Prensa estadounidense destaca victoria del “Chamaco” Ortiz

El reconocido portal boxingscene.com reconoce al “veterano mexicano de mil batallas”

Mérida.- Además del título súperwelter de la Confederación Mundial de Boxeo (CMB), organismo de escaso o nulo reconocimiento, pero al que él le ha dado valor por su larga, no pocas veces exitosa y, sobre todo riñonuda trayectoria, Silverio Ortiz se llevó un lauro importante: el de la crítica boxítica internacional al más alto nivel.

Como consecuencia de su victoria sobre el ahora ex invicto Ramzan Bayzarov, el “Chamaco” Ortiz fue objeto de un reconocimiento y elogios del prestigiado portal boxístico estadounidense boxingsene.com, que es quizás el más leído y reputado de todo el mundo.

A diferencia de como prácticamente todos los medios de su propia tierra hicieron con su victoria, el esfuerzo y triunfo de Ortiz, a quien podría también apodársele como “El Profeta”,  halló eco en tierra ajena, en este caso, en Estados Unidos.

A continuación, la reseña y conceptos de boxingscene respecto al gran guerrero maya, motivo de sobrado orgullo para el boxeo yucateco, a pesar de que los emblemas y títulos obtenidos en 17 años de campaña en rings de tres continentes carezcan de un reconocimiento unánime mundial:

Silverio Ortiz lo ha vuelto a hacer:

Un veterano de 34 años, de múltiples peleas, nacido en Mérida, sorprendió de nuevo, como ha hecho varias veces en su carrera, a un ascendente novato con todos los augurios de gran figura

Esta vez le tocó al ruso Ramzan Bayzarov ser el sorprendido para sentir por vez primera lo que es perder una pelea en el terreno profesional. Su récord tras esta pelea de 10 rounds muy calientes es ahora de 7-1. 

Bayzarov, quien salió como favorito,  marchó adelante desde el principio, pero Ortiz, que se ha enfrentado de la A a la Z al quién es quien del mundo entero del boxeo, le complicó las cosas con una defensa rara, rústica, pero efectiva e impenetrable para el europeo de 27 años, siete menos que él y que fue muy exitoso como amateur.

El ruso hizo lo que pudo y aterrizó algunos buenos golpes en el cuerpo de Ortiz, prácticamente sin ningún efecto.

A medida que pasaban los rounds, el mexicano se hizo más y más efectivo con sus breves estallidos de potencia.

Sin embargo, hubo un paréntesis en el octavo capítulo al recibir Ortiz un minigolpe en la nuca, lo que aprovechó para tirarse, payaseando un poco, a la lona y aprovechando un poco su colmillo, para quizás tratar de ganar por descalificación.

No lo consiguió al no caer el réferi en el garlito y comenzar a contarle como caída oficial, lo que automáticamente le quitó “el dolor” (como los futbolistas) al de Mérida que se reincorporó para seguir en la batalla. 

Enojado por e conteo, Ortiz le hizo pagar los platos rotos al ruso, a quien ahora sí, quizás perdiendo un poco el control que había mostrado, comenzó a pegarle con todo.

El final de la pelea fue un infierno, una pesadilla para el ruso que terminó siendo abrumado por el algo de peso excedido y siete años mayor rival.

Al final del décimo episodio, el americano envió a la lona al favorito con un gancho de izquierda que solo confirmó su dominio y aseguró su victoria por la vía de los puntos luego de que Bayzarov pudo terminar de pie.

 

Las puntuaciones finales fueron: 98-92, 97-92 y 96-93, todas para Ortiz, que mejoró a 36-19, con 17 KOs.

Notas relacionadas

Escribe un comentario