Mérida.- El Consejo Mundial de Boxeo dio a conocer este día el fallecimiento del sensacional barretero guerrerense Gabriel Bernal, ocurrido el día de ayer en el Hospital General de la Ciudad de México (a una cuadra de la avenida Cuauhtémoc), donde residía y donde cimentó una gran carrera que en sus números no refleja la gran calidad de este púgil, uno de los mejores nacidos en esa boxística entidad del Pacífico Mexicano.

Zurdo de guardia, Bernal fue un boxeador agresivo, pero no un tira golpes, fue, digamos, un fajador con clase, una especie de “Guty” Espadas sr., pero boxeando desde la guardia opuesta (lástima que ese tiro nunca se dio) y fue un protagonista emblemático de las divisiones pequeñas del pugilismo mexicano de fines de la década de los 70´s e inicios de la de los 80´s del siglo pasado.

Fue constante rival del pugilismo yucateco, de hecho casi el 10 por ciento de su carrera la hizo ante contendientes de esta región ante quienes solo logró un triunfo, pero qué triunfo, ni más ni menos que contra el más grande de todos: Don Miguel Canto Solís (en el ocaso de la carrera del Maestro).

Bernal fue un boxeador que desarrolló grandes habilidades técnicas como consecuencia de pertenecer a la cuadra del insigne jalisciense Arturo “Cuyo” Hernández, quien lo condujo al título mundial mosca del CMB hace exactamente 30 años y del cual fue un digno sucesor de Miguel Canto y de Freddy Castillo, de quien fuera “marchante”, pues perdió con él en dos ocasiones, ambas en Villahermosa, donde eran contratados por el promotor local de entonces, Andrés Figueroa.

Para que usted amigo aficionado tenga idea de quién hablamos, podemos mencionar que en su lista de adversarios figuraron gente como Canto, Castillo, Antonio Avelar (también lo venció), todos ellos campeones mundiales.

También peleó y venció (le dieron empate y perdió oficialmente) con el gran tailandés Sot Chitalada y derrotó al estelar francés Antoine Montero, así como a otros púgiles mexicanos de gran calidad nacional como Armando “Palitos” Pérez (vencedor de Román Acosta), José Gallegos (tres veces vencedor de Freddy Castillo, Valentín “Duende” Martínez (fallecido este mismo año, por cierto) y el ex olímpico Juan Álvarez, así como al difícilísimo zurdo tepiteño (hoy empresario zapatero) Raúl Valdez (quien hizo sufrir a “Guty” sr. en la inauguración del Polifórum Zamná. Todos ellos (a excepción del “Palitos”), sin gran temor a equivocarnos, habrían sido campeones mundiales en la época actual, caracterizada por mediocridad y comercialización.

En cuanto a su relación con Yucatán, Bernal tuvo cinco pleitos, dos con Castillo, quien lo derrotó por decisión y nócaut, dos con Miguel Canto a quien primero venció en Villahermosa y con quien luego perdió por muy cuestionada decisión en Mérida en una pelea que fue titulada por el Diario de Yucatán, palabras más, palabras menos, “Opaco triunfo de Canto”.

También tuvo una pelea con el malogrado Luis “Pajarito” Aguilar (murió aplastado en mayo de 1991 en la avenida Aviación, a las puertas de lo que fue la fábrica de helados “Frío Rico“) con quien empató a 10 rounds en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Bernal, fue un boxeador muy conocido en esas épocas, por su gran clase, su poderío con las manos y por su extrovertida presencia, muy propia de boxeador costeño, pues tenía un pelo afro, muy esponjado, o demasiado paxux como diríamos aquí, simulando una enorme melena.

En cuanto a lo histórico, ganó el título mundial mosca del CMB en 1984 al japonés Koji Kobayashi rompiendo una racha de campeones de una sola defensa, pues sus seis antecesores, Kobayashi incluido, perdieron la corona en su primera exposición. Antes del japonés, también fueron campeones más que efímeros, el filipino Frank Cedeño, el inglés de origen tunecino Charlie Magri,el dominicano Eleoncio Mercedes, el yucateco Castillo y el colombiano Prudencio Cardona.

Bernal hizo una defensa  exitosa en junio de 1984 ante Antoine Montero y luego, ese mismo año, fue a Tailandia a darle una lecc
ión a quien luego sería un perdurable campeón, Sot Chitalada, pero los jueces, jugando el papel de “Los Tres Chiflados”, le dieron el triunfo al de casa para coronarlo monara mundial.

Bernal, nacido en Cruz Grande, localidad de la Costa Chica, guerrerense, el 24 de marzo de 1956, fue así el último boxeador no asiático en ostentar el cetro mosca del CMB, pues a partir de entonces, solo ha adornado la cintura de boxeadores de esa región del mundo. Varios mexicanos, y púgiles de otros continentes han ido en pos de ese título, pero ninguno ha logrado sacar de Asia el cinturón del que Gabriel Bernal fue despojado (nos consta). 

Se retiró el 12 de abril de 1992, perdiendo una decisión unánime frente al ex monarca mundial gallo, Miguel “Happy” Lora en Bogotá, Colombia. Bernal dejó un historial de 43 victorias; 28 de ellas por nocaut, perdió 14 peleas y empató 3.

Ante su deceso, originado por causas no precisadas, el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) decretó en esta fecha tres días de luto en el ámbito del pugilismo, que sin duda lo extrañará (Que en Paz Descanse).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here