Mérida.- Los Diablos de la Bojórquez ganaron esta tarde el campeonato 2017 de la Liga Meridana de Béisbol al vencer 11×8 en su propio feudo a los Constructores de Cordemex en un partido que colmó, hasta las lámparas todos los espacios disponibles del estadio “Manuel Cardeña Blanco” de ese barrio, donde incluso fueron colocadas gradas adicionales.

Los pingos y el averno en general celebraron con ganas y con justo derecho la caída del out 27 luego de una temporada de claroscuros que terminó para ellos viendo la luz del éxito esta tarde del 17 de diciembre de 2017 cuando se consagraron campeones del circuito.

Los visitantes Constructores, salieron con la intención de regresar a su casa para un tercer duelo, y por poco lo consiguen, al tener a un Ramón Hernández en el centro del diamante, que mantuvo a los pingos en las primeras entradas. 
 
De hecho los de Cordemex fueron quienes inauguraron la pizarra. En la tercera entrada, Wilberth Aguilar le conectó panorámico cuadrangular al abridor de casa, Dagoberto Vargas para el 1-0.
 
En el cierre del cuarto episodio, los Diablos tomarían la ventaja. Yasiel Agete llegó hasta la intermedia ayudado por un pecado del paracorto constructor. Aarón Olivera fue pasado intencionalmente con uno fuera para buscar una salvadora doble matanza.
 
Jorge Betancourt fue retirado para el segundo tercio, pero un par de bases a Henry Carrillo y José Cerón trajeron la primera de caballito. Gerson Manzanillo conectó una línea al callejón de poder entre los jardines central e izquierdo permitiendo anotar a Olivera y Carrillo para poner el marcador 3×1.
 
El partido continuó con el dominio de los lanzadores, hasta que en el séptimo capítulo, las puertas del inframundo se abrieron de par en par. El abridor y derrotado de los Constructores, Ramón Hernández evidenció fatiga al iniciar la entrada aceptando imparable de José Cerón, golpeara Gerson Manzanillo y regalarle la base a Roberto Poot.
 
El mánager constructor, Henry González, no lo pensó y mandó a lanzar a Alberto Góngora. Sin embargo, Luis Mauricio Suárez le conectó un sencillo que trajo tres anotaciones, dos impulsadas y la otra por pecado del jardinero. Yasiel Agete lo imitó con sencillo que trajo nueva anotación en los spikes de Suárez.
 
Hiram Martín sorbió hirviente chocolate. Aarón Olivera conectó imparable, Jorge Betancourt abanicó su tercer lanzamiento, pero el inicialista no pudo retener el tiro del receptor y las bases se llenaron.
 
Par de anotaciones por sendas bases por bolas a Henry Carrillo y José Cerón. Julio Cauich entró a relevar a Góngora, pero Gerson Manzanillo le dio la bienvenida con sencillo que trajo las dos restantes para poner el pizarrón 11×1.
 
Las últimas entradas fueron de eterno sufrimiento en el averno. Los Constructores estaban a punto de hacer lo que mejor hicieron durante toda la temporada, regresar de atrás y vaya que por poco lo logran. En la octava entrada, Julio Pérez dio la voz de ataque con sencillo.
 
Mateo Velázquez de emergente fue ponchado. Iván Espínola largó sencillo. Emiliano Salgado fue golpeado y los senderos se congestionaron. Mauricio Aguilar trajo una de caballito al recibir pasaporte. El emergente Mario Baranda produjo dos con doblete por el jardín de en medio.
 
Aarón Dzib entró a lanzar por Mario Jiménez. Carlos Escalante fue dominado con una rola que aprovechó Mauricio Aguilar para colarse al plato y poner los cartones 6 x 11.
 
La novena entrada, nos hizo recordar lo que fueron la mayoría de los encuentros de esta temporada. La emoción a tope. 
 
Julio Pérez fue golpeado. Mateo Velázquez recibió pasaporte. El Satanás mayor, Tony Aguilera, trajo a lanzar a Gerardo Vélez. Domino en elevado al cuadro a Iván Espínola y en elevado al central a Raúl Irigoyen, pero Mauricio Aguilar lo sacudió con triple por todo el jardín central.
 
Esto provocó que Aguilera realizara un movimiento que la mayoría de los presentes les sorprendió, sin embargo, ya le había dado resultado. Trajo del jardín derecho al “amigo del hit”, Luis Mauricio Suárez a hacerse cargo de los bártulos y a Enrique Bellazetín al jardín derecho.
 
Esto le dio resultado. Mario Baranda, que en su anterior oportunidad había conectado doble, conectó una línea a buena altura que amenazaba con internarse a los jardines, pero un salto felino del paracorto pingo Yasiel Agete, esté atrapó la pelota dando pié a la finalización del encuentro y el inicio de los festejos de los Diablos de la Bojorquez y su afición.
 
Al término del encuentro, siguió la entrega de las medallas a los jugadores de ambos equipos, el trofeo al jugador más valioso de la serie final que recayó en el lanzador Mario Jiménez, y el trofeo de subcampeón fue entregado a los Constructores.
 
El mánager Tony Aguilera, a su vez, recibió el trofeo que acredita a los Diablos como campeones 2017 de la Liga Meridana de Invierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here