Mérida.- El mánager-jugador Oswaldo Verdugo reeditó antiguos gloriosos capítulos de su destacada carrera por los diamantes y con sólida labor en toda la ruta, guió a los Azulejos de la Dolores Otero a un triunfo de 9×1 sobre los Constructores de Cordemex, para nivelar la serie a un triunfo por bando y prolongar al máximo la semifinal de la Liga Meridana de Béisbol con un tercer juego que será disputado mañana en el “nido” del equipo emplumado.
 
Los Constructores llegaron a su campo en el fraccionamiento Cordemex con la encomienda de finiquitar el compromiso pero la combinación de varios factores, entre ellos, la falta de bateo oportuno y errores mentales de los jugadores, frustró su clasificación a la final.
 
El equipo visitante dejó más gente en los senderos (15), tres más que su rival y pese a ello, se adjudicó una valiosa victoria que obligó a un tercer y definitivo duelo por lo que la moneda está en el aire y ninguno puede cantar victoria.
 
Los Azulejos atacaron desde el amanecer del encuentro al abridor y derrotado, Ramón Hernández, quien admitió jonrón de Reynier Romero con uno a bordo y el equipo de la Dolores Otero se adelantaba 2×0 en la primera entrada,
 
En el segundo episodio, los Constructores dejaron la casa llena sin aut y se fueron en blanco, pero en la cuarto rollo, descontaron la ventaja por la misma vía del bombazo al desaparecer la pelota Julio Pérez abriendo la tanda.
 
Fue todo el daño que le hicieron a Verdugo, quien espació siete hits en todo el camino completando su labor con 4 bases, dos golpeados y retiró por la vía de los strikes a ocho bateadores. Emiliano Salgado y Andrés Rodríguez, con un par de chocolates fueron sus mejores clientes.
 
Otra inmejorable oportunidad que tuvo Constructores de hacer daño al pitcheo de Verdugo se presentó en la novena entrada cuando con uno fuera y con la casa llena, el abridor de los Azulejos cerró con broche de oro su formidable actuación ponchando al peligroso cañonero Julio Pérez.
 
Con dos carreras en la quinta entrada, Azulejos amplió la ventaja. Mario Valenzuela negoció la base y tras ponche a Sostenes Verdugo, Jairo Martínez y Willy Buenfil ligaron imparables, el de éste último remolcó la tercera carrera. Golpe a Ken Jiménez llenó el “nido” de aves y Ángel Acosta, con base por bolas, remolcó de “caballito” la cuarta carrera del juego.
 
El pasaporte marcó la salida de Hernández, quien fue relevado por Abiff Mérida. Pese a pasar algunos apuros, le colgó a los Azulejos las tres siguientes argollas. Sin embargo, en la novena entrada, el equipo emplumado levantó el vuelo y con cinco carreras selló la victoria.
 
Fueron 10 bateadores desfilaron en el ataque que inició Jairo Martínez, quien vio pasar cuatro pelotas malas, Willy Buenfil sorprendió con un toque por la raya de la inicial que tomó desprevenido a todo mundo, Ken Jiménez repitió la jugada anterior, ahora por la antesala y el lanzador quiso enfriar al corredor más adelantado pero su disparo llegó tarde.
 
Imparable de Arturo Puerto remolcó dos carreras, Ángel Acosta conectó una “velita” a la intermedia que dejó picar Mario Baranda para completar la doble matanza, en tanto Jiménez ancló en la antesala.
 
Par de bases a Nigel Novelo y a Reynier Romero volvieron a llenar el “nido” de aves y largo sencillo de Valenzuela, que se estrelló en el enverjado del jardín central, remolcó otro par de anotaciones. La quinta carrera la anotó Romero con wildpitch.
 
Sóstenes Verdugo recibió pelotazo y Gary Espadas, coach de pitcheo de los Constructores relevó a Mérida y eliminó a Martínez con elevado al derecho.
 
El tercer juego de la semifinal iniciará mañana lunes a las 13:00 horas en el campo “Gonzalo ´Sansón´ Novelo de la colonia Dolores Otero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here