Los Ángeles.- El respetadísimo promotor y “Lobo de Mar”, Don Chargin, falleció aquí la tarde de este viernes 28 de septiembre a los 90 años, víctima de circunstancias de salud propias de su muy avanzada edad que terminaron con la existencia de uno de los más grandes animadores que el boxeo en California haya tenido.

Chargin, publicista boxístico, fue un ícono por decenios y por décadas de la promoción del boxeo de la que llegó a conocer todos sus secretos y hasta inventar algunos otros.

Fue muy conocido por hacer peleas en toda el área de California, pero especialmente en el Olympic Auditorium de Los Ángeles, donde trabajó con otros personajes del boxeo y agentes, entre ellos el yucateco Rafael Mendoza Realpozo, fallecido este mismo año en Guadalajara, México.

Su apodo, “War a Week” (Una Guerra a la Semana) fue derivado de su capacidad de promover boxeo incesantemente y en sus funciones desfiló una infinidad de talentos, entre ellos muchos mexicanos de las décadas desde los 50´s, hasta los 80´s, principalmente.

Nació en San Jose, California, el 5 de junio de 1928 y fue boxeador aficionado en la Preparatoria, pero una lesión le impidió seguir en el ring, más no lo alejó del boxeo.

Siendo un adolescente aún, aprendió todo lo que pudo del deporte y promovió el 3 de septiembre de 1951, a los 23 años de edad, su primera función llevando al ring en el pleito estelar a quien sería una leyenda de los pesos gallos, Manuel Ortiz vs. Eddie Chávez.

Promovió peleas con gente como Jimmy Ellis, Carlos Palomino, Pipino Cuevas, Jimmy Dundee, Paddy Young, Jimmy Ellis, Joey Giambra, Willie Jorrin y, ni más ni menos, que Roberto Durán y Mohamed Alí.

Últimamente haía mancuerna en la promoción con la empresa Paco Presents y en una de las funciones de esta dupla presentó al yucateco José “Cacho” Silveira.

También trabajó con el matrimonio que formaron Cal y Aileen Eaton (quizás la más importante mujer en la historia del boxeo), a los que apoyó durante largos años en el Olympic Aiuditorium.

Fue consejero desde 2002 de Óscar de La Hoya, al igual que Mendoza Realpozo (fueron grandes amigos), aunque el yucateco terminó desvinculándose del “Golden Boy”.

A su muerte, de La Hoya expresó sus más sentidas condolencias, de la misma manera que, en un magnífico gesto, lo hizo el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y su presidente, Mauricio Sulaimán Saldívar.

Fue inducido, en 2001, al Salón de la Fama del Boxeo Internacional de Canastota, Nueva York, junto con Ultiminio Ramos (quepd) y la leyenda panameña de los ligeros, Ismael Laguna. (Quepd).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here