Mérida.- El surinamés Tyrone Spong demostró que su mano derecha se ha recuperado al noquear precisamente con ella al ecuaoriano Jeyson Minda en la pele estelar de la función de este sabado en la Arena Polifuncional en la que la empresa Armor Box debutó ccn éxito en la promoción pugilítica, por su propia cuenta.

Spong, quien busca una pelea por el campeonato mundial completo de la OMB en poder del estadounidense Andy Ruiz, volvió a la tarima luego de ocho meses de inacctividad por una fractura en esa extremidad y dejó fuera del mundo de la conciencia al también sudamericano con un gancho que lo mandó desmantelado en una esquina neutral.

El réferi Miguel Canul, si acaso, contó un solo segundo antes de declarar el fin de las accciones (muy acertadamente) al 1:42 de ese episodio.

Antes, Spong había enviado a Minda a la lona con un gancho de izquierda al hígado, para mostrar el camino de la pelea que por algunos momento lo fue, pues el bravo ecuatoriano, sabedor de su desventaja, buscó el combate y lanzó y conectó más de un golpe.

Sin embargo, el poder y tonelaje superior del “King of The Ring” marcó la diferencia para que lograse su victoria 14 en 14 combates, 13 de ellos ganados por la vía del “costalazo”. Minda quedó con 14-2-1 8 kos.

Bien, excelente, como siempre, la respuesta de los señores de la Comisión de Boxeo de Mérida (CBM) a un suceso como éste, comenzando por Miguel Canul y los médicos, el primero de ellos en proceder, Germán Cubedo, y los demás, como Santiago Basto, Mario Vega, el dr. Ancheyta, etc.

Entre ellos, ayudaron a volver a este mundo al de Ecuador y lo estabilizaron, no demostrando, sino reiterando su ya conocida capacidad.

“EL VENENO” BIEN…Y YA

Por su lado, el campeón gallo de Yucatán, Alberto “Veneno” López sumó una victoria más a su récord, peleando en súpermoca, sin exponer, claro está, el cetro, al vencer y noquear al chiapaneco José “Chiquita” Pérez a los 2:39 del cuato episodio.

López no se vio muy exigido, como el mes pasado, por Junor Granados y aunque estuvo dominador, no lució como ante el yucateco, por enfrentar a un rival de clase C.

En ese cuarto episodio, un golpe a la cabeza, que hizo al chiapaneco dar las epaldas desmadejado, abrió el camino al triunfo, para tumbarlo y luego forzar el fin del pleito.

Por su lado, el cancunense Eduardo “Veneno” Canales demostró que los aires yucatecos le sientan y bien, al vencer por decisión dividida al reaparecido Óscar “Elegante” Arjona por decisión dividida en la división ligero.

Canales, de origen veracruzano, derrotó en mayo pasado a Darwin “Perrón” Berrón, quien estaba a unos 20 centímetros de él, cuando bajó de un escenario para dirigirse al ring.

En el eento espcial y últiima pelea de la noche, Josué “Banano” Escalante venció por decisión unánime en cuatro al champotonero Román Delgado en peso medio.

“El Banano” se vio en mejor forma que en su anterior pelea, ante un rival que sólo soportó golpes y cuyo mánager que es su propio pare, es un esectáculo sobre la tarima por sus gigantecas dimensiones y habilidad para subir y bajar del ring y movere sobre él al dar, o preteder dar indicaciones.

A su vez, Mario “Pantera” Andrade aún no muestra avances o algo digno de destacar,  al liquidar en peso crucero al carmelita Carlos “Jicamerito” Rojas (Ciudad del Carmen), a quien noqueó en el primer round (nocaut efectivo) al 1:16.

Rojas, de muy bajo nivel, no fue ni siquiera competidor para la “Pantera” que tras dos actuaciones cuestionables, ganó contundentemente, pero sin despejar aún dudas de su futuro que se antojaba más promisorio de lo que se ha vito hasta ahora, sobre todo por su trayectoria amateur.

Por su lado, Silvestre “Vampiro” Cámara derrotó en peso ligero al campechano Jonathan Quimé por la vía de la decisión unánime en cuatro episodios.

Cámara, que sigue viéndose como un boxeador con buenas posibilidades, perdió un punto por golpe bajo, pero hizo el trabajo suficiente para no dejar dudas de su superioridad sobre quien alguna vez fuera desafiante del ahora encumbrado Miguel Berchelt.

OJO CON EL ROJO

Uno que siguió bien es el ex amateur Pablo “Rojo” Peraza, que cada vez tiene mayor y mejor conectividad con el público.

Peraza, boxeador con buena pinta y estampa de “boxeador caro”, como se decía en el antiguo argot boxístico, puso fuera de combate al carmelita Manuel Herrera (kot) a los 4 segunds del segundo episodio.

Herrera tampoco trajo nada desacado, pero Peraza dejó ver cosas importantes, como los grandes (todavía no es su caso) también lo evidencian hasta haciendo sombra.

Bien por el “Chel” Peraza, que puede llegar lejos, pero que no se confunda, aún está comenzando a ingresar al kínder del boxeo.

