Tras semana perfecta, los Leones continúan asediando la cumbre

Y ahora inician una serie por demás atractiva ante los Diablos Rojos del México

Jorge Canto Alcocer, publicado en el Diario Por Esto

Mérida.- Fue una inaudita e imparable lluvia de trancazos de todos calibres, tan torrencial y permanente que fue buena para implantar marca de anotaciones para el club en una semana.

Los Leones vapulearon por igual a abridores y relevistas, a zurdos y derechos, a lanzadores de renombre y a serpentineros que apenas se prueban en la Liga.

¿Y es éste el mismo equipo que hace algunas semanas batallaba para anotar un miserable registro? En mayor o menor medida, todos aportaron su grano de arena para la salvaje fiesta bateadora, pero tres fueron las bujías, que cumplieron exactamente como se espera de sus posiciones en el line up: el sensacional Corey Wimberly, quien le sonó para .440, con doce anotaciones, Jesús “Cacao” Valdez, quien promedió justo para .400, con tres bambinazos, once producidas y la misma cantidad de anotadas, y Luis Alfonso García, quien tuvo su mejor semana de la temporada, despedazando la canica para un sensacional .500 de porcentaje, con cuatro bombazos para la calle, una decena de empujadas y cinco anotadas.

Como parte de la algarabía ofensiva con la que los melenudos han tomado la segunda parte de la temporada, cabe mencionar que se está dando una tremenda y emocionante puja entre estos dos cañoneros por encabezar el ataque de los aún sublíderes del Sur.

Luis Alfonso lidera en promedio, sacando una milésima al dominicano, y en producidas, rubro en el que lleva 47 por 44 del moreno; en tanto que “Cacao” va a la cabeza en bambinazos, con once, tres más que el toletero tapatío.

Respecto a Corey, quien en la gira también se lució tremendamente con el guante, valga apuntar que en apenas 17 partidos, el norteamericano lleva 22 carreras anotadas, con 26 jits y un impresionante porcentaje de embasamiento de .476. ¡Vaya trío de peloterazos!

Los Pericos también presumieron una semana perfecta, por lo que Leones no pudo escalar el ansiado liderato, pero siguen a un pasito de la cima, con ambos equipos protagonizando ya una escapada, pues los Tigres, ocupantes del tercer lugar, están ya a siete y medio de los poblanos –y, por ende, a seis y medio de los nuestros-, en tanto que los filibusteros campechanos se pierden a catorce y medio y los Guerreros de Oaxaca están ni más ni menos que a ¡21 juegos y medio! De los demás, mejor ni hablemos.

De continuar así las cosas, emplumados y melenudos estarían calificando en unas cuantas semanas, con una holgura tal que incluso se antoja peligrosa, si no sabe manejarse.

Digno es de comentar que los placeres de una semana tan notable difícilmente continúen en la misma tesitura, tanto porque retornamos a casa, donde no se batea con tanta libertad como en los parques norteños, como porque el contrario también juega, y en ocasiones los dioses del béisbol se inclinaran por el rival.

Pero también es preciso tomar en cuenta que en el momento actual el club luce perfectamente sólido, balanceado y sano, más aún con las incorporaciones de Kevin Flores, quien reaccionó favorablemente al tratamiento a su problema circulatorio, y de Israel Núñez, quien ya mostró estar al cien por ciento con el guante, el brazo, la estrategia y el bateo.

Esta semana se esperan grandes llenos en el Kukulcán, de martes a jueves con la visita de los siempre esperados Diablos Rojos, quienes aunque hasta ahora llevan una campaña mediocre, son el equipo más taquillero de la Liga, y el fin de semana con los Toros de Tijuana, que ahora encabezados por Jorge Cantú, intentarán cobrar la afrenta que los Leones les propinaron hace un par de semanas, al barrerlos en su propia casa.

Notas relacionadas

Escribe un comentario