Mérida.- El nicaragüense Oliver Flores y su equipo ya están desde esta
tarde en tierras yucatecas donde se mantuvieron en la idea de que la pelea de
este viernes contra el también invicto cancunense-yucateco Miguel Berchelt no
llegará a su fin…sin que ellos pierdan su imbatibilidad.

No veo como llegue a la decisión a menos de que Berchelt salga a boxear
y a rehuir el combate cuerpo a cuerpo, porque nosotros venimos a pelear y a
buscar al mexicano y sabemos que a él también le gusta fajarse, así que esto no
va a llegar al final, sentenció Róger Flores.

El manejador y padre del adversario de Berchelt se mostró muy confiado y
seguro del trabajo previo que han hecho antes de esta pelea a la que,
aseguró, vienen por el triunfo, solo a eso.

Entrevistado en el hotel en el que se hospedan en esta ciudad, Flores,
un ex boxeador que combatió en distintos países en las dos décadas anteriores,
agregó que llegaron ya con la preparación lista y solo a mantener el peso que
oscila actualmente en unos 60 kilos, es decir, solo un kilo arriba del límite de
los súperplumas, división en la que está pactada el pleito.

A su vez, su hijo dijo que está listo para el desafío del viernes y que
contra lo que pudiera pensarse, no está en una clara situación de desventaja.

“De mis 25 peleas, todas las he hecho fuera de casa, bueno, ni siquiera
en mi país y casi siempre en la casa de mi rival como ahora y así he ganado 23
veces y empatado dos, por cierto una de ellas me privaron del triunfo cuando
pelee con un boxeador de Marco Antonio Barrera (Marvin Rodríguez) que solo me
ganó un round cuando me dio un cabezazo y me tiró, pero fuera de ello, todos
los otros rounds los gané”, agregó el púgil de guardia zurda.

Flores, quien ha conseguido el nócaut 16 veces, señaló que pese a su
juventud (21 años) tiene largo trecho en el boxeo, pues antes del
profesionalismo tuvo 130 peleas amateur de las cuales solo perdió ocho.
Incluso, estuvo cerca de integrar el equipo nacional de su país, pero factores
diversos se lo impidieron.

Para mi venir a pelear a México no es nuevo y tampoco hacerlo en casa de
mi rival, así que no es un problema para mi, sobre todo si vengo bien preparado
y he hecho el trabajo para ganar, insistió el boxeador de guardia zurda.

Tampoco es nuevo pelear en casa de un invicto como lo hice con un
panameño al que acabé en un round, ejemplificó el centroamericano que en todo
momento sereno, tranquilo, sin mayor aspaviento, reiteró su seguridad de que
Berchelt no será quien acabe con su invicto este viernes en el auditorio del
complejo deportivo Víctor Cervera Pacheco de la Colonia Inalámbrica.

Tras su llegada a Mérida, el rival de Miguel Berchelt se dispuso a hacer
ejercicios en el área de la poscina de su hotel y corrió alrededor del mismo
para evitar sorpresas en el peso al medio día del próximo jueves cuando suba oficialmente
a la báscula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here