Mérida.- Los Rockies de Caucel reiteraron su valía al hilvanar su segundo éxito sobre los Diablos de la Bojórquez, ahora con score de 2×1, con lo que pusieron al rojo vivo la lucha por la cima de la temporada 2015-2016 de la Liga Meridana de Béisbol, pues junto con los Senadores de la Morelos se acercaron a sólo medio juego de los infernales, con una jornada (dos juegos) para que finalice el rol regular.
Los Diablos de la Bojórquez salieron sedientos de venganza, por la derrota del día anterior, y en el cierre de la primera entrada, José Cerón el primero en el orden, recibió pasaporte. Estando en turno Manuel Gómez, Cerón se estafó la intermedia, seguidamente Gómez lo envió a la antesala con sencillo dentro del cuadro.
El dominicano Gerson Manzanillo fue puesto fuera en la primera colchoneta con rola a la intermedia, pero produjo la de la quiniela en los zapatos de Cerón, mientras Manuel Gómez ancló en la intermedia.
Carlos Morales, el cuarto bate, recibió base intencional, pero Francisco Acosta se ponchó y Fabián Segovia fue dominado con candente línea a las manos del jardinero derecho, y de esta manera Gerardo Ramírez salió con daño mínimo, de un registro.
El látigo diestro del abridor de la Bojórquez, José Apolinar, mantuvo a mecate corto a los Rockies, a tal grado que en seis entradas sólo le habían conectado un mísero imparable.
Pero la apertura de la séptima entrada trajo buenas nuevas para Caucel, pues Apolinar transfirió a su primer enemigo Javier Castro y marcó su salida del encuentro, siendo relevado por Luis Navarro. Eduardo Cabrera lo avanzó a la intermedia con toque de sacrificio, Rafael Castillo recibió pasaporte, y entonces Roberto Poot se paró en la caja de bateo y con sencillo al jardín derecho igualó las acciones, ante la algarabía de los seguidores de los Rockies que se presentaron en buen número al campo de la Bojórquez.
En el inning de la novena entrada, en su parte alta, el rockie Javier Castro conectó una rola en el hueco entre primera y segunda base, permitiéndole alcanzar la intermedia, pero le salió caro, ya que tuvo que abandonar el encuentro lastimado, y en su lugar entró a correr Alfredo Merlín, quien ancló en la antesala por sacrificio de Eduardo Cabrera y posteriormente anotaría la de la victoria con imparable de Raúl Graniel. Así la pizarra quedaría 2×1.
El relevista de Caucel, Daniel Brito, se agenció el triunfo en relevo a José Quintal, quien a su vez había relevado al abridor Gerardo Ramírez. Y la derrota fue para Luis Navarro.
Por el lado de los Rockies hay que mencionar que utilizaron de todo para triunfar, por ejemplo al cuarto bate de la Bojorquez, Carlos Morales, le dieron 3 bases por bolas, dos de ellas intencionales, además de que hubo magníficas atrapadas, una de Javier Castro en el jardín izquierdo y otra de Raúl Graniel en la segunda base, y por el lado de los Diablos, hubo atrapadas muy aplaudidas de Alejandro Bellazetín en la tercera base a guante volteado y un par de Manuel Gómez en las paradas cortas, todas finalizando en sendos puestos fuera.
En el cierre de la entrada número siete se suscitó una controversia, el corredor de tercera base de los Diablos Brayan Irigoyen realizó una jugada de pisa y corre en un batazo de Manuel Gómez, pero Irigoyen salió hacia el pentágono en forma anticipada, esto provocó la apelación por parte del equipo de los Rockies y el resultado fue out, jugada protestada por los Diablos que igual alegaron la existencia de un balk en la jugada de apelación, cosa que motivó la suspensión del juego por varios minutos hasta aclarar la situación y se pudo continuar, cosa curiosa el público asistente dedicó esos minutos para entablar una guerra de porras, unos apoyando a los Rockies y otros a los Diablos.
Esto lo único que anticipa es que el cierre de la temporada el próximo fin de semana será interesante, aguerrido con final de fotografía disputándose las posiciones del standing y cada día con mayor número de aficionados fotografiándose en las tribunas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here