Mérida.- El sensacional boxeador cubano nacionalizado mexicano, José Ángel “Mantequilla” Nápoles, uno de los más completos de la historia y emblema perpetuo de la división wélter, murió este día a la edad de 79 años, poniendo fin a un emblema del boxeo latinoamericano y munial de todoas las épocas.

Nápoles, quien padecía varios males asociados a una diabetes de largo término fue campeón mundial de los wélters en dos distitos reinados y enfrentó a lo mejor de su tiempo.

DEBIÓ SER CAMPEÓN EN DOS DIVISIONES

“Mantequila” Nápoles debió ser monarca universal de los ligeros, pero nunca recibió la oportunidad y debió optar por la corona de los wélters, donde a pesar de conceder cierta ventaja, hizo historia con su clase y capacidad.

Nota recomendada:

“Mantequilla” Nápoles y su primera y única derrota en Cuba

Trato de ser soberano de los medianos, pero se halló enfrente a uno de los cinco más grandes de todos los tiempos en esa división, el argentino Carlos Monzón, quien lo paró en seco en París, venciéndolo por nócaut técnico en seis rondas.

Si bien no ganó la corona euménica de los medianos, Nápoles sí conservó la de los wélters, pues no peleó en ese peso.

De tal forma, hizo unas peleas más como campeón de ese peso, hasta perder la diadema el 6 de diciembre de 1975 en la Plaza de Toros México ante el inglés John Stracey, quien tras haber ido derrumbado por el “Mantecas”, terminó dándole una paliza y dejandole la cara como una “hamburguesa llena de cátsup”.

Su récord fue de 88 peleas profesionales, la mayor parte de ellas en México, a donde llegó tras abandonar Cuba a rincipos de la década de los 60´s luego de la prohibición del deporte profesional por parte de a Revolución castrista que, en efecto, castró muchas cosas buenas en la bella isla.

De ese total, ganó 81, 54 por nócaut, perdiendo ocho de ellas.

Sostuvo 18 peleas de campeonato del mundo, ganando 15 y perdiendo tres, todas, por cierto, por nócaut técnico, ante Billy Backus, Carlos Monzón y el mencionado Stracey en la Plaza de Toros México.

Hizo 15 defensas de campeonato del mundo en dos reinados y se coronó monarca del orbe el 18 de abril de 1969 en Los Ángeles, ante Curtis Cokes.

Su retiro, perdió todo su dinero, fácilmente cerca de dos millones de dólares de ese tiempo, muchos de los que gastó en decenas (al menos) de trajes, en juegos de azar (le encantaban las carreras de caballos) y en negocios sin futuro como una orquesta tropical y mujeres que lo llevaron a la ruina.

Tuvo la suerte de enontrarse on una buena mujer que lo llevó a vivir a Ciudad Juárez, donde le fue llevando, hasta enfermarse de diabetes y diversos males, problema que enfrentó cn enorme y valiosa ayuda del Consejo Mundial de Boxeo y de su ex presidente, José Sulaimán, quien en una de sus varias obras buenas vio por él.

Ya en tiempos más cercanos, tras el falleciiento del sr. Sulaimán, su hijo, y sucesor en el CMB, Mauricio, vio por él.

Hoy, falleció, que Descanse en Paz por siempre y ya sin dolor.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here