Hermético dominio melenudo

Sin ser el trabuco de 2016, pero con una buena dirección, los melenudos entran a la segunda mitad de la temporada como líderes sureños

Por Jorge Canto Alcocer del Diario Por Esto

Mérida.- Sin ceremonias, ni hitos, ha concluido la primera mitad de la campaña 2017. De los primeros 57 juegos programados, los Leones han jugado 54, con dos cancelados y uno pospuesto en Villahermosa, compilando un magnífico récord de 34 éxitos por 20 descalabros.

Su ventaja se sigue ampliando, llevándole al momento siete y medio a los Tigres, ocho a Puebla, nueve y medio a Veracruz, y así se va ensanchando hasta llegar a los 16 que ya le sacan a los alicaídos Bravos de León.

Con ventajas tan cómodas, los selváticos ya alcanzan a ver la otra orilla, y pueden sentirse orgullosos por estar cumpliendo sobradamente los objetivos trazados al inicio de la temporada.

Es cierto que falta mucho trecho -la otra mitad, exactamente- pero los Leones han superado malos momentos, lesiones y complicaciones mil, por lo que se puede afrontar el futuro inmediato con muy buena cara.

Esta tribuna se ha caracterizado por su crítica frontal y sin miramientos, en ocasiones a los hechos deportivos, en ocasiones a los hechos administrativos del equipo de nuestros amores, así como también en relación con la Liga Mexicana, el circuito peloteril más importante del país.

Creemos que es nuestra responsabilidad como aficionados de hueso colorado y como recipiendarios de un espacio de privilegio en el periódico más beisbolero de todo México.

Empero, en esta ocasión consideramos importante dejar de lado las insuficiencias y áreas de oportunidad para resaltar los aspectos que sí han funcionado y que han permitido que los Leones estén en la posición de liderazgo en la que al momento se encuentra.

Ya habíamos señalado con anterioridad el éxito de los abridores emergentes. Vale la pena no sólo recalcarlo, sino concretarlo.

Francisco “Shito” Rodríguez regresó a labores de abridor, que no cumplía desde hacía más de un lustro en su carrera y una década en la Mexicana, y lo ha hecho con singular éxito: 5×2 con 4.27 de limpias en nueve aperturas son números más que aceptables, pero lo más llamativo es el corazón que pone en cada una de sus intervenciones.

José Samayoa, por su parte, compila momios aún mejores: 4-1 con 2.28 en siete aperturas, actuación que combinada con sus primeras presentaciones como relevista lo tienen como tercer mejor serpentinero de la liga, con récord general de 6-1 y 2.60. De la mano de ambos abridores, los Leones han sorteado agudos problemas en su staff de inicialistas, sin que prácticamente se haya notado.

Con el basto, es cierto que seguimos añorando aquellos años fantásticos del inmenso Ray Torres, cuando el Kukulcán se cimbraba con los atronadores cañonazos del sonorense que derribó el mito de que nuestro parque es tumba para los bateadores de poder.

Los Leones no han vuelto a tener otro cuarto toletero con toda la barba, pero este año en cambio hemos disfrutado de las muy buenas y oportunas actuaciones de Esteban Quiroz y del “Cacao “Valdez.

El intermediarista sonorense le suena a la canica para .309, con ocho para la calle, 31 producidas y 34 anotadas, en tanto que el dominicano que ya lleva tres campañas sudando el uniforme selvático presume un poderoso .372, con siete bambinazos, 26 producidas y 32 anotadas, ocupando ya la quinta posición entre los mejores bateadores de la Liga.

Como punta de lanza ha lucido el veloz Leo Heras, con .314, 2 cuadrangulares, 26 producidas, 42 anotadas, once robos y un magnífico .396 de porcentaje de embasamiento. El otro puntal ha sido Diego Madero, quien le suena para .322 con un jonrón, 16 producidas y 24 anotadas en 40 juegos.

El de Hermosillo, además, está jugando unas paradas cortas de campanillas, lo que tiene en la banca a todo un estelar como Kevin Flores. Desde nuestra perspectiva, ellos son los que han sostenido con su majagua las insuficiencias, slumps y permisos de sus compañeros.

Por supuesto que una gran parte de la responsabilidad del éxito corresponde a las decisiones de Willie. A diferencia del trabuco del año pasado, los Leones 2017 sí han pasado por situaciones complejas.

Romero ha hecho los movimientos y los ajustes necesarios para mantenerse en el liderato desde el primer día y, al menos, hasta ahora que hemos llegado justo a la mitad del compromiso. ¡Enhorabuena! Aunque claro, lo mejor está por venir, pues en las diez semanas que vienen, hasta el final de la temporada, varios clubes echarán toda la carne al asador con tal de alcanzar uno de los puestos para la gran fiesta de los playoffs, en tanto que los nuestros tendrán que mantener el paso.

Por lo pronto, esta semana recibimos en el Kukulcán a los campeones Pericos y a los debutantes Bravos, dos equipos que hasta ahora han estado por debajo de las expectativas, pero que seguramente tratarán de iniciar la segunda mitad golpeando al líder en su propia casa.

 

Notas relacionadas

Escribe un comentario