Mérida.- Cuando faltan unas horas para concluir el presente calendario, la Redacción de Península Deportiva tomó la determinación de designar a los boxeadores quintanarroenses Miguel Berchelt y Sergio “Yeyo” Thompson como los mejores pugilistas de la zona que abarca Campeche, Yucatán y Quintana Roo, como los mejores púgiles de 2012 con base en su desempeño y en los resultados derivados del mismo en este período de 365 días.
Como todas las listas, la que hoy presentamos generará coincidencias y diferencias; quizás, no lo sabemos, podemos estar equivocados, pero nuestra deliberación es sincera y esperamos que sea lo más próxima a lo justo.
La conclusión a la que hoy llegamos mantiene el liderato de Quintana Roo en el boxeo de la región, tal como consideramos en 2011, pero justo es señalar que, en su caso, Berchelt es producto puro, 100 por ciento del añejo, rancio pugilismo yucateco, pues se ha formado desde su primera pelea bajo la égida de la empresa Max Boxing, dirigida por su apoderado Mario Abraham Xacur, así como de su entrenador, Román Acosta Chan que está con todos y muy retrasados merecimientos (la vida tiene una deuda con él), en la ruta segura (así parece) de coronar a su primer campeón varón del mundo.
Berchelt comparte la distinción con “Yeyo” Thompson luego de, principalmente, haber tenido muchas cosas en contra, principalmente el nivel de sus rivales y entregar contundentes cuentas al cabo de este año.
El ahijado de Mario Abraham tuvo cinco peleas en 2012 con triunfos en todas ellas y subiendo al ring en calidad de favorito (relativamente) solo en una, ante el experimentadísimo veterano yucateco Alberto “Malachito” Chuc al que acabó de manera impresionante en un solo asalto, para retirarlo del pugilismo.
Luego de eso, peleó otras cuatro ocasiones ante rivales que lo aventajaban en experiencia y calidad de rivales enfrentados, o bien en casa de alguno de ellos como sucedió con el hasta entonces también invicto Carlos “Capu” Orozco al que le puso la única mancha de su récord. Por cierto, Orozco fue el único rival que si bien cayó ante Berchelt, logró evitar el nócaut para caer por decisión.
Luego de eso, el “Max Boxing Kid” peleó con tres rivales notablemente más experimentados que él, incluso uno de ellos considerado por la prensa internacional como victimario para él y ninguno de ellos logró terminar el segundo round. En este último caso, Berchelt, de manera no sólo contundente, sino impresionante, logró el más resonante triunfo de su vida al poner fuera de combate y desconectar del planeta al nicaragüense Oliver Flores que lo superaba notablemente en cantidad y calidad de compromisos y al que puso a “roncar” en la segunda vuelta. De manera adicional, aunque solo como ornamento por ahora, el cancunense se llevó dos títulos internacionales, pero el principal reconocimiento le llegó de la prensa internacional que en el caso del portal notifight.com lo designó prospecto latino.
Por su lado, Thompson también un buen año boxístico en el que lo que lo catapultó a la designación de este año fue el resonante y muy destacado triunfo, logrado a sangre y fuego sobre el gran, aunque inconsistente bicampeón mundial venezolano Jorge “Niño” Linares en lo que fue el más importante acierto de cualquier boxeador de la región al cabo de 2012.
Thompson subió como segura, garantizada víctima de Linares en su reducto de la gran arena Oasis, quizás su única, eventual ventaja, pero no la necesitó, pues aguantando candela y con el par de  hue….lga decir qué, que lo caracterizan, ingresó a la defensa del venezolano para atropellarlo, obligarlo a ir a la lona y cortarlo para vencerlo por nócaut técnico.
Luego tuvo tres triunfos ante rivales que no eran poca cosa, uno de ellos el argentino Juan Ramón Solís al que cortó una racha de 13 victorias seguidas para noquearlo. Además, fue el primer boxeador de Quintana Roo en pelear en la actual meca boxística, Las Vegas, donde venció por nócaut al boricua Carlos Claudio. Al igual que Berchelt, tuvo cuatro nócauts, pero una pelea menos en total que el de Cancún.
