México. – El legendario boxeador cubano nacionalizado mexicano Ultiminio ‘Sugar’ Ramos, quien reinara en la división de los plumas y fuera protagonista involuntario de algunos de los capítulos más polémicos del boxeo moderno, falleció este día en esta capital a la edad de 75 años.

Ramos, quien padecía de un cáncer desde hace varios años, cobró fama por ser un excelso boxeador, pero, desgraciadamente, pasó a la historia por haber matado, involuntariamente claro está, a dos de sus rivales con sus puños (incluso hay versiones de que fueron tres).

El Consejo Mundial de Boxeo (CMB) informó del deceso del gran boxeador originario de Matanzas, quien debutó como profesional el 5 de octubre de 1957, cerca de cumplir 16 años, y se retiró el 24 abril de 1972.

Los dos grandes dramas de su vida se mezclaron con los éxitos en el cuadrilátero. Su primera víctima fue José ‘el Tigre’ Blanco, en 1958 en La Habana, y cinco años más tarde al afroestadounidense Davey Moore, en Los Ángeles.

Ramos, nacido el 2 de dicembre de 1941, conquistó el título mundial de peso pluma del CMB y de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) el 21 de marzo de 1963 al derrotar a Moore en el Dodger Stadium de Los Ángeles.

La pelea fue de gran castigo para el estadounidense, alguna vez rival del yucateco Víctor Manuel Quijano, y quien con el conentimiento del réferi George Latka sufrió golpes de más en los que el “pilón” fue el impacto que Moore sufrió con la última cuerda, a la altura de la nuca al caer.

Cinco años antes, el 8 de noviembre de 1958 en La Habana, Ramos peleó con su compatriota ‘El Tigre’ Blanco, quien también perdió la vida debido a la fiereza de los golpes de “Sugar”.

Ramos es miembro del Salón Internacional de la Fama del Boxeo de Canastota, Nueva York.

En su etapa como aficionado, que comenzó siendo un niño, cumplió más de 100 combates y luego saltó al profesionalismo.

Fue un gran representante de la escuela cubana de boxeo, era dueño de un estilo espectacular, eludía de manera elegante los golpes y tenía una pegada contundente.

Su llegada a México, donde desarrolló la mejor y mayor parte de su carrera, se dio luego de que tomó la decisión de dejar Cuba por la llegada de Fidel Castro al poder, en 1959.

Fue parte de esa inolvidable camada de púgiles cubana conformada por él mismo, integrada también por José Ángel “Mantequilla” Nápoles, Emilio Duvrgel Marín “Baby Luis” y comandada por el gran periodista y promotor, Carlos “Cuco”Conde, que en otro púgil (en retiro) Alfredo Chávez, mejor conocido como Kid Rapidez, tuvo a un entrenador de lujo.

De todos ellos, el único que sobrevive es “Mantequilla”, quien desde hace años pasa momentos apremiantes en Chihuahua, derivados de sus excesos cuando fue millonario.

Tras retirarse en 1972, Ramos se quedó en México, adquirió la nacionalidad y formó parte de un grupo de música Afroantillana.

En 15 años como profesional, Ramos ganó 55 combates, 40 antes del límite. Perdió siete y alcanzó cuatro empates.

(En la imagen, algo paradójica, Ultiminio aparece con el gran ex monarca muundial gallo, Guadalupe Pintor, con quien compartió la pena de matar a un rival, que en el caso del “Grillo de Cuajimalpa” fue el galés Johny Owen. on ellos, en segundo plano, el ex monarca súperpluma, Rafael “Bazooka” Limón.

En península deportiva lamentamos mucho su deceso, fue un gran boxeador y un tipo simpático, caballeroso que, no obstante, traía dentro de sí el instinto de agresividad como más de una vez pudimos notarlo aún siendo un hombre de edad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here