Mérida.- Pundonoroso y ya identificado con los colores de Yucatán, Leo Heras no tiene ya en su “Corazón de León”, fibra alguna que le haga recordar sus tiempos con los Diablos Rojos del México.

SIEMPRE PELIGROSOS

Empero, no deja de reconocer su peligrosidad:

“Llegamos a casa con un equipo que nunca baja los brazos”, dijo el tijuanense.

Puede interesarte:

El hit mil de Leo Heras, para su pequeño que viene en camino

Heras, quien siempre pone el extra en cada jugada, habló sobre el gran accionar de las fieras durante los dos primeros desafíos, resaltando la entrega de todo el equipo.

“Gracias a Dios y al trabajo de mis compañeros estamos en buena posición en la serie; no hemos ganado nada aún, pero regresamos a casa con ventaja ante un equipo que nunca baja los brazos”, reiteró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here