Un huracanado Berchelt trapea el ring con lo que quedaba de Barros

Julio Pablo Chacón sube al ring a salvar a su pupilo luego de tres caídas

Mérida.- Miguel Berchelt, cual huracán caribeño, acabó esta noche en sólo dos rounds y fracción con el excedente boxístico de Jonathan Víctor Barros, cuyo manejador, Julio Pablo Chacón subió al ring a rescatarlo de una paliza que amenazaba ya con su integridad física, para que así, el quintanarroense retuviese por tercera ocasión la corona mundial súperpluma del CMB y se consolide como un mandón en la división de las 130 libras, o 58.967 kilogramos.

En el remate de una función que llevó unas cinco mil personas al Polifórum Zamná (unos 3/4 de arena), Berchelt, cual retador, asumió el mando desde el primer asalto en cuyo final, algo desbocado, perdiendo incluso el balance, alcanzó a Barros con un recto que lo conmovió, para terminar con una serie de combinaciones que le dieron la ventaja en ese episodio, pero algo más importante: la confianza de que podía ganar cuando quisiera, lo que su rival entendió.

Poco después, ya en el segundo round, más suelto, por momentos algo desesperado, lanzando golpes como metralleta, el campeón conectó fuertemente al ex monarca pluma que resintió el castigo, pero trató de contestar, lo que no pudo hacer toda vez que la velocidad de manos de Berchelt no le dejaba más opción que defenderse.

Así, hacia el final del segundo asalto, cerca de una esquina neutral, lo pescó con una combinación que lo mandó postrado de hinojos a la lona de donde se levantó sin problemas, para seguir, aunque la campana se interpuso para concluir el episodio y salvarlo.

En el tercero, ya seriamente superado, Barros fue perseguido por el ring y objeto del castigo desordenado, pero efectivo del cancunense, cuya velocidad de manos no daba tiempo de responder al argentino que, sin saber qué hacer, sin tiempo para pensar, fue incapaz de aplicar recursos defensivos, como detenerse cuando su rival venía por él y hacerlo estrellarse con su cuerpo para poderlo abrazar y detenerle el ritmo.

Sin embargo, Barros sí llegó a ir por él y abrazarlo para detener la marea de cuero que le llovía y que ocasionó fuera una vez más a la lona, donde oyó el conteo del réferi canadiense Michael Griffin.

Ya viendo el final cerca, y como tenía que hacerlo, el cancunense fue por él para acabarlo y de nuevo lo tiró a la lona, donde Griffin pareció haber hecho la señal de que era todo, y cuando no se sabía si era todo o habría conteo, el manejador de Barros, el ex campeón mundial Julio Pablo Chacón ingresó al ring de manera sorpresiva.

Viendo ello, y de acuerdo con el reglamento, Griffin procedió a, ahora sí, detener las acciones justo al 1:53.

Barros le reclamó airadamente a Chacón el que hubiera detenido la pelea en la que de hecho quería seguir y si bien parecía aún en condiciones de seguir en la brega, el manejador solo se anticipó a lo que iba a venir en breve, una paliza de órdago que iba a lastimar a su pupilo, quien tras casi un año de inactividad solo vino a Mérida a la que creemos fue su última pelea.

Berchelt, quien llegó a 35 peleas, 34 de ellas ganadas, 30 por nócaut, enfrentará, eso parece (en el boxeo nunca se sabe), en su siguiente exposición al juarense Miguel “Mickey” Román, quien es su retador oficial y al que estamos seguros le dará el mismo trato que a Barros, por su estilo.

No es que sea imposible que el chihuahuense venza al cancunense, pero a como vimos a Berchelt, su pegada, pero sobre todo su fortaleza y el mejor momento físico que tiene y tendrá en su vida, son una aduana poco menos que insalvable para el esforzado norteño, cuyo estilo de choque se presta para que el campeón del mundo le arranque la cabeza.

Barros desmejoró a 41-7-1 con 22 kos y posiblemente haya dicho adiós al boxeo en el Zamná.

Contundente demostración de Berchelt, pero le vimos aún errores técnicos que pensamos ya habría superado como el de irse de boca cuando tira golpes, sobre todo el recto y los volados de derecha, que con la intención de alcanzar al rival lo hacen quedar mal parado y expuesto a un golpe de funestas consecuencias, pero a ver quien es no sólo el valiente, sino el capaz de conectárselo.

