Los Ángeles.- El “súpercampeón mundial pluma” de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el mexicano Leo “Terremoto” Santa Cruz, refrendó esta noche su superioridad sobre su compatriota Ábner Mares al que derrotó en combate de revancha, para además retener el título de más valía del organismo, toda vez que el doblemente vencido era “campeón mundial regular” de ese mismo peso.

Fue, la de esta noche, una entretenida e intensa pelea de unificación con títulos de un mismo organismo, en el Staples Center de Los Ángeles, California.

La pelea fue organizada por Ringstar Sports, de Richard Schaefer, y transmitida por Showtime, en Estados Unidos.

 En la revancha de su primer combate de hace poco menos de tres años en esta ciudad, los jueces vieron ganar a Santa Cruz por tarjetas de 115-113, 116-112 y 117-111.

“Fue una gran pelea, otra guerra como adelantamos”, dijo Santa Cruz. “Hice lo que tenía que hacer para ganar la pelea. Me encantó la fanaticada. Amo hacerlos felices”.

La pelea fue todo lo que se podía esperar de ambos boxeadores, que lanzaron casi dos mil golpes en el encuentro presenciado por 12 mil 500 aficionados en el “Staples Center”, la mayoría de ellos a favor de Santa Cruz.

“Fue una pelea candidata a Pelea del Año. Vinimos aquí y complacimos a los fans, gane o pierda, no me importa. Estoy aquí para complacer a los fans”, añadió Mares.

Ambos púgiles tomaron las cosas en donde las dejaron en el primer comabte, ganado por Santa Cruz, al buscar el intercambio inmediatamente, conectándose combinaciones mutuas. Mares, sin embargo, salió con una peqiueña cortadura en la nariz.

El segundo giro vio a Mares buscar a los planos bajos mientras el apodado Terremoto concentró más en golpes a la parte superior de su rival.

El tercer asalto vio a Mares continuar el ataque, pero en esta ocasión dirigiéndose a los planos superiores. Santa Cruz, sin embargo, conectó quizás el mejor golpe del asalto, izquierda a la cara de Mares que lo sacudió a comienzos del giro.

En el cuarto episodio, Mares bajó algo de intensidad en su ataque, pero Santa Cruz no pudo establecer un embate continuo más conectó buenos ganchos al rostro de su rival. La siguiente vuelta fue favorable a Santa Cruz, quien se vio más rápido y más agresor ante un Mares que bajó bastante su intensidad.

El sexto asalto vio los roles invertidos al asalto anterior, en el que Mares fue más agresivo que su rival, quien buscaba acomodar un golpe que moviera el combate a su lado. En el séptimo asalto, Santa Cruz entró con más combinaciones a Mares, a quien le costó trabajo descifrar para conectarlo, aunque ambos terminaron intercambiando metralla al final del asalto.

El octavo fue de Mares, quien retomó su ataque al cuerpo y aparentemente cortó de un cabezazo no intencional el ojo izquierdo de Santa Cruz, mientras el noveno asalto fue cerrrado al intercambiar metralla ambos, aunque Santa Cruz pareció conectar los mejores golpes, incluyendo gancho que sacudió a Mares.

El décimo y undécimo giro fueron similares, en donde ambos intercambiaron metralla, apenas aventajándose uno al otro.

El primer combate entre ambos púgiles, nacidos en México pero criados en Los Ángeles, vio una victoria por decisión mayoritaria para Santa Cruz en esta misma instalación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here