(Vídeo) Olía a pleito interno en los Leones, pero nada que ver

Ronnier Mustelier abandona molesto el diamante del Kukulcán tras serle impedido jugar contra los Tigres

Mérida.- El jugador cubano de los Leones de Yucatán, Ronnier Mustelier, pasó un trago amargo esta tarde antes del inicio de la doble jornada contra los Tigres de Quintana Roo luego de ser enviado al dugout tras ser anunciado por el sonido local como el jardinero izquierdo de los melenudos en esta última jornada de la campaña regular 2017 de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB).

Inicialmente, hubo un desconcierto en el parque Kukulcán, luego de que Mustelier fue sustituido por Iván Araujo, pues al salir incluso arrojó de mala gana algunas cosas y evidenció clara molestia, lo que llevó a la gente a pensar que hubo un error en la conformación del line-up, pero no fue así.

Lo que sucedió en realidad fue que el cubano, quien busca jugar como mexicano, fue impugnado por los Tigres de Quintana Roo, que les advirtieron a los umpires que no se encontraba activado.

Finalmente, Araujo ocupó su lugar ante el desconcierto de más de un aficionado que incluso pensó que había un desacuerdo entre el antillano y su mánager, percepción que se vio alimentada por una serie de señalamientos intensos hechos con las manos por el Director Operativo, Juan Carlos Canizales, lo que dio la impresión de que discutía con alguien del dugout, presumiblemente con el mánager, Juan Francisco “Chico” Rodríguez, cosa que no ocurrió.

Canizales, desde su asiento en el backstop y a unos metros del dugout hizo aspavientos en los que seguramente se refería al tema, mas no discutía con nadie.

27 años atrás, también en una última jornada, un suceso con tintes similares se dio cuando los Leones se negaron a salir del dugout luego de que se negaron a reconocer un jonrón del tigre Eric Mangham, quien discutía con el león Nick Castañeda la corona de bateo de la LMB.

El batazo, muy “perech” (ajustado) causó  controversia y, también, que los Leones perdieran el partido tras permanecer en el dugout por órdenes de su entonces mánager Roberto Castellón Yuén, aunque luego se supo que la orden vino de “más arriba”.

Finalmente, ese asunto, nunca resuelto, estuvo a punto de costarle la cabeza a un directivo de los Leones, de quien se sospechaba fue el instigador, pero a quien al no poderle comprobar nada, dejaron en paz.

 

Notas relacionadas

Escribe un comentario