Los Leones, rumbo a la cima

Mientras, los Pericos no enderezan y los Tigres entran en crisis

Por Jorge Canto Alcocer, publicado en el Diario Por Esto.

Mérida.- No cabe duda que las redes sociales y, en general, el internet 2.0 han cambiado dramáticamente el sentido y la velocidad de la información en ámbitos muy diversos de nuestras vidas.

Mire usted con qué rapidez se derrumbó la falsísima versión del gobierno de Peña sobre la brutal represión en Oaxaca el pasado domingo.

Transmitidos en tiempo real fotografías y videos sobre la criminal actuación policiaca, y expuestas de inmediato las pruebas de la autenticidad de los mismos, en menos de diez horas los funcionarios responsables tuvieron que salir y aceptar la gravedad de los hechos, que habían negado inicialmente.

También nuestro deporte se ve impactado por la interactividad, y situaciones que antes se escondían o se negaban, se evidencian inmediatamente. Así, ya es pública e innegable la crisis financiera que está viviendo el equipo Tigres de Quintana Roo, al trascender que la salida de Jorge Cantú, baluarte de los últimos dos campeonatos obtenidos por los felinos cancunenses, se debe precisamente a problemas con la nómina, los cuales también motivaron el cambio del dominicano Eugenio Vélez.

Los rumores indican que la complicada situación económica de los aún campeones está relacionada con el fin del gobierno de Roberto Borge, pero sea como fuere, lo cierto es que este ha sido un año lleno de dificultades para los caribeños, lo que nos lleva a replantear sus posibilidades en la postemporada.

En este sentido, cabe recordar que cuando empezó 2016, nuestros Leones y los Tigres lucían como candidatos a confrontarse de nuevo por el campeonato sureño. La crisis financiera de los quintanarroenses puede cambiar esta expectativa.

Por otro lado, y como ya advertíamos desde antes de que dirigiera su primer juego como mánager, Cory Snyder ha tenido un dificultoso arranque con los Pericos. El factor pitcheo, el talón de Aquiles de los poblanos –van décimos en efectividad en ese renglón-, ya les cobró la factura, y esta semana fue el relevo corto el que hizo agua. Aun así, se siguen aferrando con las uñas al liderato, pero en franco y cotidiano retroceso.

Con estos antecedentes en mente, pareciera que es cuestión de tiempo, de poco tiempo, que los Leones regresen a la cima que tuvieron brevemente durante las primeras semanas de abril. Por parte de los nuestros, el staff de abridores continúa tirando lumbre, y de nuevo el relevo lució impactante, al grado de que no recibió anotación alguna en las trece entradas y un tercio que trabajó. Con espléndidos trabajos de los abridores y magníficos cierres del relevo,

Los Leones se llevaron cuatro de los cinco juegos de la semana –el del domingo se canceló un tanto precipitadamente, pues justo a la hora de inicio del juego cesó la llovizna que se había desatado una hora antes-, para lo que contribuyó también el bateo oportuno, encabezado de nuevo por Corey Wimberly, Ricardo Serrano, y ahora por un Héctor Giménez que, al fin, parece haber salido del slump.

Ahora sí parece que todo sonríe al equipo melenudo, ya que se han conjuntado todos los factores para lograr el éxito: extraordinario cuerpo de abridores, magnífico equipo de relevo corto, bateo oportuno, defensiva extraordinaria y profundidad en la banca.

Con sus dos rivales más peligrosos metidos en problemas, el escenario está listo para tomar por asalto la cima y enfilar al gallardete. Aunque claro, aún falta mucho camino por recorrer y muchos obstáculos por salvar.

Notas relacionadas

Escribe un comentario