Las Vegas.- El campeón mundial completo del CMB, Dentaay Wilder y su desafiante cubano, el barretero Luis “King Kong” Ortiz hicieron esta tarde sus triunfales arribos al hotel MGM de esta ciudad, donde iniciaron oficialmente, las actividades para la semana de su pelea en la que el isleño buscará desquitarse del revés impuesto por el de Alabama en su primer choque.
Todo estamos aquí para ver que es lo que va a suceder la noche del sábado, dijo el campeón oriundo de Alabama.
Aunque pusé nócaut a Ortiz la primera vez, fue una gran pelea que me retó mucho ya partir de entonces entiendo porqué ninguno de los otos pesos pesados quiere pelear con el cubano, reconoció Wilder.
“Ortiz es muy peligroso y lo bedije con una segunda oportunidad”, continuó Wilder.
“Los fans siempre obtienen el valor de su dinero cuando subo al escenario (ring), porque la gente sabe lo que puedo hacerle a otro tipo que comparte conmigo ese lugar; no puedo esperar para la noche del sábado”, agregó.
A su vez, el durísimo retador cubano, señaló:
“Deontay Wilder es un boxeador que responde a los golpes como yo; respecto a esta pelea, creo que soy el mejor y es por ello que obtuve esta revancha.
Estoy enfocado en este pleito y solo en este pleito y en hacer todo lo que e necesite para que la mano que sea levantada la noche del sábado sea la mía, añadió el cubano para quien sin embargo, el título del CMB no es su máximo objetivo
“Mi vida cambió ttremendamente al salir de Cuba para venir aquí pies me ha permitido aspirar a mi sueño que es el título que voy a ganar el sábado y en hallar en este país la cura para la enfermedad de mi hija, confió algo nostálgico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here