EL “CONDORITO”, SEMIFINALISTA

En el pleito semifinal, por cuestiones de tiempo de televisión, el yucateco Ulises “Condorito” Martín derrotó sin mayor problema al cancunense Cristian “León” Pech en pelea en peso minimosca.

Al cabo de los seis episodios, Martín recibió puntuaciones de 60-54 de los tres jueces que solo tramitaron su superioridad ante un rival que le dio batalla, pero no representó riesgo alguno para él.

Fue un pleito por momentos sordo, pero que no pasará a la la historia.

HURACÁN PANAMEÑO

En la segunda pelea en jerarquía, el panameño Ricardo “Científico” Núñez tuvo un estreno de ensueño a nivel internacional al vencer de manera contundente, aplastante, al ahora ex invicto tijuanense Elvis “Rockanrolero” Torres (19-1-2 11 kos) en el mismísimo primer round.

Núñez andaba cazando desde el único tañido de la campana al oriundo de Tijuana, México, que con todo y su guardia zurda no le representó problema alguno.

El panameño, que se enfila a una pelea por el campeonato del mundo en la división súperpluma en la versión d la AMB, de la que es el cuarto clasificado, acabó las acciones con el golpe que mejor le entra a los zurdos: una derecha al cuerpo.

Una combinación de uppercut derecho, gancho de izquierda a la cabeza, que no hicieron gran daño, tuvo un remate espectacular al acomodarle un gancho al estómago al mexicano que se fue inmediatamente a la lona.

Allá, el “Rockanrolero” permaneció de rodillas y luego semi acostado, los 10 segundos de rigor para que probase, por vez primera, el amargo sabor de la derrota y escuchase “El Rock del Vencido. El tiempo fue de 2:02 de pelea.

El triunfo permitió al centroamericano mejorar su marca a 20-2-0 con 18 kos y ponerse en “el candelero” en ruta a lo mejor de su división, donde un paisano suyo, Jezreel Corrales, es ya un consolidado protagonista.

LAS DE ABAJO

Por su lado, el yucateco William “Agresivo” Puch (10-0-0 6 kos) dio cuenta en cuatro rounds del cancunense Abisaí “Talibán” Palomo (2-5-1 0 kos) por la vía de la decisión unánime en  un pleito en el que el local dominó de cabo a rabo.

Las puntuaciones fueron 39-37 en dos casos y en uno 40-36, que representaron lo que en realidad sucedió arriba del encordado.

Puch fue, como su apodo refiere, el más agresivo del combate y sumó los puntos necesarios, siempre yendo para adelante, para convencer a los jueces de que él merecía la victoria.

Al de Cacalchén, Yucatán, quizás le faltó un poco más de idea para someter y definir el pleito antes del límite, pero ello no le restó méritos a su triunfo, el undécimo de su aún incipiente carrera que mantiene invicta.

Eso si, que alguien le diga a Puch, por favor, lo mal que se ve con un “chongo estilo mestiza” que se puso en la cabeza. Lució muy poco viril y como personaje salido de la pantalla de “Apocalypto”. 

Antes, en peso súperwelter, el también yucateco Darwin “Perrón” Berrón derrotó por la vía de la decisión unánime en seis vueltas al cubano Dayan Cartaya al que superó con base en intención, agresividad y decisión de tirar más golpes.

Berrón (11-0-1 7 kos) resolvió el acertijo que al principio del combate significó la longitud de los brazos del isleño que no hizo lo necesario para mantener a raya a su rival y terminó recibiendo el castigo que merecidamente lo llevó a la derrota.

“El Perrón” quiso, mas no pudo terminar antes del límite y cuando entendió que era una misión más que complicada y que entrañaba un posible riesgo por ser recibido o contragolpeado por el cubano, decidió asegurar la victoria en la manera en que ya la llevaba.

A su vez, en peso ligero, a seis rounds, en pleito de yucatecos, Rubén “Explosivo” Estrella (8-3-0 con 3 kos), venció de manera clara por decisión unánime en un pleito insípido al siempre batallador Luis Ruiz Martín “Lizarraguita” (6-11-1 2 kos).

De igual manera, en esa misma división, el local Silvestre Cámara (3-0-0 1 ko), ganó por decisión unánime al también yucateco Ylbraín “Niño” Torres (0-2-0) y el debutante Néstor “Chino” López jr. tuvo un exitoso estreno en el boxeo de paga al vencer por decisión unánime en cuatro rondas en peso súpermosca a Joel “Greñas” Ruiz (2-11-0)….(ampliación en breve)

 

 

Notas relacionadas

Escribe un comentario