Fotos de Amilkar Cubedo (fotógrafo de la CBM)

Mérida.- El veterano Miguel Tique salió esta noche de las canchas de Cordemex con su faja de campeón pluma del sureste venciendo, no a su rival de hoy, sino a los pronosticosy a la lógica que lo marcaban como víctima, quizás no segura, pero sí propicia para un triunfo y para el lucimiento de Rubén “Explosivo” Estrella.

Ambos empataron luego de 10 rounds de una pelea, que fue más una confrontación no muy bélica, en la que el ahijado de Emmanuel Alcántara (Estrella) quedó a deberle a todo mundo, principalmente a él mismo y a su apoderado que quería verlo ganador.

Pero la mecha con la que llegó estuvo muy larga, quizás encendió en Sinaloa, donde entrenó varios días para esta pelea, pero a lo mejor la flama no llegaba ni a México, cuando sonó la primera campanada de la pelea estelar de la muy buena y animada función presentada por Armor Box de Alcántara Heredia, con apoyo del Ayuntamiento de Mérida.

El empate fue una decisión justa para el desempeño de ambos; uno que vino a esperar y a ver qué exigía el que quería quitarle su faja.

Y  el otro, Rubén Explosivo” Estrella, que sí combatió, que si fue hacia adelante, pero con poca decisión, sin actitud asesina y sin capacidad para reducir a un hombre, que si bien le aventaja en experiencia, en sus más de 10 años como boxeador no ha sido un estelar, ni siquiera del ámbito regional.

Con el apoyo, con la inversión hecha en su preparación, era como para que Rubencito hiciera sentir su potencia, su poder, sobre un rival que nunca pudo dar el “do de pecho”, pero que sí es valiente, tiene algo de recursos y mucha experiencia a nivel regional.

Luego de haber dejando sentado en su banquillo hace casi un mes a Alberto Chuc, Rubén Explosivo” Estrella no pudo repetir el truco.

Se conformó con hacer una pelea en la que fue hacia el frente, quizás haciendo el gasto, pero sin dejar evidencia de un dominio manifiesto, claro sobre un rival ante el que tenía que demostrar que sus avances son reales.

Rubén “Explosivo” Estrella no hizo el ridículo, incluso, quizás ganó el pleito por un punto, pero más iportante que ganar y que el título en disputa, de nivel modesto, era mostrarse con mejoras y Tiqué se lo impidió…y se lo impidió, porque el yucateco no pudo evidenciar una clara diferencia.

Puede inteesarte:

Mereció mejor suerte el “Explosivo” Estrella; cae por decisión

Después de 10 rounds (no 12 como todas las peleas de campeonato deberían de ser). Las tarjetas de los jueces fueron 95-95 (en dos casos) y 95-96.

Dos rounds antes, ambos estaban empatados 76-76 en todas las tarjetas, según la costumbre del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que avaló este pleito de taimado calibre.

La Comisión de Boxeo de Mérida CBM no dio a conocer cómo los jueces votaron (Lindbergh López de Cancún y los locales Ruy Canul y Germán Cubedo, pero por el orden en el que fueron presentados para la pelea y en cómo furon reveladas las tarjetas, creemos que el sr. Canul dio la ventaja mínima al local, coincidiendo prácticamente con las de sus colegas.

La pelea, de un mismo ritmo, no falta de golpes, pero sin espectacularidad, arrancó incluso bostezos por algunos momentos e hizo a más de una de las mil y pico de personas que llegaron, sacar sus celulares a checar su “whtas”, o su “face”.

Sólo en el final, en los segundos finales del último round, Rubén “Explosivo” Estrella prendió a Tiqué y lo hizo quedar un segundo sentado en el aire, pareciendo que iba a “caer de nalgas” al tapiz, pero el tabasqueño no perdió el equilibrio y sobrevivó sin caídas.

Si hubiera tenido esa actitud antes, Rubén “Explosivo” Estrella, metido en su papel de retador, habría lucido más.

LAS DE ABAJO

El jabato veracruzano radicado en Mérida, Alejandro Morales siguió su buena marcha, y se fue por vez primera a la distancia de los seis rounds, venciendo de manera clara, pero menos fácil que a sus rivles previos, al tozudo y valiente peso pluma campechano Jonathan Quimé.

Puede interesarte:

Tyrone Spong pulveriza en dos a Jeyson Minda

Morales, que vuela para ser el Novato del Año, tiró lo mejor de su arsenal, pero no pudo noquear al “compita” que, sin embargo, “sí comió lona”.

Fue en el tercer round cuando Morales le dejó ir un upper cut, que se estrelló en el plexo solar, haciendo que Quimé cayera cuan largo es, boca abajo, aparentemente sin posibilidad de levantarse.

Muy adolorido, Jonathan se revolcó, pero no perdió la cuenta de Mario “Bigotes” Mena y por allá del séptimo segundo, algo maltrecho, se levantó y gracias al experto “ojo clínico” del “Mostachón”, pudo continuar.

Mena le quitó un punto por escupir dliberadmente (a su criterio) el posicionador bucal y al haberle permitido seguir, activó el botón de la emoción, pues el campechano respondió y le dio réplica y batalla al veracruzano al que en el round iguiente, derribó con un upper cortito a la boca del estómago.

Empero, “Bigotes”, que estaba de espaldas a Morales, consideró que el golpe fue ilegal y no le contó la que haría sido la primera caída en la carrera del “Gitano”, que al reincorporarse y seguir, sacó la mejor parte y ganó sin problemas.

Al final, el dirigido por Mario Cortés llegó extenuado a la esquina, “echando el bofe”, pero habiendo completado la pelea más valiosa de su hasta ahora corta carrera, pues fue exigido, ganó, mostró todavía buenas hechuras y aprendió cosas que desconocía.

