Lomachen-ko a Marriaga en siete rounds

Dejan sentado en su banquillo al bravísimo y estoico colombiano

Los Ángeles.- El campeón mundial súperpluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), el ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko, expuso y retuvo esta noche aquí por tercera ocasión su cetro ante el valiente colombiano Miguel Marriaga, a quien venció por nócaut técnico al final del séptimo round, en el pleito principal de una cartelera promovida por Top Rank en el Teatro Microsoft de esta ciudad.

El dominio de Lomachenko fue categórico. De inicio a fin, fue superior a Marriaga, en una pelea de una sola cara y en la que el sudamericano no pudo aprovechar la tercera oportunidad que tuvo por una corona del orbe, la cual resultó ser ante el más experimentado y capaz boxeador que existe en la división.

El ucraniano fue siempre más veloz, lanzó mayor cantidad de golpes, atinando la mayoría y con excepción de un choque de cabezas que le provocó un corte en el párpado izquierdo, nunca se vio en problemas.

Fue amo y señor de las acciones e impresionó por su capacidad para imponer el ritmo de la pelea y hacerla a su manera.

Fue tanto el golpeo el golpeado lanzado por Lomachenko a la humanidad de Marriaga, que cayó por segunda vez en la pelea, en esta segunda por una combinación de golpe-empujón, que la esquina del colombiano decidió abandonar a una vez que sonó la campana final del séptimo round.

Su mánager, el experimentadísimo mexicano, Ricardo Maldonado Mendoza, con todo el colmillo del mundo, entendió que su boxeador no tenía oportunidad alguno y que, en cambio sí se exponía a consecuencias mayores si seguía peeleando y optó por anunciar el abandono.

El primer round, fue de mucho estudio. El llamado “Hi-Tech” sin embargo llevó la ofensiva y sin demostrar mucho, salió adelante en este asalto.

En el segundo, Lomachenko se mantuvo llevando la iniciativa, conectando los mejores golpes. Al final del round, se dio una buena derecha de Marriaga al rostro del ucraniano, pero no pasó a más

En el tercero, una izquierda al rostro de Lomachenko mandó a la lona a un mal parado Marriaga. Lomachenko se quedó en una de las esquinas e invitó al colombiano a que lo golpee, para dar un poco más de show, pero el colombiano se mostró muy precavido.

En el cuarto, apareció un corte en el párpado izquierdo de Lomachenko, lo que lo obliga a acelerar un poco más su ofensiva. En el quinto, el dominio del ucraniano se mantiene y se nota que Marriaga no cuenta con las herramientas suficientes para pensar en una sorpresa.

En el sexto, siguió el dominio de Lomachenko, quien llegó a tener al borde del nocaut a Marriaga al final del round.

Un terrible gancho de izquierda a un costado, puso en malas condiciones a Marriaga en el séptimo round. Lomachenko se lanzó con todo en busca del nocaut sobre el colombiano. Mantuvo un ritmo de ataque increíble, provocando una segunda caída al colombiano, con un gancho de izquierda que lo encontró mal parado.

Ante la clara superioridad de Lomachenko, y el olor al nócaut rondando el Teatro Microsoft de Los Ángeles, la esquina de Marriaga decidió abandonar una vez que sonó la campana, porque no había más qué hacer.

Con esta victoria, Lomachenko mejoró su record a 9-1, con siete nócauts, defendiendo de paso su título superpluma de la OMB. Marriaga cayó a 25-3, con 21 nocauts.

El mismo presidente de la OMB, el puertorriqueño Francisco “Paco” Valcárcel, colocó el cinturón de campeón mundial a Lomachenko, quien declaró estar listo para enfrentar a los mejores peleadores de su división y hasta unificar con los campeones disponibles, entre ellos el ascendente y cada vez más sorprendente mexicano, Miguel Berchelt (CMB).

Notas relacionadas

Escribe un comentario