Cancún.- Algo de
lo que ha caracterizado a los Tigres desde su fundación en 1955 por Don Alejo
Peralta y Díaz Ceballos, es el creer en el talento de los peloteros mexicanos;
y en este 2014, bajo la presidencia ejecutiva del señor Cuauhtémoc Rodríguez
Meza, así como del manager Roberto Vizcarra, los felinos, tuvieron en sus filas
a varios jóvenes que durante la temporada dejaron un grato sabor de boca.

Todos los
equipos tienen que ir renovándose poco a poco, y con los Tigres de Quintana Roo
es evidente que poco a poco empiezan a aparecer nuevos nombres que se empiezan
a ser comunes en el roster de la organización, y que en los próximos años serán
los que prácticamente jugaran todos los días con la novena de bengala.

Los
Tigres en esta temporada que recién terminó para ellos, tuvieron la
participación de nueve jugadores, que para los reglamentos de la Liga Mexicana
de Beisbol se consideran novatos, aunque fueron cuatro en total quienes en este
2014 tuvieron su aparición por primera vez en el circuito veraniego.

Entre los
que vieron la primera luz en la LMB, destacó el pitcher originario de Guaymas,
Sonora; Francisco Cambustón quien apenas en junio pasado cumplió los 20 años de
edad; y quien fue el que más participación tuvo, al ver acción en 50 juegos,
con 48 entradas dos tercios lanzadas, 4-3 en su marca de ganados y perdidos,
con 3.70 en promedio de efectividad, 25 ponches y 13 bases por bolas.

Otro
pitcher que hizo su debut en la liga, fue el hijo de la gran leyenda felina
Jesús “Chito” Ríos; como lo es Wilmer Ríos, quien nació en Guasave, Sinaloa;
también con 20 años de edad; y que en solo tres juegos dio muestras de su
calidad, con un porcentaje de carreras limpias de 2.25, con cuatro innings
trabajados, sus primeros dos ponches, asì como tres bases por bolas.

Los dos
peloteros que también debutaron en este 2014, fueron ofensivos, en las personas
de Ángel Erro y Manuel Orduño.

En el
caso de Ángel Erro, este joven infilder originario de Navojoa, Sonora; con sus
19 años de edad, se mantuvo todo el año con el equipo grande, tras ganarse su
lugar en la pretemporada; para que ya durante el rol regular, tomara parte en
57 juegos, con 133 turnos al bat, 37 imparables, cuatro de ellos dobletes, un
triple, 13 carreras producidas, 21 anotadas, así como tres robos de base, en
mismo número de oportunidades.

Por su
parte el obregonense Manuel Orduño, quien cuenta con 18 años de edad, fue otro
de los de primer ingreso a la LMB, con 53 turnos al bat en 26 juegos, dando
nueve imparables, uno de ellos doblete, con tres carreras remolcadas, y cinco
anotadas, habiendo robado una base.

Del mismo modo hubo otros
jugadores que ya habían debutado antes con los Tigres, pero que por sus pocas
participaciones, aún se consideran como novatos; tales son los casos de los
pitchers Jaime Espinoza, Andrés García, Edwin Wilson, y Carlos Bustamante;
además del cátcher Eduardo Mendivil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here