Los Ángeles.- Ni un saludo.

Miguel Berchelt (30-1-0 27 kos) y Francisco “Bandido” Vargas (23-0-0 17 kos) se encontraron hoy en la zona de Plaza Olvera y no cruzaron una sola palabra, mucho menos, un solo saludo.

A unas 80 horas de su pelea por el campeonato mundial súperpluma del CMB, ni el retador de la Península de Yucatán, ni el campeón del mundo, originario de la Ciudad de México, tuvieron mayor contacto que el de la mirada al ser puestos frente a frente para las cámaras de la prensa especializada mundial que esta tarde, aquí, cubrió el primer acto público previo al duelo campeonil del sábado que será el principal de la velada que transmitirán HBO para todo el mundo y TV Azteca en México. Empero, ninguno dejó de ser un caballero.

Confiado, mas no excedido, acompañado en el presidiun por su apoderado, Mario Abraham Xacur, Berchelt compareció para los medios en el tradicional centro comercial, sede usual de la presentación de las peleas más importantes en California, sobre todo si los protagonistas son mexicanos.

Con temple, ágil en su discurso con los periodistas que le preguntaron, lo cuestionaron, Berchelt hizo el “bending”, el “rolling” y “contragolpeó” con su seguridad los dardos que le arrojaron los representantes de los medios de este país al que llega por segunda ocasión tras haber ganado por kot en su debut el 30 de marzo de 2013.

Hoy, casi cuatro años después, en su retorno para disputar el campeonato del mundo del organismo más influyente del boxeo, el “Alacrán” mostró la misma seguridad del 28 de marzo de aquel 2013, cuando fue llamado por el presidente de Top Rank Bob Arum como “el nuevo gran activo del boxeo mexicano”.

Ya a las puertas del “gran chance”, Berchelt ya no insistió tanto en su convicción de ganar, y si bien fue pródigo en el hablar, fue cauto, por educación y respeto al campeón y al deporte. Su actitud segura y seria en el presidium confirmó que viene por todo…y con todo para llevarse el título a la lejana península yucateca.

Vestido con un saco obscuro y ropa casual, el púgil de Max Boxing y retador al título afirmó que se preparó para ganarle a un gran campeón.

“Me he preparado por años soñando la pelea del sábado y he trabajado arduamente para cumplir ese sueño¨ dijo el guerrero maya.

En respuesta, el monarca, ataviado más casual, señaló: ¨Yo siempre doy todo, no me quedo con nada, estoy listo para que lo que traiga Berchelt, sé que también es un guerrero y al final la gente disfrutará una guerra mexicana¨, dijo el campeón mundial súperpluma.

Antes de la rueda de prensa, Berchelt, Mario Abraham, el manejador Alfredo Caballero y el resto del equipo de Max Boxing, estuvieron en la sede de Golden Boy Promotions, empresa promotora del pleito, para una firma de guantes.

El retador, representado también por Zánfer, viajará la tarde de este jueves 26 de enero a Indio, California, para cumplir con el trámite del pesaje la tarde del viernes y, un día después, subir al cuadrilátero para a que será la pelea de su vida.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here