Mérida.- El coordinador estatal de boxeo amateur, Mario Alfredo “Freddy” Ríos Urcelay justificó por partida doble su decisión de impedir la actividad de boxeo profesional en gimnasios amateur solventados con dinero público y de llamar a agentes policiacos para atender una incidencia provocada el martes pasado por el entrenador Alberto Csanova, quien agredió verbalmente (a gritos) a la secretaria del Centro Estatal de Alto Rendimiento por cumplir órdenes de negarle el uso de esas instalaciones, tal como formalmente está etipulado.

En atenta llamada a nuestra redacción, Ríos Urcelay no admitió, sino afirmó que sí, llamó a agentes policíacos que no sacaron, ni tocaron a Casanova, al púgil, ni a su madre, que, en opinión del funcionario boxístico fue llevada como parapeto o escudo, luego de que un día antes se le pidió que no entrenara en ese lugar destinado para boxeo sin fines de lucro, tal como el controvertido entrenador quiere hacer.
La llamada a la policía, explica Freddy, no fue con fines represivos, sino preventivos, porque recibí comunicación de la secretaria del Centro Estatal de Alto Rendimiento de Boxeo de que Casanova la andaba presionando verbalmente y cada vez en un grado mayor en demandas y en tono de voz y no iba a permitir por omisión que algo sucediera.
Ríos, quien señaló que al momento del aviso estaba en las oficinas del Instituto del Deporte del Estado de Yucatán (IDEY), agregó que fue a esas instalaciones para enfrentar a Casanova con quien discutió en presencia de los gendarmes que no hicieron nada y solo estuvieron en caso de que sus servicios fueran requeridos.
Finalmente, agregó, Casanova Montero terminó marchándose, al igual que el jovencito Martín y su madre que no fue mencionada en las declaraciones de Montero a un diario de esta ciudad y quien no tendría porqué estar en una situación como esa.
Casanova agregó que otro testigo de lo ocurrido y que quiso convencer a Casanova de que ese centro de entrenamiento no puede ser empleado por púgiles profesionales es el entrenador Héctor Solís Ballote, quien, previamente, el lunes fue ignorado por el entrenador del “Condorito” que pese a eso comenzó a entrenar, pero no se acomodó a las instalaciones.
Seguidamente, de acuerdo con Ríos, Casanova le dijo que se iba a otro gimnasio y que ya no volvería a lo que él le respondió que si quería él mismo le hallaría acomodo en uno profesional, pero los dueños de esos gimnasios le pidieron que el citado manejador no se presentara, pues no lo querían ver allá por conflictivo, prepotente y grosero.
Así, el martes Casanova volvió al Centro Estatal de Alto Rendimiento de Boxeo y en ausencia de Ríos y sin su conocimiento y consentimiento trató de ingresar al gimnasio, encontrando la lógica oposición de la secretaria, quien le pidió que de favor no hiciera uso de las instalaciones a lo que Casanova comenzó a increparla, levantando poco a poco la voz y presionándola para que cediese.
Ante ello, la secretaria, con el tono de voz algo descompuesta y perturbada, de acuerdo con Ríos, se comunicó con él y le informó lo que estaba pasando oyendo los gritos por teléfono ante lo cuál decidió llamar al número de emergencia para prevenir una situación contra dicha secretaria que al día siguiente se incapacitó por la situación nerviosa que se le presentó al tener que discutir con el polémico manejador-taxista.
Ríos también discrepó con nosotros que habíamos publicado que Casanova es un hombre al que el boxeo le cuesta y al respecto pidió aclarar: “Si a Casanova le costase el boxeo, habría aprovechado un espacio que Nerio (Torres) le dio en un local de radiotaxis, pero no se atrevió a comprar peras, costales y demás equipo por lo que tendría que desembolsar y por eso anda buscando dónde meterse para entrenar sin que le cueste y, eso sí, poniendo sus condiciones y en el caso de las instalaciones que están bajo mi responsabilidad y de las que no soy dueño, no lo voy a permitir”.
Ríos reiteró que los policías que fueron sirvieron solamente como testigos de lo ocurrido y que permanecieron apostados a un pared y que tras retirarse Casanova estando ya él presente, se retiraron no sin antes hacerle firmar un parte.
También aprovechó para decir que el documento que Casanova recibió del Director del Deporte de Alto Rendimiento Roque Ferreiro Albertos, no fue una autorización, sino una solicitud que fue entregada en buena voluntad, para que él (Ríos) considerara, pero que no puede proceder debido a la distancia que debe haber entre lo profesional y lo amateur.
El también réferi internacional finalmente insistió en que la policía nunca sacó a Casanova, al joven púgil y a su señora madre, sino que se fueron por su propia voluntad, sin que nadie los haya tocado, esperando que “El Condorito” encuentre dónde trabajar y que su carrera profesional se desarrolle de la mejor manera posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here