Con información de la periodista yucateca de la agencia Proceso, Beatriz Pereyra.

México.- La Liga Mexicana de Beisbol (LMB) inicio una indagatoria a fin de esclarecer qué sucedió con cinco jugadores de los Tigres de Quintana Roo y que fueron traspasados a los Diablos Rojos del México.

De acuerdo con los reportes, dos de ellos fueron vendidos a los Rangers de Texas en 1.2 millones de dólares y en 1.5 mdd, respectivamente, recursos que no fueron depositados en la cuenta del club felino.

Se trata de los jugadores Damián Mendoza Islas, Fernando Villalobos Castañeda, Oliver Zepeda Hernández, Luis Fernando Miranda Osorio y Hansen López Peralta, todos ellos menores de edad, quienes formaban parte de los Tigres cuando el empresario Carlos Peralta Quintero vendió el equipo a Fernando Valenzuela y a dos empresarios del sureste.

Damián Mendoza, de 16 años, un pitcher derecho cuya velocidad alcanza las 95 millas por hora, fue vendido por los Diablos Rojos a los Rangers en julio pasado en 1.2 millones de dólares, según reportes de la prensa en Estados Unidos.

Mendoza era considerado el prospecto número uno del béisbol mexicano en 2017, por lo tanto, era el principal activo de los Tigres.

En tanto, el infielder Fernando Villalobos, de 15 años, fue vendido vendió al mismo equipo en 1.5 millones de dólares. El muchacho estaba en la lista de jugadores protegidos del club felino.

Inexplicablemente, una semana antes de que Peralta vendiera el equipo a Fernando Valenzuela, los cinco jugadores fueron “traspasados” a los Diablos Rojos sin que los Tigres recibieran algo a cambio.

La actual directiva de los Tigres no fue informada de los cambios.

Incluso, durante un par de meses continuó depositando el sueldo de Fernando Villalobos, aunque ya no formaba parte del equipo.

En la lista de reserva de enero los jugadores aparecen con los Tigres de Quintana Roo. Luis Fernando Miranda (pitcher derecho, de 23 años) figuraba entre los mexicanos de los Tigres con derechos de retorno de Atlanta.

Para febrero aparecen con el equipo escarlata. Miranda en la lista de mexicanos de los Diablos con derechos de retorno de Texas.

La LMB no informó a las directivas de los equipos sobre estos cambios, como suele hacerlo cada vez que hay un movimiento.

Los Diablos Rojos fueron el club que negoció con los Rangers de Texas la venta de los peloteros.

El nuevo presidente de la LMB, Javier Salinas, deberá investigar si el cambio de los jugadores de Tigres a Diablos Rojos se hizo de la manera correcta y a quién depositó el equipo Rangers de Texas el dinero por los traspasos.

Cuando el sospechoso cambio de los peloteros se realizó, el presidente ejecutivo de los Tigres de Quintana Roo era Cuauhtémoc Rodríguez y el de los Diablos, Roberto Mansur. Ambos ya no ocupan esos cargos directivos.

La venta de los peloteros, así como el cambio de Tigres a Diablos, se dio con el aval de la LMB que en ese momento presidía Plinio Escalante, quien el miércoles pasado dejó el cargo en manos de Javier Salinas.

La LMB cuenta con una oficina que se encarga de realizar y supervisar ese tipo de movimientos, así como la venta de peloteros a equipos de Grandes Ligas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here