Tokio.- El boxeador venezolano Liborio Solís olió por momentos y a lo largo del tercer round la gloria del campeonato mundial, pero no pudo completar su obra y terminó cediendo el triunfo al local y duradero titular mundial gallo del CMB, Shinsuke Yamanaka que terminó venciéndolo por decisión en 12 rounds en esta capital.

Solís, quien había caído a la lona en el round previo, tumbó en dos ocasiones en esa tercera ronda al campeón mundial ante la incredulidad del propio titular y de sus seguidores que veían con azoro cómo la corona de los gallos se deslizaba por sus sienes.

Pero al no poderlo rematar, Solís dejó ir el triunfo y la corona en lo que fue la décima defensa exitosa del japonés, quien rivaliza en trayectoria con su paisano y otrora monarca de los “bantams” (gallos) Masahiko “Fighting” Harada.

Yamanaka vino con todo a partir de esas caídas y marcó una clara diferencia sobre el venezolano al que volvió a depositar sobre el tapiz en la novena ronda.

El duelo se celebró en la Shimazu Arena, de Kyoto, Japón, donde Yamanaka es un ídolo, pero de donde debe salir a pelear para ser considerado un boxeador respetable a nivel internacional y considerado entre los mejores libra por libra del universo.

Los tres jueces, el mexicano Juan Carlos Pelayo y los estadounidenses, Cathy Leonard y Gary Ritter, anotaron en sus tarjetas 117-107, todos a favor de Yamanaka, quien se mantiene invicto en 27 combates, incluyendo dos empates.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here