Ambos se merecen la designación y son serias promesas de campeonato mundial y en el caso de Berchelt, sin demérito de Thompson, incluso de una figura de primer nivel universal.
Algo obligado será su enfrentamiento por militar ambos en el peso súperpluma, lo que consideramos ocurrirá hasta 2014 en Cancún, seguramente en la Plaza de Toros que es el único local que se nos ocurre podría albergar la mayor cantidad de aficionados bajo techo en ese territorio para presenciar la primera pelea de campeonato mundial en la historia entre dos boxeadores peninsulares (aunque se dice que José Antonio Aguirre, que peleó con Juan Alfonso y Gilberto Keb, era campechano y no tabasqueño).
El Preliminarista del año:
Sin duda alguna ese es el jovencito capitalino radicado en Yucatán Rubén García, quien es un soberbio boxeador, que dicta unos conciertos de pugilismo cada vez que trepa al ring y que siendo dueño de una gran, casi perdida en estos tiempos técnica, va siempre para adelante con un maravilloso jab, gran velocidad y una preparación al 100 por ciento. Este chamaco, de no torcer su rumbo, dará muchas satisfacciones a su apoderado Andy Pérez y a su manejador José Baquedado que tiene en él al potencial segundo campeón del mundo de su c
arrera como entrenador. El único problema que le vemos a Rubencito y en el que tiene que trabajar es en la definición de sus peleas, pues domina con facilidad a sus rivales a los que les da palizas que serían innecesarias si supiera o quisiera acabarlos apenas los lastime.
El Novato del Año:
Luego de un análisis y de checar a algunos boxeadores de la zona, especialmente a Diego “Cachito” Silveira y a Alberto “Veneno” López, consideramos que el peso pluma yucateco Héctor García Balderas merece la distinción a boxeador novato de 2012 en la península por sus facultades, características corpóreas y tremenda (hasta ahora) pegada que lo llevó a ganar sus cinco peleas de este año, cuatro de ellas por la vía rápida. Una de estas victorias, la lograda ante el hunucmense Juan Carlos “El Feo” Canul lo llevó a lograr el nócaut más rápido de la historia en Yucatán con tan solo 17 segundos.
“Hectorcito”, de recién cumplidos 16 años es una promesa, muy novel si se quiere, pero tiene con qué hacer ruido en el futuro para satisfacción de José “Pepe” Rivero y Luis Rejón. Ojalá aprenda también a defenderse, porque recibe mucho castigo. 
(Aquí cabe hacer mención del prospecto súpermedio yucateco Elías Espadas que en 2012 solo tuvo una pelea y que por ello y su alta calidad podría aspirar a este reconocimiento en 2013, luego de que en 2012 solo pudo ver acción en una ocasión).
El estancamiento del año:
Danny Flores y José “Sugar” Salgado cayeron en esta designación pese a tener acción y ganar la mayor parte de sus combates. Si bien es cierto que salieron avantes en la mayor parte de sus compromisos, también lo es que no evidenciaron progreso boxístico alguno y se quedaron en ese terreno igual que en 2011. En el caso de Flores, quien ha tenido mayor actividad en la región, tiene un gran problema, quiere ser ponchador cuando no tiene pegada para ello, siendo que tiene características para ser un estilista. Ambos están a sobrado tiempo de reanudar su camino a la cúspide.
El entrenador del año:
No fue fácil llegar a esta conclusión por el trabajo realizado por Román Acosta con Miguel Berchelt y también con Julián Yedras, pero pretendemos ser minuciosos y si bien el trabajo del pequeño “Maestrito de Tekit” fue sobresaliente, la labor de Margarito “Magallo” Lozada, creemos le merece obtener la designación como manejador de 2012 al convertir de la nada en contendientes a boxeadores como Junior Granados, Denovan Salazar, entre otros, que llegarán lejos bajo su tutela y el apoyo de Andy Pérez. “Magallo”, hasta hace poco, estaba retirado del boxeo y encontró en la empresa A&T, un espacio en el que supo desarrollar los muchísimos conocimientos que aprendió en su época como boxeador estelar en los 70´s y como mánager triunfador en la Ciudad de México. Mención aparte merece el trabajo que hizo con Silverio “Chamaco” Ortiz y cómo lo dirigió para lograr un señor triunfo para quitarle el invicto a Mahonri Montes, así como el trabajo con el que llevó a Eduardo “Lobito” Rivera a consolidarse como un magnífico prospecto y a quitarle lo invicto a Luis “Muecas” Solís.
