Leones de Yucatán

Información del experto peloteril, Antonio Bargas Cicero, publicada en la Jornada Maya

Mérida.- ¿Tigres o Diablos?

Los Leones de Yucatán enfrentarán a bengalíes o infernales por quinta vez en sus últimas siete finales de la Zona Sur desde 2007, y su récord en las cuatro anteriores fue 2-2.

Independientemente del contrincante, el mánager Gerónimo Gil siente que su equipo está en gran forma y ritmo y siente que eso es lo principal de cara a la serie de campeonato.

“Todos están bien. Los muchachos andan en buen momento y tienen dedicación y entusiasmo.

Tengo toda la confianza en cada uno de ellos y continuaremos enfocados en lo que viene”, afirmó el timonel oaxaqueño.

Gil, por cierto, en su debut como piloto en la postemporada de Liga Mexicana eliminó en cinco partidos a una de las organizaciones con las que jugó.

Le ganó el duelo a otro mánager joven, Sergio Omar Gastélum, con finales disputadas tanto en LMB como en LMP.

Lo que viene es un choque contra el cuarto lugar general del Sur (Tigres, quienes visitarían al Kukulcán para el arranque de serie) o frente al líder general (Diablos, que serían los anfitriones en los dos primeros desafíos).

El sexto duelo de la semifinal entre quintanarroenses, que están arriba 3-2, y capitalinos, será el martes en el Alfredo Harp Helú.

Por lo pronto, para los Leones de Yucatán es una ventaja que la otra batalla se alargue.

Los yucatecos podrán, así, tener a todas sus cartas preparadas y descansadas, con una rotación que deben encabezar de nuevo César Valdez y Yoanner Negrín.

DIERON EL 100 POR CIENTO

“Los muchachos dieron el cien por ciento”, destacó Gil tras el final de la semifinal ante Oaxaca. “Fue una tremenda salida la que nos dio Valdez. No fue fácil, todos los juegos fueron apretados”.

Puede interesarte:

En el primer play off, el eterno duelo…

Valdez fue el domingo lo que fue a lo largo del calendario regular para los “reyes de la selva”: un sinónimo de calidad y de triunfo.

“Me sentí muy bien. Salí a dar lo mejor de mí, como siempre, y los compañeros se fajaron detrás de mí haciendo jugadas.

Ellos son una parte muy importante de todo lo que hago”, apuntó el principal candidato a ser el Pítcher del Año de la Liga, que tras maniatar a los Guerreros mejoró a 22-2 como selvático, incluyendo postemporada.

Rumbo a la final sureña, dijo que su preparación será la misma. “No hay presión y vamos a salir a jugar fuerte, como sabemos”, agregó.

“No fue fácil (la serie frente a Oaxaca), no todos los días son de gloria, pero nos mantenemos positivos y enfocados y eso es lo principal”, continuó.

Una de las claves para el avance de Yucatán, además de su fuerte cuerpo de serpentinas, fueron los ajustes que hicieron contra los zurdos Alex e Irwin Delgado.

Ambos fueron sus verdugos la postemporada anterior, en la que Oaxaca frenó en cuatro la racha de apariciones de los rugidores en la serie de campeonato.

El plan y análisis a fondo de los Delgado y los Guerreros que se armó con el equipo de scouts y análisis de video fue bien ejecutado:

Irwin explotó en el quinto acto el sábado y Alex toleró tres carreras tempraneras, decisivas el domingo.

“Los playoffs siempre se juegan con intensidad y destaco el enfoque y trabajo de este grupo”, mencionó Gil, que con hechos muestra la confianza en sus peloteros.

“Para lo que sigue una afición entregada como la yucateca continuará siendo parte fundamental y le pedimos que nos apoye con todo”.

Cuando se le preguntó sobre los dominantes relevos de Enrique Burgos y Josh Lueke, quien han formado un dúo dinámico en las últimas entradas (el director deportivo David Cárdenas comentó que esa dupla fue la razón principal de que el club jugara con más calma y mayor efectividad en la recta final), el ex receptor destacó la labor de los ex “big leaguers” y enseguida volvió a hablar del colectivo, resaltando que el “beisbol se juega en conjunto y todos son importantes”.

“Si nos mantenemos bien conjuntados las cosas saldrán bien”, puntualizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here