Mérida.- Los Azulejos de la Dolores Otero volvieron a vencer este domingo a los Venados de la Universidad Marista y los enviaron al fondo de la clasificación general, para llevarse, además, la serie de fin de semana.

AL SUBLIDERATO

La victoria por blanqueada del equipo emplumado, con pizarra de 11×0, con la que “barrieron” a los ciervos, les permitió volar al subliderato al concluir la cuarta jornada de la campaña 2019-2020 de la Liga Meridana de Béisbol, en el campo de la comisaría de Chichí Suárez.

Un mortífero racimo de siete carreras en la quinta entrada de los Azulejos y similar ofensiva de 13 imparables.

Puede interesarte:

Los Azulejos revolotean sobre los Rookies y asumen la cima

Fue algo muy parecido a lo sucedido en el juego del sábado, que puso en terapia intensiva a los Venados que no se recuperaron y sufrieron su tercer revés seguido.

En las primeras cuatro entradas el emplumado Manuel Gómez, el ganador y Danilo de Jesús, el derrotado, quien usualmente realiza funciones de relevo, ofrecieron un sensacional duelo de pitcheo.

Gómez labró una joya de un imparable en las seis entradas de labor que tuvo en el cerrito y en ningún momento del partido se vio comprometido.

Los dos bateadores que alcanzaron la primera colchoneta en las primeras dos entradas, no inquietaron al abridor de los Azulejos que resolvió la situación, en una de ellas, con el apoyo de su defensiva.

En la primera entrada, Eliseo Aldazaba, con dos tercios fuera, caminó a la inicial con base por golpe y el ataque terminó con un gran lance del camarero Nígel Novelo.

Novelo se deslizó hacia su costado derecho para engarzar el rodado de Jeremy Acey que buscaba el jardín central, se incorporó y lo fusiló con certero disparo a la mascota de Armando Manzanilla.

Mauricio Aguilar gorreó la inicial en la segunda entrada pero se quedó suspirando en la primera colchoneta, en espera del batazo oportuno que brilló por su ausencia.

Ello, ante la hermética serpentina de Gómez, quien admitió el solitario hit en su excelsa labor en el tercer episodio por conducto de Rodrigo Uicab.

El ataque no prosperó ya que el corredor fue enfriado en la intermedia en intento de robo con riflazo de Alberto Díaz.

Gómez siguió su recital de pitcheo con el siguiente bateador y dio por concluido el concierto de serpentinas en la sexta entrada, tras hilvanar una cadena de 10 retirados en hilerita. Completó su labor con cinco ponches.

Jahir Pérez no desentonó y tuvo un extraordinario relevo en los siguientes tres episodios que retiró con “escón” de ponchados en cada uno de ellos; las dos últimas entradas las despachó con seis hirvientes chocolates consecutivos.

Los Venados dejaron escapar la oportunidad de sacudirse el baño de cal en la séptima entrada.

En ese acto, Jeremy Acey disparó su primer hit con la Marista e Iván Espínola, en sustitución del expulsado Leo Ramírez, conectó un rodado lento que se convirtió en infieldhit.

Sin embargo, en el error del antesalista, el refuerzo foráneo ancló en la antesala.

Empero, Jahir Pérez salió del problema con sendos ponches a Juan Carlos García y Mauricio Aguilar.

El último imparable de los ciervos lo conectó Mateo Velásquez en la octava entrada y quien en la parte superior de ese mismo episodio realizó un atrapadón con un espectacular “vuelo” que le valió robarle un imparable a Reynier Aguilar, bateador emergente en sustitución de Oswaldo Morejón.

Danilo de Jesús salió ileso en la tercera y cuarta entradas, pero en la quinta tanda recibió metralla con la que la novena visitante fabricó un jugoso racimo de siete carreras con seis hits, tres bases por bolas, un golpeado y un pecado.

En ese demoledor ataque, desfilaron en el plato 12 bateadores y en esa producción, tres entraron de “caballito”.

Jairo Martínez, quien sustituyó a Emilet Guevara en esa letal entrada, disparó imparable productor de dos carreras que coronó el ataque del equipo emplumado.

Randy Lara lo relevó y silenció el trinar de los Azulejos hasta la octava entrada cuando admitió la octava carrera que remolcó Alberto Díaz, con su primer doble del juego.

El noveno episodio lo retiró Rodrigo Sánchez, quien no pudo frenar el ataque de los Azulejos que con tres carreras que produjo Díaz con su segundo extrabase del juego, con el que limpió el “nido” de aves, puso cifras definitivas.

El receptor del conjunto emplumado bateó de 6-3 con cuatro producidas brilló en el ataque de los emplumados, al igual que Emilet Guevara y Sóstenes Verdugo, ambos de 3-2 al igual que Luis Medina y Jorge Tartabull, ambos de 4-2.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here