Mérida.- El reportero de TV Azteca Vicente Santos se encuentra en su casa recuperándose de golpes, heridas y un esguince sufridos durante su cobertura, ayer, del Maratón Internacional de la Ciudad de Mérida en el que de manera accidental sufrió un accidente que lo dejó lastimado, sin zapatos, sin ropa (exterior e interior), pero finalmente con vida y con la totalidad de sus facultades intactas.

En entrevista con Península Deportiva, nuestro muy estimado y singular colega, pareja en la cobertura de TV Azteca de nuestro también gran amigo, Dante Omaña, relató como sucedieron los hechos, trascendidos en redes sociales y que él confirmó un poco adolorido, pero con magnífico ánimo para proseguir en breve su carrera profesional y su vida, la cual, afortunadamente no resultó comprometida, pese a que se dieron todas las condiciones para que así sucediera.
El propio Vicente explica:
“Luego de la primera vuelta, alrededor del kilómetro 13, a la altura del VIPS (restaurante) de Sam´s Club seguíamos por delante a los corredores punteros del maratón en una van de puerta corrediza, dándole preferencia por razones obvias a los fotógrafos que se asomaban por ese acceso para que tomaran sus imágenes.
La camioneta iba circulando a determinada velocidad, adelantando a los corredores punteros y en una de esas estábamos algunos reporteros parados en el estribo y en mi caso con un pie en el arroyo y otro arriba cuando los fotógrafos al ver que los corredores venían ya pidieron que la camioneta acelerara su circulación sin ver mi situación.
“El chofer los escuchó y les hizo caso y no se cercioró, creo que no vio sus espejos y aceleró estando yo en ese estado y sorprendido no atiné a meterme o a saltar, traté de agarrarme, pero no pude y salí de la camioneta cuando ya había agarrado velocidad cayendo al arroyó, golpeándome, pero no perdí la noción; al verme en el suelo no me levanté de inmediato pues pensaba sobre alguna posible fractura y quise evitar mayor daño en caso de que así fuera.
“Lo que sí perdí, fueron mis zapatos, parte de mi pantalón y hasta mi ropa interior (boxer) que se rompieron en la caída”, agregó el colega Santos, quien señaló que algunos compañeros que iban en el transporte llegaron a pensar que la unidad le había pasado encima pues sintieron que pasaron encima de algo, pero a decir del afectado, ese “algo” debieron haber sido sus zapatos, pues él, con todo y lo súbito del golpe, no sintió que la camioneta le hubiera pasado encima.
Agregó que tras lo sucedido, los colegas Marco Sánchez (Por Esto) y Herberth Martínez (Diario de Yucatán) dieron aviso a los organizadores que destinaron un puesto de socorro, donde fue atendido para descartar mayores daños.
Lo que sí finalmente tuvo Vicente fue un esguince en uno de sus pies, lo que lo obligó a mantener descanso al menos tres días, siendo el primero de ello, el día de hoy, con una buena dosis de dolor, como se puede inferir de las imágenes que le presentamos y que corresponden a nuestro colega lesionado.
En opinión de “Chente” como cariñosamente le llamamos, lo ocurrido se dio, paradojicamente entre comunicadores, por un error de comunicación al no coordinarse los compañeros fotógrafos con los de prensa escrita y disponer que el vehículo arrancase cuando él aún solo tenía una parte del cuerpo adentro.
A nosotros solo nos resgta desearle al buen Vicente una pronta recuperación tras lo sucedido y que esto sirva de experiencia a quienes intervienen en la operación de este tipo de eventos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here