Mérida.- El boxeo, una vez más queda demostrado, es terreno fértil para todo tipo de personajes y ocurrencias.

Ello fue evidente en la sesión semanal de la Comisión de Boxeo de Mérida (CBM) del lunes pasado en Palacio Municipal, donde el cómico “Taco de Ojo”, involucrado desde hace unas semanas en la organización y promoción de este deporte dejó en claro, por si alguien tenía una duda, su ignorancia en estos temas.

De manera inexplicable, súbita, porque no había motivo para ello, el sujeto del “pelo de mestiza” sorprendió a todos los presentes y de manera particular al reportero de Península Deportiva, con una serie de epítetos y desplantes que alcanzaron de rebote al matchmaker, Jorge Puga y, por ende a su empresa, Max Boxing al referirse a la velada que pretende presentar este sábado en el Centro Internacional de Convenciones Yucatán Siglo XXI, encabezada por el ex campeón mundial, Giovani Segura.

REACCIONÓ COMO LOCO

“Taco de Ojo” reaccionó de manera majadera, altanera y con pretensiones de humillar al reportero luego de que este le hizo una sugerencia (con ese tono) respecto a la función organizada por Yucatán Boxing y promovida por él en el sentido de que haya una correcta aplicación del sonido ambiental, al menos en lo que a la velada de box corresponde, mientras llega el momento de presentar posteriormente a imitadores y cómicos que es la nueva faceta que pretende impulsar y que al menos en su estreno, el 31 de marzo pasado, no halló eco entre la afición (por la baja asistencia).

Ello, ya que en esa primera función que promovió causó, por su exacerbado volúmen, malestar en quien esto escribe y en algunas personas que así lo externaron y que por ello debieron salir por momentos del salón en el que se realizaba en el Centro Internacional de Convenciones Yucatán Siglo XXI “para agarrar aire” y después regresar.

La sugerencia, una simple petición, expresada en ese tono, sin levantar la voz, sin ironía o amago de burla, solo encontró en el sujeto de la larga cabellera una respuesta poco amable y molesta, sintiéndose ofendido y respondiendo que así debe de ser y que así va a seguir, pues en los espectáculos, según él, la música debe ir a todo volumen (quizás sea así en los que él está acostumbrado, pero en el boxeo todo ello cambia).

Al insistirle en que era solo una sugerencia y nada más, sin intenciones de molestarlo, dijo que lo que él hace siempre está bien y que incluso (yéndose a los extremos) si prestara atención a lo que le planteamos le iría mejor, porque ahorraría dinero y ya no podría tanto sonido, ni luces, ni pantallas que son, según él, no el extra al espectáculo boxístico (que es lo que la gente, o al menos la mayoría, va a ver), sino lo principal.

Al señalarle que incluso en los mejores escenarios del mundo como Las Vegas, si bien hay música y ambientación, ésto es secundario, dijo, pensando en un escenario y no en una arena de boxeo (que es de lo que hablábamos), que en esa ciudad los espectáculos musicales son a todo volumen.  

Seguidamente, aseguró que las que él promueve (al menos él aparece como promotor) sí son funciones, “no como las de Puga (Jorge, matchmaker de Max Boxing) que sólo pone cuatro postes con unos focos y no tienen ni mis luces, ni mi sonido ni mis pantallas y por eso yo te vi en su última función (20(04/18 en San José Tecoh) que ahí andabas acomodando sillas, pues eres su gato”, mientras se reía ante la Comisión de Boxeo de Mérida, a lo que le contestamos que muy probablemente andaba marihuano.

Incluso, se echó la puntada de decir ante el presidente de la CBM, Santiago Basto Mejía, que si faltase un boxeador, él mismo podría subir al ring a pelear.

LUCES Y SKETCHES PRIMERO; EL BOXEO, PARA DESPUÉS

Según el sujeto de “la cabellera de mestiza”, el boxeo-show como ahora presenta con imitadores, sketches, no es la mejor, sino la única opción, pues si no hay  espectáculo de luces, sonido a todo lo que da, no es aceptado, pues lo que pase sobre el ring no importa, o es al menos secundario.

Queda claro entonces, que este sujeto es incapaz de experimentar las emociones que, por sí mismo, un espectáculo como el boxeo genera sin apoyo de música o cualquier elemento externo y con el único ruido de los gritos de la gente que cuando ve una competencia pareja, disputada, de alto voltaje como las que Puga ( y afortunadamente otros promotores locales, incluido Yucatan Boxing) suelen presentar, aplaude a rabiar y sale de la arena satisfecha de haber asistido y haber pagado por un boleto que le llenó de sensaciones intensas…y no de dolores de cabeza por ruido.

A ver cuanto tiempo le dura al alumno de “Melo Collí” “la cosquilla” de presentar boxeo y, sobre todo, lograr hacerlo bien que es algo que Jorge Puga logra con los ojos cerrados, al igual que José Rivero, César “Platanito” Arjona, Eduardo Kantún y José “Barretas” Pinzón que por algo se hizo a un lado de él. 

No es lo mismo promover boxeo, un espectáculo serio, que hacer una mala parodia de teatro regional.

Eso sí, ojalá la CBM, ahora sí ponga orden y disponga que el ring sea instalado en esta función, como debe de ser, y no prácticamente a ras del suelo, como sucedió en la primera velada, para que al menos la parte de boxeo, transcurra como debe de ser.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here