó un poco de “colmillo” y aún más a su esquina, pues en los tres últimos asaltos, sintiendo que llevaban no una kilométrica, pero si suficiente desventaja, debieron pelearle al sudamericano de la misma manera que él lo había hecho, pues nada tenían que perder.

Uno o dos golpes en “los blanquillos” o en la parte posterior de la cabeza le habrían bajado los humos, la peligrosidad al brasileño, además de dejarlo más vulnerable a un eventual “lucky punch” del yucateco, quien al menos en dos ocasiones lo puso con piernas de chicle.

Fue, la de esta noche, una reyerta que por momentos cobró facetas de lucha libre por la permisividad exagerada y permanente del réferi, quien a lo largo de los 30 minutos de acción avaló no menos de 20 golpes en la espalda y nuca del brasileño sobre el mexicano.

Pese a ello, jamás le quitó un punto, y cuando si lo hizo, fue por un cabezazo consecutivo a uno que ya le había abierto una herida al mexicano en el cuarto round.

BASURA DESDE EL INICIO

Todo inició en el mismísimo primer asalto, cuando Falcao, con su estilo poco ortodoxo, pero efectivo y desde su guardia zurda, comenzó a ganar frecuencia en el golpeo y apenas en los primeros escarceos soltó un fuerte golpe que se estrelló en la parte inferior de la espalda del norteamericano que de inmediato se quejó, pese a lo cual siguió en la acción.

Otros dos golpes similares hicieron ver a Espadas (17-4-0 12 kos) que el rumbo de la pelea iba a ser así, entre espinas, sin posibilidad de que quien tendría que hacer cumplir la ley, lo hiciera. Nady solo reconvino al ex luchador de artes marciales mixtas y parecía advertirle, pero no hizo nada más.

Espadas, en consecuencia, soltó un golpe bajo al amazónico, quien se quejó del impacto, por lo que Nady amonestó de manera intensa a Espadas que ya en el segundo, luego de esa pausa, fue sorprendido por un recto del brasileño al reanudarse la pelea y debió poner una rodilla en el ring, para una caída legítima.

El mexicano no duró ni dos segundos con la rodilla en el tapiz y tras recibir el conteo de rigor se enfrascó en un intercambio de golpes del que el brasileño salió mejor librado, aunque él, al final, lo estremeció sin mayores consecuencias.

QUERÍA QUE LO MATEN PARA QUITARLE UN PUNTO

El tercero marcó el inicio de un buen momento para Espadas, quien se llevó ese episodio y el cuarto asalto, por partida doble, al ganarlo, y llevarse otro punto de una manera nada grata luego de que Yamaguchi Falcao lo goleo dos veces con la cabeza, la primera aparentemente de manera circunstancial como consecuencia de las guardias opuestas, que le causó una herida al mexicano y una más, a todas luces, con mala fé, que, por fin llevó a Nady a quitarle un punto.

Elías, furioso, perdiendo el control, fue con todo por el brasileño al que conectó en dos ocasiones y que lo amarró, para luego correr, evitándolo, y sorprenderlo con combinaciones con las que el round llegó a su final.

Ya con signos de cansancio, el de Mérida, Yucatán, trató de volver a la cordura y meterse en la pelea, cuyo ritmo seguía siendo marcado por los golpes a la espalda y nuca de Falcao y empujones con los que mandaba a Espadas al tapiz.

El sexto volvió a ser de Falcao, quien conectó a Espadas que, valiente, siguió yendo por él y recibiendo golpes, pero también conectando, como sucedió con mayor frecuencia en el séptimo episodio en el que el norteamericano regresó por sus fueros y se vio bien ganando el golpeo e imponiendo su bravura sobre las malas artes del brasileño.

ESPADAS SE LA RIFÓ EN LOS TRES ÚLTIMOS ROUNDS

Ya en los tres últimos asaltos, el rumbo del pleito se vio definido por el cansancio de Espadas, o quizás su desánimo por no poderse quitar de encima las malas artes de Falcao, que contaba con la indiferencia de Nady, quien le llamó en muchas ocasiones la atención, mas no le quitó punto alguno.

En el décimo episodio, Espadas se vio ya sin fuerzas, exánime, aguantó a pie firme los mejores golpes del braasileño, quien tras hacer una serie de payasadas, parodiando a Mohamed Alí o haciendo el wind up de un pítcher, trató, mas no pudo liquidar al mexicano.

Al término de la pelea, el veredicto  fue mal recibido por los aficionados, pues muchos lo reprocharon con una lluvia de silbidos que cobró intensidad, cuando Falcao se quiso despedir. Espadas se bajó con una ovación discreta.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here