Mérida.- Gustavo “Guty” Espadas sr. disputó dos veces infructuosamente campeonatos mundiales del CMB, los cuales se les negaron en la época en la que José Sulaimán Chagnón era el mandamás del que desde entonces era el organismo más influyente del boxeo mundial.

Esta tarde, 32 años después de su última disputa de un título del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), otro Sulaimán, Mauricio, actual presidente del CMB, le entregó, claro está, de manera simbólica, un fajín de esa entidad pugilística.

En el marco del 40 aniversario de la coronación de Espadas como campeón mundial mosca (lo fue en la versión de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), “Guty” vio en su cintura el cinturón que no pudo conquistar en 1979 en Corea ante Chan Hee Park y en 1984 en Tailandia ante Payao Poontarat.

En sendos emotivos discursos, Sulaimán, el propio festejado, “Guty” jr. y otros invitados hicieron un recuento histórico, retrospectivo por la trayectoria boxística del gran héroe y guerrero maya.

Sobre un ring en la arena que él inauguró y a la que su hijo le abrió las puertas a la posteridad al ser el primero en imitar a su padre como campeón del mundo, “Guty” recibió, una vez más, el abrazo y el cariño de los alrededor de 500 asistentes al agasajo auspiciado por la Fundación “Pasado, Presente y Futuro del Boxeo Yucateco”, encabezada por el empresario y ex púgil Mario Alfredo “Freddy” Ríos Urcelay.

Entre los presentes estuvieron todos los campeones mundiales vivos del pugilismo yucateco, desde Miguel Canto, hasta Gilberto Keb, pasando también por los ya mencionados Guty sr. y jr., así como Juan Herrera y Freddy Castilllo.

Los asistentes disfrutaron ricas y abundantes botanas, así como no menos deliciosos tacos de relleno negro y cochinita con refrescos y nada de bebidas alcohólicas, afortunadamente.

Así, “Guty” festejó el cuarto decenio del hecho que lo catapultó a la historia.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here