A su vez, Rubén “Explosivo” Estrella venció por kot a José “Tigre” Parada (Cancún), luego de tumbarlo en dos ocasiones en el segundo episodio, una más en el tercero, y lucir bien.

Estrella sigue hacia adelante, tatando de salir del bajo perfil en el que se ha mantenido. Su triunfo fue por kot a los 2:18 del cuarto round en peso ligero.

A u vez, el siempre ejundioso, Alexis “Naricitas” Pech, noqueó técnicamente, al carmelita Jesús Morales en el cuarto episodio al 1:13 no dejó mal a su público, quienes vibraron con la victoria que obtuvo sobre Jesús Morales (Ciudad del Carmen) en el cuarto capítulo por la vía del nocaut técnico (1:13) en peso súpermosca.

SU MEJOR TRIUNFO, PERO SU PEOR ACTUACIÓN

En la primera de la noche, el vallisoletano Javier “Caballito” Nic vino de atrás luego de caer en el primer asalto, para ganar por decisión unánime al 1o veces más experimentado veracruzano-cancunense Humberto “Chato” Morales en peso gallo.

Nic, una promesa del pugilismo yucateco, se fue a la lona a las primeras de cambio en su primera caída en el boxeo profesional, pero se paró y echandole lo que le sobra (producto de gallina) se fue sobre su rival al que derrotó por su enjundia y vocación ofesiva en una pelea de barriada.

RELINCHO AFÓNICO

El “Caballito”, a quien su esquina no parece haberle dicho que tiene un par de brazos casi tan largos como el muelle de Progreso, peleó de manera absurda en terreo corto, enredándose él mismo en esa distancia al no poder sacar los golpes y favoreciendo el ataque de Morales.

El veracruzano le dio muchísimos golpes que él se pudo haber ahorrado peleando a la larga y mediana distancia, entrando y saliendo, tirando el jab y haciendo fintas, algo que no esá en su dicconario boxístico.

Se le aplaude su enjundia, su temperamento bravó pero se le reprueba su carencia total de estrategia y parcial de recursos técnicos que previamente sí había mostrado.

El yucateco cayó a la lona muy rápido sobre el primer asalto, pero poco a poco fue recuperando terreno hasta sumar el triunfo a su esquina.

EL XIX

1.- Buen estreno de Armor Box como empresa individual en las funciones de boxeo, pero con más de una observación.

1.- La vestidura del ring no habí sido concluda a la hora del inicio de la función (18:30 horas).

2.- La empresa necesita alguien que le haga el manejo apropiado de prensa y no a un “hombre orquesta”. No hubo ni siquiera una mesa para que los periodistas que asistieron pudieran trabajar, entre otras cosas, como los programas que sí fueron repartidos a medio mundo, pero no a quienes los necesitan para trabajar y no para tirarlos en la misma arena antes de que concluya el evento.

3.- El sonido estaba muy, pero muy fuerte…parecía una sucursal del Kukulcán.

4.- Lástima que la empresa no utilizó los servicios de Sipse, que le habría dado una gran promoción previa al evento y a su transmisión, llegado a todos lados y a la gente interesada en el deporte.

En vez de eso, empleó una transmisora de redes sociales de muy bajo perfil. (lo barato sale caro).

Tambien hubo cosas muy buenas, pero por supuesto.

1.- Magnífico despliegue de tecnología.

2.- Si bien no todas las peleas fueron parejas, sí resultaron emotivas; ya habrá tiempo para enderezar la marcha a cargo del “maquinista” Mario Cortés.

3.-El ring todo negro lució raro, pero indiscutiblemente muy bien; le dio elegancia al espectáculo.

4.- Felicidades a Emmanuel Alcántara “por hacernos caso” y regresar al box al mejor anunciador que quizás ha habido en el boxeo yucateco, Don Ricardo Kim Yuh, a quien sólo le faltó anunciar las peleas en maya para terminar de prender al público. Gran, gran accierto del muy joven empresario

Todo estuvo prácticamente en orden y podemos decir que el promotor Emmanuel Alcántara pasó su primer examen y “no de panzazo”.

5.- En la Arena andaba el duradero gran ex campeón mundial Édgar Sosa, a quien habría sido bueno anunciar en el evento que fue posible también gracias a la atinada decisión del Instituto del Deporte del Estado de Yucatán (IDEY) y de su titular, Crlos Sáenz, presente allá, de abrir el Polifuncional al deporte que más le ha dado a Yucatán.

6.- Muy emotiva la entrega de premios a lo mejor del boxeo yucateco en 2018, año en el que de nuevo A&T arrasó con la mayor parte de las distinciones, junto con su equipo del Balookas Gym.

7.- Tuvimos el gusto de saludar a no pocos caballeros, entre ellos a los señores abogado Rafael Ramos Vázquez y el dr. Raúl Cob, así como a Andrew Pérez y José Manzur, quienes con su presencia le dieron realce al evento.

8.- Alguien, si es que su mánager no se lo dice, debería pedirle al “Vampiro” Cámara que no se ande exhibiendo por la arena, todo sudado aún con su bata y su short, trepándose a las gradas, después de sus peleas.

Para eso están los vestidores y las regaderas, para quedar bañadito, como debe de ser y luego hacer lo que se desee.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here