Mérida.- Península Deportiva le envía una sincera y cálida felicitación al gran ex púgil argentino, tres veces campeón del mundo, Lucas Santos Benigno “Falucho” Laciar, en ocasión de cumplir hoy 60 años de edad, 14 de los cuales dedicó al boxeo profesional.

Laciar, el mejor púgil argentino (a nuestro juicio) de la década de los 80´s (sucesor en ello de Carlos Monzón en los 70´s) fue, como todos los fans al boxeo en Yucatán sabe, verdugo de nuestro paisano Juan Herrera, al que destronó, primero, como campeón mundial mosca de la AMB el 1 de mayo de 1982, en lo que fue su segundo reinado.

Ya antes, el oriundo de Huinca, Renancó, provincia de Córdoba, Argentina, donde nació el 31 de enero de 1959, había sido monarca, al vencer y noquear en siete rounds en el suburbio de Johanesburgo, Soweto, a quien fuera el primer sudafricano de piel negra (en época del Apartheid) en convertirse en monarca del orbe, Peter Mathebula.

Falucho no hizo “huesos viejos” en ese primer reinado al ser destronado en su primera defensa por el zurdo panameño Luis Ibarra Castillo, quien lo venció por decisión en el propio Luna Park (la arena de boxeo más importante de Argentina y Latinoamérica), pata quitarle esa corona que habría de recuperar ante Herrera en el parque de béisbol Carta Clara de Mérida.

Luego de una revancha con Herrera en Marsala, Italia, y de abandonar el título, Laciar ganó, tras disputarlo en una ocasión, el campeonato mundial súpermosca del CMB al cortar y noquear técnicamente en París, a Gilbeto Román, con quien había empatado en una primera cita.

“Falucho”, como en su primer reinado, no tardó como monarca y perdió en su primera defensa ante el colombiano “Sugar Beibis” Rojas y aunque lo disputó una vez más a Román, ya no le alcanzó para volverlo a obtener.

Su récord total fue de 101 peleas, de las cuales ganó 79 (puso fuera de combate a 30), perdió 10, empató 11 y tuvo un no contest.

Fue un gran boxeador y hasta donde supimos, porque lo vimos dos veces más en Buenos Aires, le iba bien como vendedor de pólizas de seguros.

Se le sigue deseando lo mejor de lo mejor al amigo “Falucho”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here