Miami.- La moda de las autobiografías continúa en el deporte estadounidense y ahora el turno es para el ex boxeador, Mike Tyson, un “ídolo de barro”que cuenta con todo tipo de detalles sus engaños y frustraciones.

Tyson ha vuelto a la actualidad con otro libro autobiográfico titulado Undisputed Truth (La Verdad Indiscutida) en el que califica de”chiste” toda su vida.

En el apartado deportivo, Tyson confesó que boxeó drogado en la mayoría de sus peleas y que hizo de todo para pasar los controles antidopaje.

Como fue el utilizar un pene falso lleno de orina de otra persona para entregar las muestras, pues Tyson aseguró que subió drogado a la mayoría de sus peleas, incluida aquella frente al polaco Andrew Golota en el 2000 que dio positivo al consumo de marihuana y multado con $200.000.

La falla estuvo en que los miembros de su equipo no llegaron a darle el pene falso,el cual llevaba a todas las peleas.

Tyson también critica a varias personas en su autobiografía, pero es a Don King, su expromotor, a quien más “castiga” y admite que a veces -cuando piensa todas las cosas “horribles” que le hizo durante tantos años- siente ganas de “matarlo”.

Al excampeón del mundo y rival directo, Evaneder Holyfield, lo califica de “tramposo”, pues lo acusa de haber estado ligado todo el tiempo al consumo de esteroides.

Tyson, que ganó más de $300 millones como profesional, también explica el poco control que tenía con el dinero y cuenta la anécdota de haber perdido un maletín con $un millón de dólares, que una semana después recuperó una persona de su equipo.

A diferencia de la imagen de hombre malo que siempre ha tenido, en su libro se presenta como una persona atormentad por todo lo que le ha tocado vivir y, sobre todo, por el temor que tiene que en cualquier momento podría volver a caer en los problemas del alcohol, las drogas y las mujeres.

A pesar que últimamente las cosas le van mejor en todos los aspectos, el excampeón del mundo admite qye los peligros le acechan constantemente.

“A veces fantaseo con volarle la cabeza a alguien para ir a prisión por el resto de mi vida”, admite Tyson, que luego se explaya en todo tipo de detalles relacionados con su vida sexual y el engaño de su exesposa, Robin Givens, con el actor Brad Pitt, la cual le “suplicó” que no le pegase cuando los encontró en la cama.

Tyson también habla de cómo fueron los momentos que pasó en la cárcel por haber violado a Desiree Washington, una concursante de belleza y el “desenfreno” que tenía con las relaciones sexuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here