Mérida.- Los Azulejos de la Dolores Otero derrotaron 4×2 a los Constructores de Cordemex, haciendo valer su localía, para así empatar la miniserie de fin de semana, lo que les permitió seguir en la cima de la Liga Meridana de Béisbol de Invierno, empatados con los Rookies de la Marista.
Los emplumados vinieron de atrás en el juego, luego de que los Constructores anotaron las primeras carreras del encuentro.
Tras tres episodios en blanco, en el cuarto, el mánager-jugador Oswaldo Verdugo permitió imparable productor del máscara visitante Oswaldo Cabrera con el que el cubano Yoilbert Sánchez anotó la primera carrera de Cordemex.
El 2×0 llegó en la quinta entrada, ante los lanzamientos del relevista Ricardo Núñez, quien a la postre se apuntó la victoria. Wílberth Aguilar le conectó sencillo por el jardín derecho, batazo que aprovechó el mánager-jugador Leobardo Arauz para irse a la chocolatera.
Todo era felicidad para los Constructores, ya que su abridor Ismael “Makanaki” Castillo apenas había permitido par de imparables en cinco entradas una apertura de calidad, después de cinco entradas, sin embargo el alto mando de Cordemex trajo a relevar a Vanny Valenzuela, y ahí las cosas empezaron a cambiar.
Y es que los dos primeros enemigos que enfrentó Valenzuela, los cubanos Jorge Tartabull y Osniel Maderas, le conectaron cuadrangulares solitarios, uno tras otro, para que de golpe y porrazo se empate la pizarra a dos carreras.
En la séptima entrada, los Azulejos timbraron dos veces para agenciarse la victoria. Nígel Novelo conectó sencillo, Jorge Tartabull recibió la base, y entonces apareció la figura del experimentado Oswaldo Morejón, quien con largo sencillo al derecho impulsó a Novelo, desde la intermedia.
Tartabull también se lanzó al plato, desde la inicial, lo que dejó el marcador 4×2, el cual a la postre sería el definitivo, gracias al relevo de Fernando Villalobos, quien se apuntó el salvamento.
Para acentuar las emociones del encuentro, cabe mencionar un par de atrapadas de Julián Briceño, jardinero izquierdo de los Constructores, quien arriesgó el físico, pues se lanzó de frente para atrapar sendas líneas que amenazaban con caer de hit a batazos de Oswaldo Morejón, en la cuarta entrada y de Sóstenes Verdugo, en la séptima, para llevarse las palmas de la concurrencia.
Igualmente el antesalista azulejo Sóstenes Verdugo, en la primera entrada, se lanzó hacía su lado derecho para tomar una rola candente de Ricardo Vázquez, el cual amenazó con irse de hit al jardín, pero lo fusiló en la inicial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here