Luto boxístico por Pablo Canto Larrocha

La muerte sorprendió esta tarde en Mérida, Yucatán al eficiente réferi

Mérida.- El experimentado réferi yucateco Pablo Aercel Canto Larrocha falleció esta tarde de manera repentina, víctima, al parecer, de añejas dolencias cardíacas que hoy cobraron su existencia cuando tenía alrededor de 55 años de edad.

Canto Larrocha, quien se encontraba en un programa para atención especial de personas con males cardíacos, fue Ingeniero Civil de profesión, especialista en mecánica de suelos, pero era un gran fan del boxeo en el que se desenvolvió con propiedad y eficiencia durante varios años en arenas de Mérida, de Yucatán y de distintas partes del país.

EL CORAZÓN LE IMPIDIÓ SEGUIR EN LO QUE MÁS QUERÍA

Como tercero sobre la superficie laboró hasta hace cuatro años cuando, al parecer, su condición cardíaca se lo impedía y por ello apoyó a la Comisión de Boxeo de Mérida (CBM) como juez.

Últimamente ya no se le veía en el ámbito pugilístico y al parecer andaba con un paso más tranquilo, presumimos, por sus problemas de salud que lo llevaron en los últimos tiempos a permanecer largos lapsos en la Ciudad de Mexico, donde hasta donde él mismo nos comentó, estaba en una lista para ser sometido a una delicada cirugía cardíaca, al parecer un transplante que, suponemos, no llegó a concretarse.

El buen amigo Pablo, tipo caballeroso y respetable, trabajó en cientos de peleas durante muchos años y de su historia y aportación al boxeo hablaremos posteriormente.

LA ÚLTIMA VEZ COMO TERCERO SOBRE LA SUPERFICIE

La última vez que trepó a un ring a trabajar, de acuerdo con los archivos de península deportiva, fue la noche del 31 de agosto de 2013, cuando dirigió la pelea de la modalidad boxística femenil entre las capitalinas Celia Román (dirigida por Ignacio “Nacho” Beristáin) y Carmen Elizabeth Amado, con triunfo por decisión unánime para la primera.

Desde la redacción de penínsuladeportiva.com enviamos un abrazo fraterno y cálido a sus familiares, así como a los también entrañables amigos de la CBM. Se le recordará con afecto.

Notas relacionadas

Escribe un comentario