Mérida.- Los Senadores de la Morelos pusieron broche de oro y diamante a su participación en la campaña 2018-2019 de la Liga Meridana de Béisbol de Invierno (LMBI) en la que viniendo del sótano, llegaron a los play offs y a la final del circuito que hoy ganaron de manera por demás brillante al hilvanar su décima victoria, segunda sobre los Zorros de Pacabtún, para ganar el título.

Un score de 3×0 puso a los legisladores en el trono del circuito con todosmlos merecimiento y con todos los honores en el campo de la Colonia Pacabtún ante la algarabía de sus seguidores que festejaron el triunfo y el campeonato.

Esta tarde, con serpentina del dominicano Arturo “La Mamba” Florentino, quien se combinó en la lomita con dos compañeros más, los de la “Camara Alta” vencieron a los Zorros, a los que le completaron la barrida, para conquistar su segunda corona del circuito.
Mientras el pitcheo de los Senadores brilló con intensidad en la final, el marfil
que regaron los Zorros en el terreno de juego resultó costoso y pagaron las
consecuencias. Resultó evidente la anemia ofensiva de los cánidos ya que se fueron en blanco en las últimas 12 entradas.
Un pecado del siempre seguro, confiable, una garantía en el campo corto, como lo es Alejandro “El Principito” Rivero, le abrió las puertas al equipo de la Morelos que consiguió su primera anotación en la quinta entrada. Sin duda, al mejor cazador se le va la liebre.
La décima victoria seguida de los Senadores llegó después de un sensacional duelo de pitcheo que se vio empañado en la quinta entrada al ser “pillado” el abridor de los Zorros, Federico Castañeda, utilizando una sustancia ilegal en su guante, lo que dio como resultado su expulsión del juego.
Esa entrada resultó fatídica para el equipo de Pacabtún, porque después de
retirar los dos primeros tercios, Castañeda no pudo colgar la argolla, ya que fue castigado con un doble y un sencillo de los “abajeños”, Ken Jiménez y Jefrey Pérez, octavo y noveno en la alineación, de forma respectiva.
Jiménez, después del cañonazo al jardín derecho con el que llegó sin problemas
a la intermedia, y en plena carrera rumbo a la registradora con el sencillo de
Jefrey Pérez, fue frenado por su timonel, José Caballero Delgado, quien apelando a su experiencia llamó al ampáyer de home, Hebert Yépez y le pidió revisar el guante de Castañeda.
Tras el cónclave de los encargados de impartir justicia en el campo, se efectuó la revisión y al ser descubierto el lanzador, se le notificó al mánager de los Zorros, César Díaz Pérez, quien llamó del “calentadero” a Miguel Cárdenas.
Ese momento espinoso tuvo su repercusión. Primero, el relevista le pasó cuatro pelotas malas a Santiago Huchim con el que se llenó el “Congreso” de legisladores y luego dominó a Emilio Marrufo con rodado al campo en corto, en lo que parecía una jugada de rutina para terminar la entrada se le complicó a Alex Rivero, quien “escupió” la pelota y ya no pudo enfríar al corredor, aprovechando Jiménez la pífia para anotar la carrera de la quiniela y a la postre la de la victoria y del campeonato.
Con las dos carreras en el sexto episodio, los Senadores le dieron la puntilla a los Zorros que poco pudieron hacer ante el hermético pitcheo de los flamantes
Carlos “La Lorita” Sansores disparó su primer imparable del juego, y par de bases por bolas con intervalo de un pelotazo, propició la segunda carrera que anotó de “caballito” el receptor de los Senadores y hit de Jefrey Pérez remolcó la segunda y envió de regreso a Miguel Cárdenas a su caseta. Lo relevó Randy Lara, quien concluyó el juego con una labor de dos entradas y un tercio con tres bases y tres ponches.
Pese a no estar en su mejor momento físico, Arturo Florentino, el vencedor,
estuvo intratable durante seis entradas en las que limitó en dos imparables a los
Zorros, los que admitió en el cuarto episodio: el primero de ellos, de Alex Rivero y luego de Fernando Cruz.
Completó su hermética labor con cuatro bases por bolas, un golpeado y retiró por la vía del ponche a cinco bateadores.
Lo relevó en la séptima entrada Kevin Herrera, con una labor de dos entradas de una base por bolas con tres ponches y terminó Felipe Arredondo, quien tras admitir par
de imparables, retiró sin problemas a los siguientes tres bateadores para apuntarse el salvamento. Fue designado el Jugador Más Valioso de la serie final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here