Mérida.- El reconocido, a veces controvertido por lo incisivo, pero generalmente bien informado y acertado periodista sinaloense, Fernando Ballesteros, dio a conocer un suceso por demás inverosímil acontecido ayer en el seno de la Asamblea de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB).

En su columna diaria en el portal puro béisbol que él dirige, Ballesteros dio a conocer y calificó como ridículo (con toda la razón) lo sucedido en ese encuentro de directivos en el que previo a su inicio, el circuito (se entiende que con la venia y por orden del presidente Javier Salinas) le decomisó los teléfonos celulares a todos sus Gerentes con el fin de que nadie filtre información a los medios de comunicación.

Ballesteros, una especie de oráculo de la información de la pelota mexicana, agregó lo siguiente:

“Una medida desesperada y absurda, sin duda, ya que terminando la reunión se los entregan (los teléfonos) a los Gerentes y de inmediato se filtra la información antes que el boletín oficial, como sucedió ayer.

“En pocas palabras, es algo que no se puede controlar porque al menos lo que la mitad de los clubes en la LMB buscan es la difusión contra una minoría que no soporta críticas, cuestionamientos y todo lo que afecta a sus intereses.

“Un aficionado me comentaba ayer en las redes que los medios debemos esperarnos a lo oficial de la liga, lo cual sería francamente terrible para nuestra profesión.

“Lo oficial siempre será lo que una institución quiere que se difunda y a su vez ocultar lo que les afecta.

“Si todos los medios hubiésemos esperado “lo oficial”, nunca habríamos sabido del polémico caso Tigres-Diablos, ni del ultimátum que le pusieron a Virgilio Ruiz para que venda a los Generales de Durango, a más tardar el próximo viernes, mucho menos de los sobornos de “Pepe Toño” Mansur al cubano René Gayo, etc. etc.”, concluyó Ballesteros en su “Zona de Contacto” de este día.

(La imagen es meramente ilustrativa).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here