Mérida.- El Comité Olímpico Mexicano (COM) confirmó esta tarde la noticia del fallecimiento de la deportista mexicana Enriqueta Basilio, quien pasó a la historia por convertirse en la primera mujer en encender un pebetero olímpico.

Hoy, hace 50 años, México dio “el gran salto”

Basilio, fallecida a los 71 años, 51 años después de la proeza que la inmortalizó al prender el pebetero del estadio de Ciudad Universitaria en los Juegos Olímpicos de México en 1968, compitió en altetismo en aquellos memorables juegos.

Nació el 15 de julio de 1948 y destacó en su modalidad deportiva siendo considerarda una gran promesa por sus  facultades físicas y sus largas piernas, lo que le redituó ser elegida por el entonces presidente, Gustavo Díaz Ordaz, para encender el pebetero del estadio Olímpico Universitario.
Fue miembro permanente del Comité Olímpico Mexicano y llegó a ser considerada como la mejor atleta femenina mexicana de la época.
Ello le valió ser considerada para aspirar a los Juegos Olímpicos en los que no tuvo suerte y no quedó entre las primeras de su prueba que era la carrera con vallas.
Basilio recibió el 25 de febrero de 2008 la medalla olímpica guatemalteca “en Reconocimiento por su trayectoria como deportista y dirigente”.
También fue diputada federal en 2000-2003 por elección plurinominal, por el PRI.
No fueron reveladas las causas de su muerte.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here