Cancún.- Los Pioneros de Quintana Roo vencieron aquí esta noche al club campeón del mundo en básquetbol, el Flamengo de Brasil, y se colocaron en las semifinales de la Liga Directv Liga de las Américas.

Simplemente fue una locura. Los Pioneros de Quintana Roo en una noche de inspiración de buen baloncesto, vencieron al campeón del mundo en baloncesto de clubes, Flamengo de Brasil, por marcador 86 a 81 y se colocaron en las semifinales de la Directv Liga de las Américas.

El conjunto quintanarroense necesitaba la victoria después de haber caído en contra de Malvin de Uruguay la noche del sábado, y ante más de cinco mil aficionados que se dieron cita en el Poliforum Benito Juárez, lograron el objetivo con base a una defensa frenética que frenó el ataque brasileño a partir del segundo periodo.

Y es que Manolo Cintrón demostró porque es uno de los mejores entrenadores de América Latina. El estratega puertoriqueño realizó ajustes cuando su equipo más lo necesitaba, cuando apremiaba la urgencia de volver al juego y cuando el marcador era adverso hasta por 15 unidades

No fue un partido sencillo. Los Pioneros de Quintana Roo se tuvieron que emplear a fondo. Y encontraron en la combinación del apoyo de sus aficionados y determinación de sus jugadores un triunfo histórico que resonara con fuerza en el continente americano en materia de baloncesto, pues en la temporada anterior de Liga de las Américas, no perdió ni un solo encuentro.

El juego

Desde las 7:30 de la noche, los aficionados se comenzaron a dar cita en el Polifórum Benito Juárez y hubo un momento que en el acceso principal a la casa del Baloncesto en Quintana Roo, quedó abarrotado debido a la gran cantidad de automóviles que querían un espacio en el estacionamiento.

Al interior del gimnasio se respiraba un aire de certidumbre. “Vamos a ganar”, “Hoy hacemos historia”. Eran las frases que se escuchaban entre las butacas de generales y los asientos de duela.

A las 8:05 los Pioneros salieron a calentar y el aplauso no se hizo esperar, pues el público sabía que sus guerreros tenían que morir en la duela ante un rival que había demostrado, en las dos jornadas previas, porque es el mejor club de basquetbol en el mundo hoy día.

El primer periodo, un desastre.

Al iniciar el partido el nerviosismo se apoderó de los quintanarroenses, pues se fueron rápidamente abajo en el marcador producto de malos tiros a la canasta, y a la precisión de Flamengo en el ataque.

De hecho, en ese primer periodo el parcial fue 31 a 17 a favor del conjunto brasileño, que tenía a un Walther Hermann encendido, ya que tan sólo en 10 minutos, consiguió 14 de sus 26 puntos totales en el encuentro.

Además, el base armador Nicolás Laprovittola, causaba estragos con una jugada de las más añejas en el basquetbol: el pick and roll (pared y desmarque), por lo cual los Pioneros sufrían en el costado defensivo.

El segundo cuarto y el primer ajuste.

Ante el reto de superar a un campeón, Manolo Cintrón decidió modificar por completo su esquema defensivo,por lo cual mandó una zona dos, tres (dos jugadores arriba tres abajo) para frenar los tiros de larga distancia y además parar el pick and Roll.

El ajuste fue magistral y funcionó a la perfección. Después de haber tirado para un porcentaje del 67 por ciento en tiros de campo en el primer periodo, Flamengo se vio presionado a la ofensiva y ya no fueron cómodos sus tiros. Al final, los Pioneros se quitaron una desventaja que llegó a ser de 17 unidades en un momento, y se fue al descanso 47 a 54.

El tercer periodo, la mano de Manolo Cintrón.

Cuando inició el tercer periodo Manolo Cintrón sorprendió a su contemporáneo José Neto. Una vez más volvió a ajustar la defensa y cambió por segunda ocasión su sistema y este le rindió frutos.

El ajuste fue sencillo y letal. El entrenador de los Pioneros de Quintana Roo mandó marca personal a Nicolás Laprovittola con dos jugadores, tanto Shane Southwell como Sthepen Soriano.

Ese cambio originó caos en el Flamengo, que no supo que hacer y no tuvo respuesta al ajuste. Con ello, Pioneros se fue arriba en el marcador por 8 unidades con 7 minutos por jugar en ese tercer cuarto y no volvió a soltar esa ventaja en lo que quedó del encuentro.

El cuarto periodo, el apoyo incondicional del público.

Con el partido en control, Pioneros de Quintana Roo se fue al frente y desplegó su mejor baloncesto. Héctor Hernández, Justin Kenan y Rommel Beck se convirtieron en maquina de hacer puntos.

Mientrs tanto, el sexto jugador hacía su partido. Los más de cinco mil aficionados que se dieron cita en el Poliforum Benito Juárez, coreaban cada ataque, arengaban a los suyos y sobre todo, metían presión a los brasileños.

Al final, cuando el reloj quedó en ceros el festejo no se hizo esperar. La misión fue cumplida. Pioneros tenía que ganar y lo hizo de manera convincente y gategoria ante el mejor equipo del mundo. Y si, hizo historia en una noche que quedará para el recuerdo en el baloncesto caribeño.

El jugador del partido: Manolo Cintrón.

Cuando un entrenador define juegos difícilmente se le reconoce. Por lo general son los jugadores quienes se llevan el merito, pero en la noche del domingo, el basquetbol hizo una excepción y fue Manolo Cintrón, con ajustes magistrales, quien llevó a la victoria a los Pioneros de Quintana Roo.

La clave del juego: defensa.

Después de irse abajo por 15 puntos, Pioneros supo regresar en el partido con base a defensa.

El dato.

Fue la novena derrota para Flamengo de Brasil en Liga de las Américas y la primera desde que se fue invicto el certamen pasado donde se coronó campeón de América y luego del mundo al vencer en la copa intercontinental al Maccabi Telaviv de Israel.

El jugador numero 6.

Cinco mil personas gritaron y apoyaron a los Pioneros de Quintana Roo. La noche del domingo jugadores y aficionados se convirtieron en uno solo.

Mejores anotadores.

Pioneros:

Justin Kenan 20 puntos:

Héctor Hernández 19 puntos, nueve rebotes.

Rommel Beck 10 puntos.

Flamengo.

Walther Hermann 26 puntos.

Nicolás Laprovittola 12 puntos.

Cristiano Silva 12 puntos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here