El Matchmaker del Año:
A diferencia de la anterior mención, en esta ocasión no nos fue difícil concluir que Jorge Enrique Puga Valle, colaborador de Max Boxing es el “Matchmaker” de la Península de Yucatán en 2012, como consecuencia de su profundo conocimiento y muy activo trabajo en el que ha sido parte importante para el posicionamiento de la pujante empresa de Mario Abraham Xacur. “El Famoso”, como lo “bautizó” Ignacio “Nacho” Beristáin, tiene mucho aún que dar en los años por venir.
“Puguita”, de hecho, es un matchmaker requerido no sólo por la empresa para la que trabaja en primera instancia, sino que es consultado por otras de la región y del país.Ojalá se convierta en el “Fayo” Solís de la primera mitad del siglo XXI.
El Comisionado del Año:
No puede haber duda al respecto, ese es sin duda el buen amigo Raúl Jiménez Avila al que el boxeo disfrutó muy poco como presidente de la Comisión de Box de Mérida (CBM) (2010-2012). Con una experiencia amplísima en el ejercicio público, Raúl supo combinar esos conocimientos con los que tiene en el pugilismo para encabezar una comisión que por su liderazgo hizo un muy buen trabajo que merece ser recordado con acierto por siempre.
Tuvo los pantalones para rechazar imposiciones del centro del país y enfrentarse al poder fáctico que representa el CMB que incluso pensó podía en Mérida, como ocurre en ranchos del interior del país, cambiar y nombrar comisionados, pero halló a autoridades municipales con los pantalones bien puestos. En 2012, gracias a su visión, volvieron los campeonatos estatales con todo y clasificaciones.

Por decisión del actual ayuntamiento meridano, debido a motivos políticos y no deportivos, dejó la silla de la CBM y hasta en su adiós como comisionado dejó una agradable fragancia de elegancia, orden, transparencia y rectitud al presentarse a la primera sesión de sus sucesores con cuentas en mano…nuestros respetos a este señor. Nos parece que tiene un buen sucesor en la persona de quien fuera su vicepresidente, Santiago Basto al que dejó un buen paquete.
El réferi del año:
Nos parece que tampoco hay mucho que romperse la cabeza en ese sentido y al cabo de este período, creemos que el que demostró eficiencia fue el buen amigo Mario Alfredo “Freddy” Ríos Urcelay, que trabajando en una plaza sencilla como Kanasín, confirmó su valía como tercero sobre la superficie. Freddy no pierde su buen, oportuno criterio para intervenir cuando así lo considere necesario, así sea para no permitir el alargue de un fraude como el de Ana Julaton (no se tuvo la culpa) sobre la “camionera” Abigaíl Ramos. Freddy, como más de un réferi en Yucatán y en la península es un réferi apto y muy capaz, pero su mérito en 2’012 fue la constancia y eso, creemos, le valió nuestra designación.
La pelea del año:
La mejor pelea, por su emoción, nivel técnico, capacidad de contendientes, convergencia de estilos y equilibrio de fuerzas fue la que sostuvieron el 7 de abril en Cancún el ex campeón mundial Edgar Sosa y el espiteño Wilberth “Huracán” Uicab.
Uicab tuvo a Sosa en la lona al inicio de la pelea y olió por momentos el nócaut. Sin embargo, no pudo terminar al capitalino que poco a poco lo fue envolviendo y hasta lo tiró a la lona, para obtener una cerrada, pero indiscutible victoria sobre el yucateco en una intensa y agradable pelea de alto nivel.
