Los Leones tienen ya dos números mágicos para el play off

Jorge Canto advierte que necesitan una combinación de 18 para calificar y de 23 para terminar de nuevo como líderes

Por Jorge Canto Alcocer, publicado en el Diario Por Esto

Mérida.- Cuando aún faltan cinco semanas y más de treinta juegos para concluir la temporada, los Leones han logrado una ventaja tan abismal sobre sus “perseguidores” que ya es posible hablar del número mágico.

Así, los Reyes de la Selva han fincado en 18 el número de los juegos que tienen que ganar, en combinación con las derrotas del Águila de Veracruz con tal de asegurar al menos el cuarto lugar y un sitio en la postemporada. Para asegurar el liderato, el número es 23, por lo que ambos logros pueden darse en la misma semana, probablemente alrededor del próximo 15 de julio.

La primera meta, pues, está muy cerca, a la vista. La cosa ha parecido fácil, pero en realidad se han tenido que superar varios retos, se ha tenido que cambiar el rumbo sobre la marcha, se han hecho varios ajustes, la mayoría de los cuales han funcionado.

Lo más espectacular fue la inserción en el staff de abridores de José Samayoa (9-2, 2.77) y “Shito” Rodríguez (7-3, 3.26), quienes sumados al estelarísimo Yoanner Negrín (9-3, 2.80), conjuntan el trío más exitoso de abridores del circuito.

Samayoa y Rodríguez han respondido plenamente a la confianza, logrando así superarse el mayúsculo reto que representaron las lesiones de los zurdos Tomás Solís y Alejandro Soto.

Solís, de hecho, ya no está en el equipo, en tanto que Soto ha vuelto a lanzar, por ahora como situacional. El resto del pitcheo, sin llegar a la espectacularidad de los tres ases, ha cumplido con creces, si bien se extraña tanto en la rotación como en el relevo la presencia de lanzadores con el brazo equivocado.

La llegada de Édgar Osuna (dos derrotas por paliza en dos salidas) no parece que sea la respuesta a este requerimiento, pero aún así, Leones tiene su mayor solidez en la serpentina, punto nodal del juego.

Si bien la ofensiva no ha lucido del mismo modo, sí ha hecho las cosas suficientes para ganar dos de cada tres partidos. En este departamento realmente no ha habido un nombre fundamental, sino varios hombres que han sabido resolver. De pronto ha sido Quiroz (.306, 9 bombazos, 41 producidas), de pronto Cacao (.368, 8 para la calle, 35 producidas), y aunque ni Mustelier, ni Juan Francisco ni el aún ausente Betancourt han cumplido como auténticos refuerzos –se apunta que Mustelier, nacionalizado mexicano hace unos días, ya no es refuerzo, pero con esa etiqueta llegó a Yucatán-, han dado sus batazos y contribuido de una u otra manera.

Aún sin que el orden al bate esté del todo redondeado, un Ricky Álvarez más asentado ya empezó también a hacerse notar.

¿Será suficiente ese poderío para enfrentar los retos por venir? ¿Regresará realmente Betancourt en plena forma para fortalecer la alineación? ¿Se tornará consistente Juan Francisco?.

Las dudas son muchas ahora que ya tenemos que pensar en los playoffs, donde empezamos desde cero y los grandes jugadores generalmente se crecen, los pitchers se fuerzan el brazo hasta el límite y los bateadores tienen que ser más selectivos, pacientes y productivos.

Por supuesto que una gran responsabilidad en la exitosa temporada corresponde al cuerpo técnico. Willie Romero se ha convertido en un estratega mucho más fino, menos apegado al “librito” y menos predecible, y a sus indudables avances contribuyen en significativo grado al menos dos de sus coaches: Santos Hernández, el de pitcheo, a quien seguramente mucho le debe Samayoa, y Oswaldo Morejón, el de banca, consolidado ya como segundo hombre del equipo, tal como se manifestó cuando Willie tuvo que reposar una semana justo antes del Juego de Estrellas.

MANCUERNA CAMPEONIL DE 2006 QUE ESPERA REPETIRLO EN 2017 

La mancuerna Romero-Morejón, dos hombres contemporáneos, miembros de la última dinastía melenuda, jugadores de gran pundonor y con muchas afinidades en temas personales, parece que tendrá mucho futuro en la cueva.

Por otro lado, sabemos que la directiva sigue buscando hacer más ajustes y cerrar los pequeños huecos que subsisten, como el caso de un abridor zurdo de categoría, así como un relevo importante del mismo brazo. Con esas adiciones, sobre todo con salud en los jugadores fundamentales, Leones tiene todo para, una vez asegurado los playoffs y el liderato, acometer a la siguiente meta, que no puede ser otra que el ansiado campeonato. ¡Que así sea!
 

Notas relacionadas

Escribe un comentario