Por Roberto C. Balmori de la Ciudad Deportiva.

México.- Una nueva bomba estalló. El caso de Oscar Pistorious es uno más en el que un deportista patrocinado por Nike ve su nombre bajo los reflectores de la polémica. Esta ocasión fue un asesinato el que prendió las luces rojas sobre el atleta paralímpico, pero el sudafricano une su nombre a figuras que han visto dañada su imagen, como Lance Armstrong y Tiger Woods, entre otros.

Probablemente el caso más sonado de todos, haya sido el del ex ciclista. Después de que la Agencia Anti-dopaje d Estados Unidos (USADA) emprendiera una acción legal contra Armstrong, todo se vino abajo. El uso de sustancias prohibidas para ganar los siete títulos de la Tour de France lo llevó no sólo a perder los galardones, incluso Nike cortó relación con el atleta. A pesar de querer lavar su nombre admitiendo la culpa con Oprah Winfrey, Armstrong sólo vio cómo su legado en el deporte mundial se fue despedazando.

Los últimos años han sido poco más que difíciles para Tiger Woods. El golfista tiene que lidiar con la figura de Rory Mcllroy que se ha posicionado como el hombre a seguir en los cam pos del mundo. Pero muchos recuerdan al Tigre, después de que un accidente automovilístico al salir de su casa, abriera la Caja de Pandora. Una serie de infidelidades y varias mujeres afirmando que habían tenido relaciones con el golfista, significaron la separación de muchos patrocinadores con el jugador. Contrario a Armstrong, Woods pudo mantener el contrato con la firma estadounidense.

El dopaje vio otra de sus caras con Justin Gatlin. El atleta estadounidense, medallista de oro en Atenas 2004, participó en una competencia en Kansas y tuvo que despedirse de las competencias por un tiempo. En aquella ocasión, Gatlin dio positivo por testosterona, hecho que le costó una suspensión de cuatro años por parte de la USADA y tuvo que ausentarse de Beijing 2008. Aunado a la sanción, Nike suspendió su contrato por tiempo indefinido, aunque no rompió la relación completamente.

Otro de los escándalos por dopaje más sonados, fue el del caso BaLCO. La bay Area Laboratory Co-operativedesarrolló una especie de esteroide indetectable para las pruebas de rutina. Una de las implicadas, fue la multimedallista Marion Jones. Después de que Trevor Graham diera a conocer que algunos atletas usaban ese tipo de sustancias, Nike suspendió su contrato con Jones. Para mala fortuna de la atleta, en 2005 la marca no lo renovó. Fue hasta 2007 que Jones aceptó haber utilizado esteroides, hecho que le valió regresar las cinco medallas que consiguió en Sydney 2000 y pasar un tiempo en prisión.

Kobe Bryant no se salvó de esta “maldición”. Sus números y la cantidad de títulos de la NBA que ostenta, lo colocan como uno de los jugadores más exitosos de la liga. Pero en 2005, se convirtió en un villano fuera de las duelas para muchos. Una joven de 20 años lo acusó de violación, proceso que lo hizo caer de la gracia de muchos aficionados y algunos patrocinadores. Nike se mantuvo con el jugador, pero las pérdidas por cuestión de publicidad de Kobe, ascendían a millones. Bryant y la acusadora llegaron a un acuerdo y se retiraron los cargos, pero el daño a la imagen del pilar de los Lakers ya estaba hecho.

Para cerrar este recuento, recordamos el tema que ha estado en boca de todos desde el pasado jueves. La madrugada del 14 de febrero, Reeva Steenkamp, la novia del atleta paralímpico, Oscar Pistorius murió a causa de repetidos impactos de bala. El corredor es el principal sospechoso y al momento se encuentra en medio de un proceso de averiguación, para determinar si es culpable o no. Si bien Nike continúa patrocinando al sudafricano, sí retiró de su página de internet, un anuncio del atleta con el eslogan “Yo soy la bala en la cámara”.

Ya sea por dopaje, infidelidad o violencia, estos deportistas están unidos por el escándalo y su patrocinador. Es una mera coincidencia, pero llama la atención que tantos atletas patrocinados por la misma marca, hayan entrado en el mundo de la polémica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here