Por Juan Martín Pech Echeverría.

Mérida.- El rugido de los Leones de Yucatán en la segunda vuelta es ahora sí, orondo, altivo, pleno…y desde la cima de la zona sur de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB). Nada que ver con lo que sucedió en la primera vuelta.

La segunda parte de la temporada 2019 de la LMB difícilmente podía iniciar mejor para los Leones.

TODAS LAS SERIES GANADAS

Los dueños del Kukulcán van ahora con todas sus series ganadas (5-0), curiosamente todas con dos juegos a uno, radicalmente mejor a comparación de las primeras cinco series de la primera vuelta en las que solo ganaron cuatro de 15 partidos.

Esos números contrastan con lo ganado ahora que van con 10 de 15 partidos.

He aquí la gráfica correspondiente

Primera Vuelta

Gira Monterrey 0-3
Casa Diablos Rojos 1-2
Casa Oaxaca 1-2
Gira Monclova 1-2
Gira Nuevo Laredo 1-2

                                                                  4-11

 

Segunda Vuelta

 

Casa Laguna 2-1
Gira Aguascalientes 2-1
Gira Durango 2-1
Casa Aguascalientes 2-1
Casa Durango 2-1

                                                                   10-5

 

Respecto a los números (carreras, hits y errores) son muy superiores en favor de los rugidores.

Los Leones han sido muy superiores ofensivamente en la segunda vuelta. Con una primera vuelta, lenta y muy pobre (22 carreras, 65 hits y cincco errores), la segunda vuelta ha sido tremendamente ofensiva.

Puede interesarte:

Numeritos finales generales de la LMB al cerrar 2014

En ella  han anotado 63 carreras, con 87 hits y cometido cuatro errores. Con la llegada de gente como Xavier Scruggs, Alex Liddi que inician a tomar su paso ofensivo y con la racha bateadora de Leo Heras y Luis Felipe Juárez, sobre todo, la ofensiva melenuda ha sido impresionante.

En solo 15 partidos han conectado 20 jonrones, cuando en la primera vuelta solo lograron 13 a estas mismas alturas.

El pitcheo ha mejorado un poco, y si bien ya no tienen invictos (César Valdez y Jesse Estrada han perdido ya), salvo la paliza de 14-3 en Aguascalientes, las serpentinas se han comportado a la altura.

A la afición le dio gusto ver el debut de Jonás Garibay, que en cinco entradas, aceptó seis hits, tres carreras (dos limpias), ponchó a siete con mucha soltura, sin bases viéndose seguro el muchacho de Jalisco, lo que refresca el cuerpo de lanzadores de los Leones de Yucatán.

Este inicio luce optimista, pero hay que ir poco a poco.

La batalla por sostenerse en el primer lugar o mínimo en el segundo, para sin depender de nadie, pasar a la postemporada, no es, a pesar del actual panorama, fácil.

La afición, en contraste a lo que vio en la primera vuelta, tiende a seguir apoyando. Hay tiempo aún.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here