Le quitan su “jaula” a los “Panzas” Verdes del León

Una decisión judicial falla contra la ciudad de León y entrega la propiedad a Roberto Zermeño y Héctor González

Con información de Proceso.

León.- Magistrados del Tribunal Colegiado del XVI Circuito con sede en esta ciudad desecharon por dos votos a favor y uno en contra el amparo directo promovido por el gobierno municipal leonés contra la queja de los empresarios Roberto Zermeño Jr. y Héctor González, relativo a por la propiedad del estadio de futbol León.

Con esta decisión, los empresarios pasan a ser los dueños del inmueble tras ganar el pleito judicial en tres instancias, de acuerdo con la sentencia aprobada en la audiencia celebrada en las instalaciones del Tribunal.

La actual directiva del Club León, encabezada por Jesús Martínez, tiene un contrato por 10 años para usar el estadio.

POSICIONAMIENTO DEL CLUB

Tras difundirse el resultado de la audiencia, el club emitió un posicionamiento en estos términos:

“Nuestra institución ha estado en medio de esta disputa legal, con un contrato vigente de arrendamiento del estadio con el municipio de León, que nos ha permitido ofrecerle una casa al equipo de la ciudad.

Hoy tenemos la bendición de administrar un equipo que, con mucho honor, lleva el nombre de una ciudad fundamental en la historia y el futuro de México. Para ello trabajamos diariamente, invirtiendo desde hace siete años mucho dinero, sacrificio y esfuerzo en el presente y el futuro del club.

“La afición, el equipo y la ciudad merecen desde hace tiempo un estadio al nivel de nuestra historia y prestigio, somos un equipo legendario del fútbol mexicano… cualquier decisión que asumamos siempre será en beneficio de la comunidad leonesa.

En espera de futuros acontecimientos ajenos al Club, reiteramos nuestra firme voluntad de seguir construyendo juntos esta historia, en el lugar al que pertenece”, aseguraron los directivos del León.

“ENTRIPADO” DEL ALCALDE

En tanto, la primera reacción del presidente municipal leonés, el panista Héctor López Santillana, al conocer el fallo fue asegurar que “ganó la legalidad, pero no la justicia”. Y advirtió: “Esto no ha terminado”.

El gobernador Miguel Márquez calificó como una injusticia la decisión –dividida– del Tribunal Colegiado, y sostuvo que el equipo de futbol León seguirá jugando en la ciudad.

“Hay una  injusticia de fondo y esa no se la van a quitar a nadie, es una total injusticia la que se ha cometido contra los leoneses, contra la afición. Es el problema de este país, todo queda en las formalidades, pero los problemas de fondo no se resuelven como debe ser”, añadió el mandatario estatal.

En 2014, Zermeño y Hernández ganaron en una primera instancia el juicio contra el gobierno leonés, luego de tres años de litigio.

El gobierno municipal había solicitado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que atrajera el caso para que conociera directamente del amparo solicitado a fin de mantener la propiedad del estadio. Sin embargo, la Corte resolvió devolver el expediente al Tribunal Colegiado del XVI Circuito para que resolviera al respecto.

La semana pasada, los magistrados se reunieron para deliberar, pero acordaron aplazar por siete días la resolución, a fin de revisar lo relativo a los propietarios de palcos y plateas del estadio, varios de los cuales también interpusieron recursos por la vía indirecta.

Sin embargo, en la audiencia de hoy el magistrado Juan Solórzano Zavala peleó férreamente contra el proyecto que desechó el amparo del municipio leonés, avalado por sus compañeros Jorge López Campos y David del Toro. Cuestionó que el proyecto presentado no contempló el tema de los dueños de palcos y plateas, quienes no fueron escuchados.

También recordó que el fideicomiso formado por el Club Social y Deportivo León con el gobierno municipal en el año 2000 estableció una cláusula para que al extinguirse el mismo, el inmueble quedara en manos del municipio.

Este fideicomiso fue extinguido en el 2007 y el ayuntamiento de entonces escrituró la propiedad a nombre del municipio, mientras Roberto Zermeño padre estaba preso por evasión fiscal, por lo que éste, a través de su hijo del mismo nombre, demandó.

“El fideicomiso dice que una vez concluido el inmueble pasa a ser propiedad del municipio, porque así lo decidieron las partes. El fiduciario tiene órdenes de, al término de contrato, transmitir la propiedad civil al único fideicomisario que es el municipio de León”, insistió Solórzano.

Sin embargo, los otros dos magistrados indicaron que los dueños de palcos y plateas no podían ser llamados a este juicio porque no son terceros interesados, según la definición legal. Añadió que la cláusula sobre la propiedad del municipio se asentó específicamente para cuando el fideicomiso se extinguiera anticipadamente.

“Pero ya se los expliqué, está con todas sus letras en el contrato… cualquier persona que sepa lo puede leer, no sólo un abogado o nosotros… el traslado de dominio se da no al fideicomiso sino al municipio… pero no voy a poder convencerlos”, dijo el magistrado Solórzano.

Luego, procedió a la votación en la que se anexó su opinión en contra, y así leyó:

“En el amparo directo 26/2016 por mayoría de votos con el voto en contra de su servidor que será anexado, la justicia de la Unión no ampara ni protege al municipio de León. Se declara sin materia el amparo adhesivo presentado por el club social y deportivo León, AC”.

Notas relacionadas

Escribe un comentario