DECISIÓN CONTROVERSIAL, PERO…

En lo que fue una buena pelea el chamaco René Ortiz nada que ver con los de (Chicxulub) volvió a sufrir contra otro oponente de Cancún, como en su pelea previa y ahora bajó del ring en medio de chiflidos, todos ellos injustos, tras ganar a Alfredo “Fantasma” Crizanto, a quien venció por una protestada decisión dividida en cuatro rounds.

Decimos que fueron injustos, porque el joven Ortiz hizo su mejor esfuerzo ante un rival que batalló y que tras un primer round de dominio alterno, con “perech” ventaja para Ortiz, tuvo el acierto de impactar al yucateco en el segundo round cuado estaba mal parado para tumbarlo y mandarlo “sentadito” a la lona de donde rápdamete se reincorporó.

Ortiz, sin embargo iba adelante en ese segundo round que creemos debió haber terminado 10-9 y no 10-8 como inexplicablemente la opinión generalizada le da al que derriba a un rival sin tomar en cuenta lo que sucede en el resto del round.

Para el tercero, Ortiz, urgido de apretar, fue hacia adelante, pero halló buena respuesta de su antagonista, ue cedió un poco al final del round.

El cuarto fue de intercambio constante en el que el dirigido por el cubano-cancunense Adrián Núñez tiró todo lo que l restaba y tuvo un buen cierre.

A ciencia cierta, quizá lo más justo habría sido un empate, pero coincidimos con la decisión de la CBM por un solo dígito.

Luego del fallo que le disgustó, Núñez, sintiéndose despojado hizo algo que muy pocos manejadores hacen en este caso, pedirle a su boxeador que se despida, lo cual Crizanto o (Crisanto) hizo en el estribo de su esquina, para recibir una ovación atronadora del público que lo despidió como un héroe y que silbó al local y, sobre todo al veredicto, gritando robo, lo cual es injusto.

Cuando hay una pelea tan cerrada, que los jueces (en algunos casos y este fe uno de ellos) tienen el valor de dar un ganador y no irse por lo fácil de un empate, no puede alegarse un robo.

Un robo es una acción hecha con una intención predeterminada de perjudicar, de dañar y si bien los jueces de la CBM no son pefectos y son falibles, podemos dar fe, o al menos eso creemos, de que son gente honorable.

En otro pleito, Pablo “Rojo” Peraza siguió su buen paso y noqueó técnicamente a los 2:30 del tercero a Giovanni Aldana en pleito en peso ligero a cuatro asaltos.

Bien se vio el “Chac Pol” ante un enemigo de estilo complicado, y aún mejor el réferi José “Tin Tan” Matos al parar las accones conjuntamente.

Por su lado, el novatito de peso wélter, Jonathan “Galleta” Gil e metió “una oreo” bien cargada a su ataque contra el debutante canadiense Óscar Saldívar, quien con un estilo algo alocado, payasadas y largs extremidades, lo hizo trabajar.

Finalmente, el réferi David “Artista” Silva paró las acciones de forma oportuna a los 2:22 del segundo para decretar el kot.

Tabien a cuatro asaltos, uno de nuestros consentidos, el jabato supermosca, Alexis “Naricitas” Pech le dejó ir toda la cañonería a José Abán Tax que claudicó por una lesión en un brazo (derecho) y fue declarado kot al 1:37 del segundo episodio. Otro triunfo del también prospecto de la abogacía.

A cuatro rounds, en súperpluma, en pleito de veracrzanos, Jorkaef “Ruso” Litzón ganó ajustada, pero justamente a Vicente “Coreano” Figueroa por decisión unánime.

También a cuatro, pero en peso crucero, el tabasqueño Mario “Pantera” Anrade por fin rugió y luego de no mostrar nada y sembrar dudas de su capacidad y de su determinación en sus peleas previas, noqueó y dejó tendido en la lona al cancunense Manuel “Manny” Morales.

El tiempo fue de 1:33 del primer round y el réferi “Tin-Tan”, como suele hacerlo, paró la pelea como debía sr al ni siquiera contarle al caído.

Un uppercut de derecha seguido de un gancho de derecha  fue lo que el ahora ahijado de Emmanuel Alcántara requirió para sumar otro triunfo.

Asimismo, igualmente a cuatro episodios, el campechano de Champotón, Pedro Alejandro Delgado, hizo trizas al peruano Reno “Jaguar” Reyes, al que dejó tendido en la lona para la atención médica al 1:36 del cuarto episodio. Fue un nócaut técnico.

La primera de la noche fue un intercambio de algodonazos en el que ganó “el menos pior”, el yucateco Pablo Rosas, al gordito champotonero Román “Killa” Delgado. El   vredicto fue de decisión unánime para el local.

El Xix

1.- Buena función con la que Armor Box y Emmanuel Alcántara siguen su camino hacia la designación a la empresa del año.

Hubo un magnífico ambiente familiar, con porras de un lado y otro y peleas en su mayoría niveladas que encendieron al público.

2.- Gran idea la de incentivar el boxeo gratuito con donación de víveres para personas qu lo necesitan más que el 90 por ciento de la población. Todo lo recaudado fue para el Ejército de Salvación.

3.- Nuevamente bien se vio el servicio médico de la CBM al ser requerido.

4.- Muy animado se veía Jesús Aguilar, estrenando su nuevo cargo de Director de Desarrollo Social en el Ayuntamiento, con su compañero de lídes boxísticas, Emmanuel Alcántara. Vaya que este dúo ha dejado, hasta ahora, cosas buenas para el boxeo.

5.- Dicen por allá que el gas no se le acaba a Armor Box y menos a Emmanuel Alcántara que antes de que termine el año ofrecerá dos funciones más. ¡¡¡Excelente!!!

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here