Mención aparte merece la gran, emocionante pelea en la que Silverio “Chamaco” Ortiz dio una lección de sapiencia boxística al hasta entonces invicto barretero sinaloense Mahonri Montes el 31 de marzo pasado en el Polifórum Zamná bajo promoción de Max Boxing.
Silverio, dando la mejor de sus peleas en Mérida, llevó de la mano al peligrosísimo Mahonri por todo el abecedario pugilístico para darle una paliza luciendo pleno, enorme y todo un maestro del boxeo ante un rival que llegó con todos los pronósticos para vencerlo y noquearlo. Fue una maravillosa clase de fistiana del de Chicxulub y, estamos seguros, la mejor pelea del año en Mérida.
El nócaut del año:
Cuatro son las anestesias que robaron cámara este año.
Por orden de espectacularidad y contundencia, las nombramos así.
1.- el 18 de febrero pasado en Cancún, el sinaloense Mario “Dragoncito” Rodríguez aplicó un cloroformo de padre y señor nuestro al ex campeón mundial hunucmense Gilberto Keb al que con un gancho al hígado, aventó de un lado al otro del ring totalmente desfondado y exánime. No solo le contaron los 10 segundos a “Kebito”, sino que requirió asistencia médica.
2.- Héctor García desconectó del mundo con un gancho a la cabeza a Juan Carlos “Feo” Canul en 17 segundos obligando a los médicos a ayudar a su rival a regresar a este mundo.
3.- Mención aparte merece el “granadazo” que Miguel Berchelt estalló en la cabeza de Oliver Flores, aunque este, nadie sabe como, alcanzó a levantarse para ser declarado noqueado técnicamente.
4.-  Tampoco se debe dejar de destacar el cloroformo que Elías Espadas aplicó en su debut y hasta ahora única pelea profesional sobre el veracruzano Pablo de Jesús Cabrera el 17 de agosto pasado. Elías lo acabó en cuatro asaltos y lo dejó tendido sobre la tarima varios minutos.
El Retorno del Año:
Juan Loquito Kantún que parecía ya estar totalmente desconectado del boxeo, regresó a la actividad y en noviembre subió para lograr un empate que debió ser victoria a su favor. Luego, hace unos días en Cancún dio una magnífica demostración para obtener el primer cinturón de su carrera, el supermosca juvenil ante el veracruzano Humberto “Chato” Morales en una demostración de denuedo, valor y ganas de hacer bien las cosas. “El Pequeño Orate” puede hacer algo grande si se lo propone, pues es aún muy joven y ya bastante experimentado. Ojalá no desprecie el apoyo de Mario Abraham y su equipo encabezado por Román Acosta.
Lo que no debe ocurrir sobre el ring:
Fueron diversos sucesos que merecieron la crítica y el cuestionamiento por la forma anómala, poco edificante, indigna y hasta fuera de reglamento que ocurrieron y que a continuación enlistamos en orden de gravedad.
1.- La “pelea” de Cruz Carbajal con Luis “Pollito” Ceja, quien enfrentó al ex campeón mundial veracruzano con toda la ventaja del mundo al subir aquel con un ojo “apagado”, con el párpado derecho totalmente caído sobre el ojo, en desigual condición y con el riesgo de sufrir una lesión aún mayor, o perder la visión en el único ojo con el que puede ver. Esto sucedió el 28 de abril en Cancún y, por cierto, la dichosa Fecombox que en todos lados quiere andar metiendo su nariz no dijo nada al respecto.
2.- El second cancunense “Darta” López trajo a Mérida a un boxeador “El Lorito” Bautista totalmente deshidratado y rostizado para dar el peso. El resultado fue que al subirse a la báscula para registrar su tonelaje, Bautista se desmayó y debió ser llevado de emergencia a una clínica. El colmo fue que después de lo ocurrido, el “entrenador-carnicero” todavía se acercó a preguntar si su “pupilo” podía subir al ring…¿cuale$ $erían $u$ intere$e$ para que ello a$í ocurriera?.
