Asunción.- El mundialista por Paraguay en México 1986, y emblema de esa selección, junto con el tambieen ofensivo, Julio César Romero “Romerito”, Roberto Cabañas, murió este lunes de manera inesperada y por demás sorprendente, víctima de un paro cardíaco, que lo mató a la temprana, aún, edad de 55 años.

Cabañas, símbolo de los clubes Boca Juniors y América de Cali, ganó la Copa América de 1979 con la selección guaraní y disputó el Mundial de 1986 en México, en el que anotó dos goles en la ciudad de Toluca, en el empate de su representatiivo con Bélgica 2-2 en juego de la primera ronda, del grupo B que compartáin con México e Iraq.

“Sufrió un paro cardiorrespiratorio fulminante”, reveló su hermano menor Valerio en entrevista con los periodistas.

El hermano confesó su sorpresa porque “a mi hermano ni siquiera le dolía la cabeza”.

“Hicimos rápidas gestiones y sus restos se encuentran en nuestra ciudad natal Pilar (a 300 kilómetros al sur de Asunción) en donde el martes se hará el sepelio”, agregó.

Más de un centenar de hinchas acompañaron el féretro desde el aeropuerto hasta el salón velatorio, donde fueron depositados los restos de quien integrara ese seleccionado, junto con otros estelares del fútbol guaraní como César Aavala y el portero Roberto “Gato” Fernández, célebre por haberle detenido un penalty en ese torneo al goleador mexicano del Real Madrid, Hugo Sánchez, que impidió a la selección anfitriona ganar su segundo juego de la competencia.

Al final, el resultado de ese partido, segundo para ambos equipos nacionales, disputado el sábado 7 de junion de 1986 en el estadio Azteca de la Ciudad de México, fue de 1-1, luego de que Luis Flores había puesto adelante a los norteamericanos al inicio del juego.

El otrora goleador, dirigio en ese mundial mexicano por Cayetano Ré, trabajaba en últimamente como comentarista de torneos internacionales para medios paraguayos, pero viajaba de manera constante a Cali, Colombia, y a Nueva York para atender asuntos personales.

Cabañas inició su carrera en 1979 con el club local Cerro Porteño y al año siguiente pasó al Cosmos de Nueva York. Anotó 63 goles entre 1984 y 1987 con ese club estadounidense, teniendo como compañeros a su compatriota Julio César Romero, a los brasileños Pelé y Carlos Alberto, al italiano Giorgio Chinaglia y al holandés Johan Neeskens.

Prosiguió su carrera con el América de Cali, con el que disputó tres veces seguidas la final de la Copa Libertadores entre 1985-87.

Tras su paso en Colombia, Cabañas se fue al fútbol francés con los clubes Brest y Lyon.

También se destacó con Boca, saliendo campeón del torneo Apertura argentino 1992. Anotó 20 goles en 81 partidos disputados en sus dos etapas con el club argentino.

“Era guapo, inteligente y goleador. Y tenía mucho carisma”, destacó Boca en una nota en su portal de Internet.

El presidente de Paraguay Horacio Cartes, despidió a Cabañas en Twitter: “Roberto, gracias por tantas alegrías y por enseñarnos a los paraguayos el valor de la entrega”.

América de Cali, en su cuenta de Twitter, recordó a su ex estrella señalando: “La #FamiliaEscarlata está de luto por el sensible deceso de Cabañas, Campeón con nuestra camiseta en el 85 y 86. ¡Buen viaje Mago!”

“Roberto provocaba a los rivales y hasta en eso era bueno, y los defensas contrarios lo buscaban para pegarle, pero nunca lo cogían… nosotros le decíamos que era un eléctrico porque se les escabullía a todos”, manifestó el ex portero Julio César Falcioni, integrante del América de Cali en la década de 1980, sobre su ex compañero, en declaraciones al diario El País de Cali.

Un informe de la Asociación Paraguaya de Fútbol indicó que desde 1979, cuando jugó en Cerro Porteño, hasta que se retiró a los 38 años vistiendo la casaca del Real Cartagena de Colombia, Cabañas convirtió 164 goles en 330 partidos, mientras que para el seleccionado anotó 10 entre 1983 y 1993.

Pablo Ramírez, sobrino del ex goleador, anunció que se espera la llegada de tres hijos del ex delantero: dos desde Cali y un tercero desde Nueva York.

La alcaldía municipal de la ciudad de Pilar resolvió el lunes denominar Roberto Cabañas a la calle sobre la que se encuentra la residencia de su padres, donde el ex futbolista vivió su niñez y adolescencia.

“Hasta siempre gran compañero y amigo. Con coraje para jugar defendiendo los colores de muchos equipos del mundo”, escribió el ex futbolista y actual secretario de Deporte del gobierno argentino de Mauricio Macri, Carlos Mac Allister, a través de su cuenta en Twitter.

UNA BOMBA

En tanto, el ex mediocampista Blas Giunta calificó a Cabañas como “una bomba”, “un gladiador”, en entrevista con la radio argentina Provincia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here