Mérida.- Los Leones de Yucatán, un equipo que llegó a ser colero en la presente temporada y que vino de muy menos a más, repite, por quinto año consecutivo en la final de la zona sur contra el rival más calificado estigmatizado y que le representa el mayor reto histórico: Los Diablos Rojos del México.

Héctor Castañeda poniendo out en home a Víctor “Flamingo” Bojórquez en el séptimo juego de la serie final del sur en 2006 en el Foro Sol.

Los melenudos, que llegaron a la segunda ronda de la postemporada más rápido que cualquiera de los otros tres invitados, han enfrentado a los pingos en 11 ocasiones en postemporada, 10 de ellas en play off.

La restante fue en un round robin (todos contra todos) cuyo ganador fueron los Piratas de Campeche.

Todo empezó en ese año de 1983, cuando los melenudos participaron en ese “todos contra todos” del que los Diablos fueron los grandes perdedores tras ser superados por los Piratas de Campeche que pasaron a la final (fueron campeones de la LMB) al quedar con 13 juegos ganados, por 12 de los escarlatas.

El juego decisivo, con el que los bucaneros calificaron a la final fue a costillas de los selváticos y dejó fuera a los Diablos, haciendo al cronista y fan “no declarado” de los luciferes, Tomás Morales Fernández  (quepd) acuñara contra los Leones una frase que lo evidenció y estigmatizó en Yucatán: “Malditos Sean por los Siglos de los Siglos”.

Ello, al sugerir que los melenudos de 1983 se dejaron ganar ese juego que permitió el avance de los navegantes del mal y la eliminación de los “Hijos de Luzbel”.

Al año siguiente ya de nuevo en el formato de play offs vino el primer enfrentamiento en esa modalidad entre Leones y Diablos, en la primera etapa.

Siendo los Diablos los enormes favoritos y con un pique adicional en esa campaña, luego de un zafarrancho en el parque Kukulcán, que culminó con un batazo del pingo Ossie Olivares (posteriormente melenudo) a un aficionado, unos irreconocibles Leones ganaron los cuatro duelos iniciales de manera consecutiva para barrer a los “malosos”.

Luego, en 1988, yucatecos y capitalinos se enfrentaron de nuevo con triunfo total de cuatro juegos a uno para los pingos que terminaron como campeones de ese calendario.

Un nuevo duelo llegó en 1991, aderezado con un enfrentamiento entre el mánager melenudo, Fernando Villaescusa y el ícono pingo, Nelson Barrera, por un tema de “bates timbrados” por el que el sonorense imputaba al campechano.

Finalmente y aunque la duda permeaba en el ambiente, nunca fue posible probarle nada “chueco” al gran “Almirante”.

A final de cuentas, los Diablos barrieron en cuatro juegos en el primer play off con los melenudos, siendo rematados en el Kukulcán por el joven brazo de Leo Moreno.

La historia se repitió en 1994, cuando los Diablos ya convertían en sus “marchantes” a los Leones a los que eliminaron en cinco partidos.

El control, o ya jetatura de los pingos sobre los yucatecos siguió en 2000 (serie de campeonato), 2001 y 2004 (ambas primer play off), con triunfos de 4-1.

Empero, las cosas cambiaron para 2006, cuando los Leones sacaron la casta para vencer  (4-3) a los pingos, lo que se repitió en 2007 (4-1). Ambas series fueron en el primer play off.

Sin embargo, los Diablos regresaron en 2008, para derrotar en esa misa primera etapa a los Leones 4-2.

Totales play off: Diablos Rojos: 32 triunfos por 19 derrotas.

Leones de Yucatán: 19 tirunfos por 32 derrotas.

Los Diablos han ganado dos series de campeonato (2000 y 2008) y los Leones un (2007).

Todos los juegos han sido en el parque Kukulcán (Mérida) y Seguro Social y Foro Sol (Ciudad de México).

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here