3.- La ex campeona mundial filipina Ana Julatón tuvo la mala fortuna de enfrentarse a un costal con patas como la tal Abigail Ramos que solo hizo el ridículo y al cabo de 19 segundos sucumbió luego de que Freddy Ríos no tuvo empacho en parar el “pleito” al ver que no presentaba pelea y dio la espalda. La verdad es que la “chilanga” mereció salir de la arena Periférico de Kanasín sin paga y regresarse a México en aventón. Esto ocurrió el 3 de agosto pasado.
4.- Una función sin rectoría de la CBM se presentó por vez primera y en forma en Mérida, sin conocimiento de las autoridades de esta ciudad, de la prensa y de la afición. Nadie sabe, nadie supo si hubo médico, ambulancia, jueces capacitados o comisión, en fin.
Lo peor es que la CBM virtualmente no dijo esta boca es mía cuando al menos, para disfrazar el asunto, bien valía la pena un extrañamiento.
5.- La horrorosa intervención de la alguna vez H. Policía de Hunucmá para detener y retirar de un evento boxístico al presidente de la Asociación estatal Amateur de ese depiorte (ABAY) en medio de la confrontación que por varias semanas mantuvo con un grupo contrario encabezado por Freddy Ríos. La policía hunucmense violó los derechos y garantías de Mena para circular libremente por el país y hacer valer su personalidad hasta entonces legal y formalmente reconocida como mandamás del boxeo aficionado.
6.- El médico de la Comisión de Box de Cancún (no tenemos su nombre) hizo “el Oso” en la pelea en la que “Yeyo” Thompson venció por nócaut técnico a Jorge Linares por una herida que sangraba profusamente en la cara producto de un golpe. En el momento en el que decretó que la pelea no podía seguir sacó una tarjeta roja que ya llevaba en la mano (como si fuera fútbol…aunque así son las reglas del CMB que sancionó esa pelea), pero ese no es el detalle, sino que el facultativo se echó la puntada de celebrar el fin de la pelea sacudiendo los brazos como si fuera réferi y haciendo la señal de que la pelea había concluido cuando esa es una función que no le correspondía y menos, muchísimo menos en la forma tan festiva en que lo hizo.
Su acción, humana finalmente, mostró inexperiencia, poco tacto y dio pie a que el equipo de Linares pudiera haber alegado falta de equidad de su parte. Por cierto, más de un portal de boxeo en el extranjero comentó el asunto: (vídeo) http://www.youtube.com/watch?v=qXHjeono86E
Mr. Anfitrión:
Esta designación recae, por supuesto, en la persona del intrépido, aventado y exitoso “Don King Caribeño”, José Alberto “Pepe” Gómez Álvarez, quien con su talento negociador y de gestión ha sido la bisagra que ha permitido la convergencia de los capitales privados con el gobierno para que Cancún sea la sede boxística más importante de Latinoamérica.
“Pepe” Gómez trajo a Cancún no sólo peleas de alto nivel, sino que fue el artífice para que la convención 50 del CMB con todo y Mohamed Alí se verificara allá. Su capacidad de convocatoria es por demás sobresaliente.
El evento:
La Convención del CMB que inició el 3 de diciembre pasado fue, por razones obvias, el evento boxístico del año en la Península de Yucatán.
El suceso: La inauguración de la Arena Oasis el 18 de febrero de 2012, la cual se convirtió en la arena con actividad de mayor nivel en la región. Es un espacio magnífico y otro de los aciertos de “Pepe” Gómez.
Por supuesto que hay otros boxeadores y personajes que desde sus respectivas trincheras se rompieron el cuero y se esforzaron y a los que ofrecemos una disculpa si esta lista no los incluyó, pero esperamos que tengan mayor suerte en la próxima y bueno, finalmente, no somos dueños de la realidad.
Pero por encima de todo, vaya un reconocimiento a todos y cada uno de ellos por su esfuerzo y su valor de subir al ring o de arriesgar tiempo o dinero y emocionarnos en este 2011…gracias a ellos y a las empresas que los pusieron sobre el ring en concreto Max Boxing, A&T, Yucatanboxing y Cancunboxing.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here